HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Comienza el Año del Dragón


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

Entre las fiestas y celebraciones tradicionales de China, ninguna tiene tanta importancia como el Año Nuevo, que marca el inicio del año siguiendo un tradicional calendario lunar.

En el zodíaco chino, el Año Nuevo Lunar suele comenzar entre finales de enero y mediados de febrero. Este año cae el 10 de febrero, cuando comienza el Año del Dragón, asociado con la buena suerte, la sabiduría y el éxito.

Comida, regalos y fiestas

El Año Nuevo Lunar es esencialmente una fiesta familiar. Los preparativos comienzan con una semana de anticipación e incluyen la limpieza (¡para barrer la mala suerte!) y la decoración de la casa, las compras, especialmente de regalos, y la preparación de comidas asociadas en la cultura china con la buena suerte y la fortuna.

Como sucede con la Nochevieja occidental, un elemento central es la cena familiar en vísperas del nuevo año. La elección de platos varía y refleja las costumbres familiares y las tradiciones culinarias locales con nombres homófonos de palabras como suerte y riqueza. Pescado (yu), por ejemplo, suena como la frase que significa “tener suficiente”; cebollino con ajo (jiu cai) suena como una palabra que significa “eterno” y ostras suena como otra palabra que significa “un acontecimiento feliz”.

Nunca faltan las empanadillas, los rollitos de primavera, y los platos principales de pescado y carne de cerdo. Los pollos y los patos se presentan enteros (pico y patas incluidos) para garantizar la plenitud de la buena suerte familiar. A muchos de los platos se les asignan significados simbólicos. Por ejemplo, para reclamar buena suerte, las empanadillas (jiaozi) tienen la forma de los lingotes de oro utilizados como moneda durante la dinastía Ming. Los pasteles dulces de arroz trabado (niangao), simbolizan la tenacidad necesaria para prosperar, y los fideos largos la longevidad. También se consumen a modo bebidas espirituosas, especialmente vinos o licores tradicionales.

Otras costumbres asociadas con el Año Nuevo Lunar incluyen la entrega a modo de aguinaldo de los mayores a los más jóvenes de sobres rojos que contienen dinero. El color rojo, que también ocupa un lugar destacado en las decoraciones del Año Nuevo Lunar, simboliza prosperidad y buena fortuna.

Las familias y las comunidades locales organizan fuegos artificiales para celebrar la entrada del año y ahuyentar los monstruos. El origen de esta costumbre pirotécnica se remonta a la leyenda de Nian, un monstruo que causaba grandes daños en algunas aldeas, al que los aldeanos intentaban ahuyentar provocando explosiones. Hoy, el gobierno chino está tomando serias medidas contra esta práctica tradicional por considerarla peligrosa y contaminante.

El Año del Dragón

Como bien saben lo seguidores de Juego de tronos, el dragón es un símbolo de fuerza y poder. También se asocia con la buena suerte, la sabiduría, el éxito, la protección y la masculinidad. En la China premoderna, la suerte se asociaba con el dominio imperial, por lo que el dragón ocupó un lugar destacado en la primera bandera china instituida por la dinastía Qing en 1862. Incluso hoy, la imagen del dragón se suele utilizar como símbolo de la propia China.

Según los signos del zodíaco chino, cada año del ciclo lunar está asociado con un determinado animal en particular. Es un ciclo que se repite cada doce años, cada uno de ellos ligado a un animal: rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo.

Entre los mitos populares sobre los orígenes mitológicos del zodíaco chino hay que remitirse al Emperador de Jade, el gobernante del cielo y uno de los dioses más importantes de la religión taoísta, que organizó una gran carrera a la que invitó a participar a todos los animales del mundo. En la línea de salida se presentaron doce. Como recompensa, la deidad celestial denominó un año del zodíaco con el nombre de cada uno de los competidores.

Como la rata ganó la carrera, pasó a ocupar el primer puesto entre los doce animales del zodíaco. El orden de los otros once refleja su posición final en la meta. Cada uno de los doce animales del zodíaco acabó por representar ciertas características que se cree que moldean las personalidades de los individuos nacidos en esos años, y el dragón se suele considerar el más beneficioso de todos.

Orígenes del calendario lunar

Aunque la China moderna adoptó el calendario gregoriano en 1912, los festivales tradicionales como el Año Nuevo Lunar todavía siguen el antiguo calendario lunar, cuyos orígenes pueden remontarse a los albores de la civilización china, tradicionalmente asociada con la legendaria dinastía Xia, que gobernó entre 2070 y 1600 a. C. Los orígenes de las celebraciones del Año Nuevo Lunar tampoco están del todo claros; algunos historiadores creen que probablemente se remontan al gobierno de la dinastía Shang, que duró del 1600 al 1050 a.C.

Si bien el Año Nuevo Lunar se centra alrededor de los vínculos familiares, las celebraciones religiosas también forman parte de las festividades. Estas celebraciones incluyen rituales domésticos asociados con deidades chinas populares, como Zao Shen, dios de la cocina y Caishen, dios de la prosperidad. Los miembros de la familia también hacen ofrendas y participan en otros rituales relacionados con el culto a los antepasados, que suelen ser ofrendas de comida y la quema de incienso en altares caseros.

Un elemento moderno para iniciar el Año Nuevo Lunar es ver la Gala de Año Nuevo, un popular programa de variedades que presenta cantos, bailes, comedia y drama. Se emitió por primera vez en 1983 y desde entonces ha sido transmitido en todo el país por CCTV, la emisora nacional de televisión. Es el programa de televisión más visto del mundo, con una audiencia que puede llegar a los 700 millones de espectadores.

La mayor migración humana

En las últimas décadas, China ha experimentado cambios demográficos drásticos, especialmente la migración de grandes poblaciones rurales a grandes centros urbanos. Además, la política china del hijo único ha tenido efectos de gran alcance en las estructuras familiares y, en consecuencia, en las costumbres y tradicionales.

Millones de niños de zonas rurales viven con sus abuelos o familiares mientras que sus padres trabajan en ciudades lejanas. Como resultado, el Año Nuevo Lunar trae consigo la mayor migración humana del mundo, ya que los estudiantes y trabajadores migrantes hacen todo lo posible para regresar con sus familias.

Durante este período, los trenes, autobuses y aviones están repletos de viajeros que han tenido la precaución de reservar los billetes con mucha antelación. Esto continúa siendo así en 2024, a pesar del sombrío panorama económico de China.

Celebraciones fuera de China

El Año Nuevo Lunar también se celebra en otras partes de Asia, incluidos Vietnam o Singapur y, cómo no, en comunidades asiáticas repartidas por todo el mundo, como ocurre estos días en Madrid o Barcelona. Y es que a lo largo de los siglos festejar el Año Nuevo Lunar ha seguido siendo una parte importante del patrimonio cultural de las familias chinas, conectando el pasado con el presente, dondequiera que se encuentren.

 

Catedrático de Universidad de Biología Vegetal de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada y doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid.

En la Universidad de Alcalá ha sido Secretario General, Secretario del Consejo Social, Vicerrector de Investigación y Director del Departamento de Biología Vegetal.

Actualmente es Director del Real Jardín Botánico de la Universidad de Alcalá. Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

En el PSOE federal es actualmente miembro del Consejo Asesor para la Transición Ecológica de la Economía y responsable del Grupo de Biodiversidad.

En relación con la energía, sus libros más conocidos son El fracking ¡vaya timo! y Fracking, el espectro que sobrevuela Europa. En relación con las ciudades, Tratado de Ecología Urbana.