ÚNETE

Lesbianas y trans buscan visibilibidad el 8M contra el feminismo excluyente

  • Escrito por Olivia Alonso
  • Publicado en Arco Iris

Un 8 de marzo para denunciar y combatir las discriminaciones que recaen sobre las mujeres lesbianas, trans y bisexuales (LTB) es la meta que se ha marcado este colectivo, que reclama al feminismo que deje de ser excluyente e integre también sus reivindicaciones específicas.

Su llamamiento cobra especial relevancia tras el revuelo que han provocado las quejas de un sector del feminismo, que ve un "disparate" la futura ley trans y critica que "invade los derechos de las mujeres y los menores", una posición que fue la causa de que IU expulsara de la coalición al Partido Feminista de Lidia Falcón.

Con esa polémica sobrevolando el ambiente, la presidenta de la Federación estatal de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (Felgtb), Uge Sangil, anima en una entrevista con la Agencia EFE a salir a la calle este 8M para denunciar y combatir las múltiples discriminaciones que caen sobre el colectivo LTB.

"Quitarnos las máscaras y visiblizarnos", dice. Esa es la pretensión de la concentración que se ha convocado este sábado en la madrileña plaza de Pedro Zerolo bajo el lema "Juntas contra el patriarcado".

PREGUNTA: ¿Qué objetivo persigue esa concentración?

RESPUESTA: Queremos reunir a muchas mujeres LTB para decir en voz alta las discriminaciones que sufrimos y lo que queremos que cambie en nuestras vidas, desde lo legal a lo cotidiano.

P: ¿Por qué el lema "Mujeres LTB: sororidad y feminismo"?

R: Para poner en valor a las mujeres LTB. Tienen necesidades específicas que a veces se diluyen en lo macro y han de hacerse visibles. Además de las discriminaciones que tienen como mujeres, sufren lesfobia, transfobia o bifobia.

Nuestras mujeres LTB se tienen que integrar. El feminismo no es excluyente y su sujeto ya no es la mujer blanca, burguesa que solo pide el voto y abortar, sino que han surgido otras reivindicaciones.

P: ¿Quién padece más discriminaciones?

R: Hay que poner más empatía y sororidad en las mujeres trans. Ser mujer es ser mujer. Pedimos la autodeterminación de las mujeres trans, la despatologización o la normalización de trato en los centros de salud.

Tenemos que poner esta discriminación muy arriba porque incluso dentro del feminismo hay uno (que yo creo que es pequeño pero con mucho altavoz) de las grandes teóricas del pasado que no ponen en valor a estas mujeres y que no consideran a las mujeres trans como sujeto político del feminismo, cuando la realidad es que cabemos todas.

La opresión que sufrimos todas las mujeres independientemente de nuestras especificidades vienen de un solo lado, que es el patriarcado.

P: ¿Se refiere al Partido Feminista, expulsado por Izquierda Unida?

R: Creo que habíamos avanzado mucho y este discurso pertenece más a otras esferas de la sociedad que a la de un partido feminista.

No entiendo que no se las reconozca si cuando miramos la historia las mujeres trans siempre han estado ahí, defendiéndonos y luchando por nuestros derechos. El discurso del partido feminista no es anacrónico, es transfóbico y además carece de empatía y pedagogía.

P: ¿Sigue siendo más difícil ser mujer lesbiana que hombre homosexual?

R: Sí. El hombre gay ha subido en estatus social y tampoco es lo mismo ser una mujer trans que un hombre trans.

Si buscamos referentes del colectivo en los ránking, el 90 por ciento son hombres. ¿Dónde estamos nosotras?. Sufrimos discriminación por mujeres y por lesbianas porque se sigue pensando que nuestras prácticas sexuales son nulas. Aún tenemos el estigma de que es tan fea y gorda que nadie la quiere y por eso se va con mujeres.

A pesar de que la mujer lesbiana ha subido un poco y tenemos referentes en la política como es el caso de Boti G. Rodrigo (directora de Diversidad Sexual y LGTBI del Ministerio de Igualdad) y Beatriz Gimeno (directora del Instituto de la Mujer) son todavía muy pocas.

P: ¿Y la mujer bisexual?, ¿cómo sufre la bifobia?

R: Seguimos pensando que es una viciosa, que no sabe lo que quiere. Ni nos las creemos, son como las grandes desconocidas.

El año pasado cuando hablábamos de mayores no encontrábamos a mujeres bisexuales. Algunas se habían casado por imperativo legal y otras ni se reconocían.

P: Hacéis hincapié en las discriminaciones que sufren las mujeres LTB en la atención médica.

R: Primero hay que conseguir la total despatologización de las mujeres trans y que en las consultas médicas se las llame con el nombre sentido.

Hay que lograr también que las mujeres lesbianas y bisexuales consigan acceder a tratamientos de reproducción asistida y que mejore mucho el trato de los facultativos.

Aunque no tienen que ver tanto con la salud, nos queda conseguir el poder filiar a nuestros hijos. Si soy una mujer y adopto con mi pareja sin haber contraído matrimonio, no tengo los mismos derechos que una pareja heterosexual. No podemos registrar las dos a nuestros hijos.

P: La prostitución sigue generando mucha controversia. ¿Qué opina?

R. Aquí hay otro punto de fricción. Yo siempre creo en los grises y en tirar por el camino intermedio. Pero, sobre todo, no hemos escuchado a las prostitutas y se ha impuesto un camino desde el privilegio.

¿Cómo voy a decidir yo por ellas?. Lo que sí hay que hacer son políticas de prevención para que no haya gente que, por estar en la pobreza, la tenga que ejercer y hay que facilitar una renta básica.

La trata es inaceptable. Cuando hablamos de trata, hablamos de mercadeo y de otro tipo de cosas. En muchos casos detrás de la prostitución se esconden necesidades y en otros decisiones personales.

Al colectivo Lgtbi le atraviesa la prostitución, principalmente en los trans, ya que el desempleo afecta a un 85 por ciento de estas mujeres. Por eso pedimos un proyecto de inserción laboral para que las mujeres trans, si quieren trabajar en otros ámbitos, lo hagan. EFE.