HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

María en su Kataluma


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Natividad de Jesús, de Botticelli (c. 1473–1475). / Wikipedia. Natividad de Jesús, de Botticelli (c. 1473–1475). / Wikipedia.

Estas Navidades como tantas otras, mi corazón desde niña vuelve a aquellos pensamientos sobre María. Pasaba tiempo, casi el año anterior escribiendo en mi diario sobre ella, soñando con ella, pensando en ella y reflexionando sobre todas las mujeres y hombres que habría conocido en la mortalidad. Cuanto más aprendo sobre ella, más me asombra la mujer que fue.

Sin embargo, hay algo pequeño que siempre me llamó la atención mientras estudiaba a María que realmente me impresionó. Tiene que ver con la historia de la Natividad. En Lucas 2: 6-7 se lee:

"Y aconteció que, estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada."

Es la palabra que se traduce como "posada" la que me interesó. La palabra en griego es "kataluma" y tiene varios significados y usos, entre ellos, "posada, lugar de alojamiento, sala de comer y comedor" https://www.padfield.com/bible-times/exploration-center/index.html.

Esto significa que la "posada" podía referirse a una casa de hospedaje pública, pero también podía ser una habitación de invitados en una residencia privada. De hecho, muchas casas tenían una habitación de invitados, que a menudo era la habitación superior de la casa. Esta era la habitación de la casa que estaba literalmente por encima del resto de la casa y normalmente se reservaba para invitados o reuniones importantes.

Lo más interesante es que el ÚNICO otro lugar en el que se utiliza la palabra "kataluma" en el Nuevo Testamento es para referirse al "aposento alto" en el que Jesús y sus apóstoles se reunieron para la Última Cena. En Marcos 14:14 (y también en Lucas 22:11) la palabra "kataluma" es usada cuando Jesús instruye a los apóstoles a asegurar un cuarto para la pascua. Dice así, "13 Y dos de sus discípulos, y les dijo: Id a la ciudad, y allí os la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua: seguidle. 14 Y dondequiera que entre, decid al dueño de la casa: Dice el Maestro Maestro dice: ¿Dónde está el aposento [kataluma] donde he de comer la pascua con mis discípulos? 15 Y él os mostrará un gran aposento alto amueblado y preparado; preparad allí para nosotros."

En este uso, "kataluma" es claramente la habitación de invitados de la casa, lo que me hace sospechar que probablemente también lo era la "kataluma" donde no había sitio para María y José.

Los dormitorios y la vivienda (incluida la habitación de invitados o "kataluma") estarían en los pisos superiores. La cocina solía estar fuera y el piso inferior de la casa (lo que en esta foto es el arco de piedra) habría sido algo parecido a nuestros garajes actuales, donde se habrían guardado las cosas. Sin embargo, en lugar de un carro en el interior, habría sido el burro y el carro. Otros animales, como gallinas, ovejas y cabras, también se habrían guardado en este nivel inferior de la casa.

Resulta interesante ver una casa como ésta en el Nuevo Testamento, y recordar que José tenía mucha familia en Belén (y viajaba a Belén), y que nuestra idea de María y José corriendo por las calles atestadas de gente para encontrar un lugar donde quedarse no es exactamente correcta. En primer lugar, el texto nos dice que "mientras estaban allí" María se puso de parto, lo que hace pensar que ya llevaban un tiempo en Belén, no que se apresuraran a buscar un lugar donde quedarse.

En segundo lugar, creo que, dada la cultura de la época, tiene más sentido pensar que María y José, que probablemente habrían hecho el viaje de 67 millas de Nazaret a Belén en compañía de la familia, fueron recibidos en casa de uno de los parientes de José en lugar de en una casa pública. Entonces, tal vez, como la casa estaba repleta de familiares, no había sitio para ellos en el "kataluma", y se vieron obligados a dormir en el piso inferior de la casa, con los animales. Podríamos incluso especular con la posibilidad de que los parientes de José trataran de dar más intimidad a María haciendo que el parto tuviera lugar en el "establo", donde habría tenido mucho más espacio para moverse que en cualquier otro lugar de la abarrotada casa.

Es imposible que sepamos lo que ocurrió realmente la noche en que nació Jesús, pero me gusta mucho más esta versión de la Natividad que la forma en que la contamos tradicionalmente. Tradicionalmente hacemos que parezca que el posadero (que no se menciona en el texto) era un tipo malo que obligó a una mujer embarazada a dar a luz en una situación degradante y desesperada.

Para mí, las cosas cambian cuando pienso en María dando a luz al niño Jesús en una casa, rodeada de su familia y de gente que la apoyaba. Aún así, habría dado a luz en condiciones menos que ideales y en circunstancias muy humildes, pero pensar en ello de este modo me ayuda a imaginar lo increíble y hermoso que debió de ser presenciar ese nacimiento.

Todavía estoy tratando de entender qué significa exactamente. Pero, de algún modo, esa palabra "kataluma" vincula el acontecimiento del nacimiento de Cristo con el acontecimiento del sacramento, la expiación y la resurrección: dos historias de nacimientos milagrosos. Y me recuerda que este tiempo de Navidad celebra el nacimiento del hombre perfecto, Aquel cuya vida hizo que todas las vidas merecieran ser vividas. Aquel que, con su nacimiento, su muerte y su renacimiento, hizo posible que nunca muriéramos... y eso es algo que merece la pena celebrar.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.