HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Lo bueno y lo malo de Threads, la nueva red social que podría desbancar a X


  • Escrito por Fernando Checa García
  • Publicado en H+ Prospectiva
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
rafapress/Shutterstock rafapress/Shutterstock

Threads, la nueva red social que nació para desbancar a X (antes Twitter), crecía de forma que parecía imparable en EE UU. Seis meses después venció los requisitos de privacidad que exige la Unión Europea y ahora podemos usarla y analizarla en profundidad.

Threads

Sus debilidades: el algoritmo decide más que en otras redes la información que te llega y no permite acceso a información internacional. Mayoritariamente, la utilizan mujeres de entre 25 y 30 años, en muchas ocasiones, buscando seguidores para monetizar sus contenidos eróticos, inflamando el fenómeno de las micro influencers. Con todo esto, o Threads cambia mucho, o X, con sus defectos y grietas, seguirá siendo quien mande.

Las características de Threads y quién la utiliza

Para poder usar Threads con todas sus funciones, publicar o contestar a otros mensajes es necesario tener abierta una cuenta de Instagram.

Una vez descargada la aplicación se ofrece la posibilidad de importar el perfil o editarlo cambiando la foto y el texto.

Threads permite seguir a los contactos que ya tenemos en Instagram, de forma que el comienzo en la red no resulte tan “solitario” como en otras alternativas.

Threads

A partir de ese momento, el entorno resulta familiar a cualquiera que haya utilizado X: un feed muy limpio y pocas opciones, algo que facilita su uso, la lectura y la publicación de contenido.

La opción “Para ti” que decide el algoritmo

Al empezar a utilizar la aplicación, por defecto, se muestra la opción “Para ti”, en la que el algoritmo es el que decide los contenidos que va a mostrar al usuario, independientemente de a quiénes siga o quiénes le sigan en la red.

Es posible acceder a la opción “Siguiendo” tocando el icono de la aplicación, pero una vez que se cierra la app, al volver a abrirla, la información que llega es la seleccionada por el algoritmo.

El algoritmo es el gran protagonista de los contenidos que se consumen en Threads. Un algoritmo cuyo funcionamiento interno no es público y en un primer análisis se muestra poco “afinado”. Por ejemplo, solo hay una manera para evitar que la red nos muestre contenidos similares al que hayamos visto una vez de forma permanente, y es bloqueando usuarios.

La filosofía del microblogging

En Threads es posible escribir mensajes de hasta 500 caracteres y su filosofía, implícita en el nombre de la aplicación, empuja a la creación de hilos o mensajes encadenados, de forma que la filosofía de blogging - microblogging se mantenga desde el primer momento.

A los mensajes se les puede incorporar una imagen, un vídeo o un enlace a un documento web.

El hilo apenas se usa

La estructura de Threads parece pensada para potenciar publicaciones agrupadas en hilo. Pero al revisar cientos de publicaciones se puede observar que se usa muy poco.

Posiblemente el número de caracteres disponibles, 500, sea suficiente, y también que el concepto de hilo de mensaje no haya sido del todo entendido y aceptado, como sí ocurre en X.

Mujeres entre los 25 y los 30 años

Aún no contamos con datos suficientes del tipo de usuario de Threads, pero durante las primeras semanas es bastante visible que el perfil mayoritario ha sido femenino y muy encuadrado en una franja de edad entre los 25 y 30.

Esto tiene su lógica, ya que es uno de los tipos de usuario más frecuente de Instagram.

Autopromoción y vídeos provocativos

En la red se encuentra un gran número de publicaciones de autopromoción, mayoritariamente de mujeres, basadas en vídeos provocativos y en conversaciones similares a las de OnlyFans e incluso Tinder.

Threads. Threads

Resulta muy sorprendente la cantidad de mensajes enfocados en la búsqueda de seguidores y con un toque de sexualización que no es nueva en RRSS pero se hace bastante evidente en Threads.

Muchas chicas bastante jóvenes, autodenominadas “creadoras de contenido”, muestran interés por convertirse en profesionales y monetizar sus contenidos publicados fundamentalmente en Instagram.

La burbuja de la foto sensual

El número de mensajes cuyo objetivo es captar seguidores, y dedicarse profesionalmente a la creación de contenidos, genera una burbuja atractiva para cientos de usuarias, que sueñan con poder dedicarse a publicar fotos más o menos sensuales y vivir de ello.

A este tipo de mensajes les siguen respuestas de usuarios masculinos, en demasiadas ocasiones casi de acoso.

Solo en un entorno nacional

Las redes funcionan en cierto modo como cámara de eco, en la que el usuario no suele salir del bucle de contenidos que el algoritmo muestra entendiendo que le interesa, pero en Threads hay algo muy preocupante: es prácticamente imposible acudir a contenidos publicados en un entorno internacional.

Esto es fácil de observar cuando se realizan búsquedas con palabras en otro idioma. Resulta bastante difícil que Threads muestre contenidos de usuarios que no estén en el entorno “hispano”.

Tras algunas quejas, de manera tímida se empiezan a mostrar algunas publicaciones, pero de forma desordenada y sin orden temporal.

Todavía pocas empresas han empezado a utilizar Threads, en la que no se observa publicidad.

Es pronto todavía para ver si la nueva red de Meta termina por hacerse un hueco entre las preferidas de los usuarios de redes sociales, pero tras el interés inicial, es cada vez más evidente que se ha perdido una oportunidad para vencer a X, que en estos momentos, pese a su decadencia, continúa manteniendo su fuerza frente al nuevo competidor.The Conversation

Fernando Checa García, Profesor y consultor de marketing digital. Director del Máster en Redes Sociales de UNIR, UNIR - Universidad Internacional de La Rioja

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation