Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Claus Drexel da un aire de cuento de hadas al drama de los sin techo en París


  • Escrito por Magdalena Tsanis
  • Publicado en Cine

La amistad inesperada entre una mujer que vive en la calle (Catherine Frot) y un niño burkinés de 8 años que ha perdido a su madre es la médula espinal de "Bajo las estrellas de París", una película de Claus Drexel que llega el próximo viernes a las salas de cine españolas.

Nacido en Baviera (Alemania) pero establecido en París desde hace más de tres décadas, Drexel concede a los personajes marginales de este relato hechuras de cuento de hadas y no renuncia a plasmar la belleza de la capital francesa en cada fotograma.

"Quería hacer una película bonita, con imágenes bonitas, porque lo real apesta y los sin techo o los inmigrantes también tienen derecho a ser filmados de forma bella", razona el cineasta, que debutó en 2008 con gran éxito con la comedia criminal "Affaire de famille".

"Bajo las estrellas de París" es su segundo largometraje de ficción pero Drexel ya conocía bien el mundo de los sin techo de París ya que en 2013 estrenó el documental "Au bord du monde", en el que convirtió por primera vez a esas personas sin hogar en protagonistas. "Para mi es importante ir al encuentro del diferente.

Cuando hice el documental no sabia nada de ese mundo, aunque tampoco tenia prejuicios, lo que me impulsó fue conocer su realidad; recientemente he hecho otro documental sobre la prostitución en el Bois de Boulogne con el mismo impulso", explica.

"Estamos en una sociedad donde el único valor es la eficacia y la rentabilidad y es horrible, me interesa poner por encima al ser humano", añade. La actriz Catherine Frot, muy popular en Francia, vio aquel documental y llamó a Drexel para proponerle hacer algo juntos.

"Podríamos decir que ella me eligió a mi", apunta el director, "quería hacer algo con esta gente y enseguida me di cuenta de que su propuesta era sincera". El guion lo escribió Drexel junto al coguionista Olivier Brunhes, pero Frot estuvo implicada en todo momento con un personaje hecho a su medida.

"Le presenté a algunas personas que conocía en la calle, era muy importante para el personaje darle un enfoque realista, que fuera una mujer que te pudieras cruzar por la calle en París, pero al mismo tiempo queríamos darle algo de poesía, como si fuera una mujer que lleva mil años habitando en los muelles del Sena, una especie de bruja de cuento".

En parte Drexel se inspiró en Christine, una de las protagonistas de su documental, a quien ha dedicado esta película. "Esa mujer nos conmocionó a todos, es una persona especial, vivía en la calle pero hablaba y parecía Marguerite Duras. Ahora le he perdido la pista, no sé donde está", lamenta.

Para el personaje de Suli, el niño, el director vio a más de un centenar de candidatos seleccionados en la calle, en clubes deportivos y en escuelas de teatro hasta que dio con Mahamadou Yaffa, un niño de origen maliense que no hablaba francés pero que comprendía perfectamente las emociones.

En la película participan otros actores no profesionales, incluidos algunos de los indigentes que Drexel conocía desde hace años. En cuanto al rodaje en París, confiesa que ha sido complicado.

"Me gusta mucho la ciudad, es un símbolo del mundo bello y rico, pero la detesto cuando compruebo que el ayuntamiento prefiere facilitar un rodaje de 'Misión imposible' porque pagan dos millones por bloquear una calle mientras que para nosotros es extremadamente complicado conseguir los permisos", critica.

"No son muy generosos con los cineastas que tenemos menos dinero pero supongo que es el mundo que tenemos, no sólo París".