ÚNETE

El drama español "La Golondrina" repite en Lima "para combatir la intolerancia"

Fotografía cedida este miércoles por Bereniz Tello en la que se registró a los actores Attilia Boschetti (d) y Juanjo Espinoza (i), durante una escena de la obra de teatro "La Golondrina". EFE/Bereniz Tello Fotografía cedida este miércoles por Bereniz Tello en la que se registró a los actores Attilia Boschetti (d) y Juanjo Espinoza (i), durante una escena de la obra de teatro "La Golondrina". EFE/Bereniz Tello

El drama español "La Golondrina", del catalán Guillen Clua, que se inspira en el ataque terrorista y homófobo del bar gay Pulse de Orlando (Estados Unidos), en 2016, regresa a las tablas en Lima "para combatir la intolerancia" a la población LGTBI en el país.

"En Perú todavía la gente se voltea si ve a una pareja de dos hombres de la mano. Es lamentable eso. Por eso, la obra contribuye de alguna forma a cambiar eso", señaló a Efe el director de la obra, Carlos Tolentino.

"La Golondrina" aborda las consecuencias humanas de uno de los mayores asesinatos con arma de fuego perpetrados en Estados Unidos, con un saldo de 49 víctimas mortales, a partir del viaje emocional que comparten dos de sus deudos: una profesora de música y su joven estudiante, en el espacio temporal de una clase de canto.

En ese sentido, Tolentino resaltó que el texto del dramaturgo Clua, ayuda a abrir la mentalidad de los jóvenes, a fin de que sean capaces de reconocer que en la sociedad actual "no existe un solo tipo de violencia, sino que hay muchísimas, como la falta de respeto a las emociones y sentimientos" de las minorías.

EL VIAJE DE LA GOLONDRINA

"La Golondrina", que en Lima tendrá una segunda y breve temporada en el Teatro Lucía, hasta el próximo lunes, es interpretada por la actriz Attilia Boschetti y el actor Juanjo Espinoza, quienes dan vida a la profesora de música Amelia y a su joven alumno Ramón, respectivamente.

En sus clases de canto, desarrolladas en la casa de Amelia, ambos descubrirán todas las conexiones de amor, dolor y culpa, que habían estado albergando desde sus experiencias de pérdida. "La historia sorprende cada cinco minutos porque da una pista nueva que te desvela una nueva situación, entonces te mantiene enganchado.

Lleva las emociones hacia arriba, hasta un detonante que conmueve mucho", aseveró a Efe Espinoza, quien destacó además la manera en la que el texto, pese a tener únicamente a dos personas en el escenario, conecta fuertemente con el público.

UNA OBRA ITINERANTE

Para Boschetti, el talento de Clua radica en crear, a partir de este trágico momento, una historia "muy intensa, que te agarra desde el fondo y te lleva por sentimientos de cólera, rabia, de las dificultades de las relaciones humanas".

Precisamente la potencia del texto y la temática del respeto y la empatía hacia la comunidad LGTBI, "tan necesaria en el país", ha hecho que el equipo de la obra en Perú tome la decisión de hacer una puesta itinerante, y llevarla a la mayor parte posible de lugares del país.

"La Golondrina" ha tenido un amplio recorrido por tablas de Europa y América, con una respuesta muy positiva de la crítica internacional, que la ha calificado de "luminosa", "humana", "respetuosa" y "de gran sensibilidad". EFE.