HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Cuando se gasta la pila: qué es el peligroso síndrome de deficiencia energética relativa en el deporte


  • Escrito por Daniel Sanjuán Sánchez
  • Publicado en Sanitem
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Alex from the Rock/Shutterstock Alex from the Rock/Shutterstock

Alcanzar un rendimiento óptimo es la meta de muchos deportistas. Sin embargo, existe un enemigo silencioso que puede socavar sus esfuerzos e, incluso, poner en peligro su salud: el síndrome de deficiencia energética relativa en el deporte (también conocido como RED-S, por sus siglas en inglés). Los afectados pueden concentrarse tanto en alcanzar sus objetivos que pasan por alto las señales de advertencia.

Como su nombre sugiere, aparece como consecuencia de un desequilibrio prolongado entre la ingesta de alimentos y el gasto de energía. Es decir, el deportista no consume la cantidad suficiente de calorías para respaldar las demandas de su actividad. Esta carencia puede deberse a una restricción dietética voluntaria, una ingesta insuficiente o un aumento en el gasto energético debido al entrenamiento.

Además, el RED-S se ceba en todos los niveles y disciplinas: puede afectar a entre un 15 % y un 80 % de los practicantes en función de la modalidad deportiva.

Una larga lista de consecuencias

Las primeras luces rojas se encendieron en 1992, cuando empezó a circular el concepto de la tríada femenina. Esta etiqueta agrupa tres alteraciones interrelacionadas: los trastornos alimentarios, la menstruación irregular y la pérdida ósea. Más tarde, apareció el concepto de baja disponibilidad de energía (LEA, por sus siglas en inglés) y, en 2014, el Comité Olímpico Internacional (COI) reconoce el RED-S como entidad clínica diferenciada. Aunque está vinculado a la LEA, sus efectos se hacen notar más a largo plazo.

El último consenso realizado por el COI, que acaba de ser publicado, ofrece una larga lista de perjuicios para la salud derivados del RED-S. Entre ellos se citan los siguientes:

  • Alteraciones hormonales (pérdida de la menstruación, libido baja).

  • Debilitamiento óseo y susceptibilidad de fracturas por estrés.

  • Incontinencia urinaria.

  • Trastornos del sueño.

  • Función muscular reducida.

  • Afectación del sistema inmunitario.

  • Trastornos depresivos o alimentarios.

  • Disminución de las habilidades cognitivas.

El rendimiento deportivo también se resiente con una respuesta reducida al entrenamiento, un tiempo de reacción más lento, un bajo estado de ánimo, menor fuerza muscular, disminución de la potencia…

Deportistas más vulnerables

A pesar de que este síndrome no discrimina y puede afectar a personas de cualquier edad, género y nivel de habilidad, algunas prácticas o características aumentan el riesgo de sufrirlo:

  • Deportes de resistencia: las personas que hacen triatlón, ciclismo o carreras de larga distancia están en mayor riesgo debido al alto gasto energético sostenido durante largos periodos de tiempo.

  • Presión por perder kilos: disciplinas donde el peso corporal es un factor importante, como la gimnasia, el ballet o las artes marciales, a menudo pueden fomentar restricciones dietéticas poco saludables.

  • El factor de la edad: adolescentes y jóvenes también pueden ser vulnerables, debido a que sus cuerpos, en pleno crecimiento, requieren más energía para el desarrollo corporal y el rendimiento atlético.

Lo que se sabe hoy sobre el RED-S

¿Y cómo se puede esquivar el “zarpazo” del RED-S? Las últimas investigaciones, también descritas en el consenso del COI, proporcionan algunas pistas:

  • Déficit de carbohidratos: la baja disponibilidad de estos nutrientes acelera el desarrollo del síndrome, ya que está asociada a una mala salud ósea o la disminución de hierro.

  • Entrenamiento excesivo: se han detectado síntomas coincidentes entre el RED-S y el síndrome de sobreentrenamiento. Este sobreviene cuando no hay una recuperación adecuada después de sesiones físicas intensas y repetitivas. Puede incluir fatiga, disminución del rendimiento y, por tanto, susceptibilidad a sufrir lesiones. Por ejemplo, se ha observado que el entrenamiento de los ciclistas puede mejorar parámetros como los niveles de testosterona o la capacidad aeróbica, pero también empeorar marcadores relacionados con el RED-S.

  • Evolución temporal: la evidencia científica aún está emergiendo y por tanto se desconoce en buena medida cuál es su proceso de desarrollo.

  • Salud mental: dado que este síndrome también puede estar relacionado con preocupaciones sobre el peso y la imagen corporal, el apoyo psicológico es fundamental.

Medidas de actuación

Lo prioritario es reducir los comportamientos asociados tanto a la LEA como al RED-S. Las iniciativas educativas para evitar la obsesión por el peso corporal o la delgadez, especialmente en atletas jóvenes y de subélite, son importantes en este aspecto.

En segundo lugar, hay que redoblar los esfuerzos para identificar precozmente los síntomas con instrumentos de cribado como entrevistas, cuestionarios, evaluación de los marcadores, etc.

Y por último, los tratamientos clínicos buscarán el reequilibrio energético entre las calorías que se gastan y las exigencias de la actividad física realizada. Con este objetivo, pueden realizarse modificaciones en la carga de entrenamientos y proporcionar asistencia psicológica.

Que tanto los deportistas como los profesionales sanitarios conozcan bien el RED-S resulta clave para que no aparezcan los primeros síntomas. La salud debe ser la mayor prioridad, así que una buena atención y un enfoque integral será esencial para alcanzar un éxito sostenible en el deporte.The Conversation

Daniel Sanjuán Sánchez, Fisioterapeuta y personal docente investigador en la Facultad de Ciencias de la Salud en Universidad San Jorge, profesor asociado en la Facultad de Enfermería y Fisioterapia en la Universitat de Lleida. Miembro del grupo de investigación iPhysio, Universidad San Jorge

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.