Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Tributo a Mattachine Society, activismo LGTB anterior a 1969


Entre 1948 y 1969 se desarrolló un importante activismo por los derechos de gais y lesbianas en USA que se enfrentó a una durísima represión y abrió puertas contra la intolerancia social, política y judicial.

Aunque señalamos a los disturbios de Stonewall como el inicio de la lucha por los derechos LGTB, antes ya existieron activistas y organizaciones que lucharon para conseguir esta igualdad. En Alemania a finales del siglo XIX Magnus Hirschfeld fundaba el Comité científico humanitario y en los años 20 la Liga Mundial por la reforma sexual, paralelamente Adolf Brandt en 1903 fundaba la Comunidad de los propios, ambos desde posturas enfrentadas defendían la igualdad de derechos y la derogación del famoso párrafo 175 que criminalizaba la homosexualidad en Alemania. En Alemania también aparecieron las primeras revistas homosexuales y los primeros films.

Todo este movimiento se cortó bruscamente con la llegada del nazismo, iniciándose una persecución que incluso una vez finalizada la guerra no cesó, los homosexuales no solo siguieron siendo perseguidos, sino que además no se les consideró víctimas del holocausto.

Tras la Segunda Guerra Mundial fue en Estados Unidos donde aparecieron grupos y personas que lucharon en contra de la discriminación. Los años 50 conocemos de la aparición de las revistas ONE y LADDER (para lesbianas). También la aparición de la asociación de lesbianas "Las Hijas de Bilitis" (Daughters of Bilitis).

En esta época empezaron a actuar el senador McCarthy y el todopoderoso Edgar Hoover, a ambos les unía un feroz anticomunismo. No dudaron en usar la homosexualidad en sus campañas: "los comunistas son homosexuales" "quieren lograr que toda América sea homosexual". Antes y durante la Segunda Guerra Mundial decía lo mismo del nazismo. La comunidad científica consideraba la homosexualidad una enfermedad mental, partidos políticos y grupos religiosos un vicio deleznable, las leyes castigaban duramente cualquier indicio de relaciones homosexuales. En los urinarios públicos se colocaban cámaras para cazar homosexuales, la policía podía entrar en una habitación si creía que dos personas del mismo sexo tenían relaciones…

En este estado de cosas aparece Harry Hay (1912-2002) un emigrante inglés de ideología comunista. Formaba parte del comité electoral de Henry Wallace, candidato a la presidencia de USA contrario a las políticas segregacionistas y a la Guerra Fría. Durante esta campaña, en 1948, Harry escribió un documento en el que señalaba a los homosexuales como una minoría oprimida al igual que los negros. Fue el inicio de un largo camino hacia la libertad, en gran parte siguiendo rutas clandestinas.

Los inicios fueron duros, debía acompañarse de mujeres para esconder su homosexualidad (esposa barba, se les llamaba). En 1950 fundaba en Los Ángeles la "Matachine Society" la primera de las asociaciones homosexuales de la posguerra. Pronto se fueron uniendo más miembros, manteniéndose ocultos para evitar su persecución, a continuación, se crearon grupos parecidos en las principales ciudades americanas.

Los comunistas consideraban la homosexualidad una desviación, un vicio decadente, ello obligó a Harry Hay a abandonar su activismo en el Partido Comunista, aunque no fue expulsado, siendo considerado "un amigo de por vida del pueblo". Pero Harry siguió utilizando la retórica comunista, hablando de "minorías culturales" y el método de organización en la clandestinidad. Organizó esta asociación a partir de células locales que se regían por el principio leninista de dirección colectiva. Ello les sirvió para sortear la persecución macartista y al FBI.

Llegaron a convocar marchas para lograr la revocación de las leyes contra la sodomía y denunciar la discriminación que sufrían. Generaron servicios de apoyo psicológico o legal y crearon la revista The Mattachine Review. Con el declive de la asociación, Harry se apartó de ella a finales de los años 70. Pero su activismo no acabó aquí.

Paralelamente en 1953 aparecía en los Estados Unidos la revista "ONE, The homosexual viewpoint", publicación pionera por su contenido gay y lésbico, editada por la asociación ONE, inc. La distribución se inició por correo privado, pero pronto los funcionarios consideraron su contenido "obsceno y lascivo". Se comenzó una larga batalla legal que finalizó en 1958 con la sentencia del Tribunal Supremo que estableció el derecho de las publicaciones gay para ser distribuidas a través del correo. Igualmente, desde esta asociación se editó la revista, THE LADDER, de contenido lésbico entre 1956 y 1970 significando la creación de la asociación lésbica "Las hijas de Bilitis" ((Daughters of Bilitis).

Con los años la asociación se fue estancando y no renovando, defendiendo la discreción y la no visibilidad. Los sucesos de Stonewall les pasó por encima y a partir de aquí languidecieron.

Harry Hay abandonó Matachine Society y en 1979 fundó con Jesse Jackson la "Coalición Arco Iris" , siguiendo su idea de que la lucha por los derechos de las minorías no podía seguir por separado. También participó en la organización de "Las Hadas Radicales (Radical Faeries), un movimiento antisistema que reivindicaba el neopaganismo y las formas de vida de los nativos americanos.

Harry vivió parte de su vida en una reserva india de Nuevo México o en la ciudad de Los Ángeles junto a su pareja el inventor John Burside. Allí falleció a los 90 años víctima de un cáncer de pulmón.

Más información:

-Johnson, David. The Lavender Scare: The Cold War Persecution of Gays and Lesbians in the Federal Government. University of Chicago Press, 2004.

-ONE, el punto de vista gay de los años 50.

http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/07/one-el-punto-de-vista-gay-en-los-anos.html

-The Ladder:

http://leopoldest.blogspot.com.es/2011/04/ladder-la-revista-pionera-para.html

-Breve historia del Movimiento Gay:

http://byron-tringulorosa.blogspot.com.es/2012/06/historia-del-movimiento-gay-ahora-que.html

 

 

 

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider