HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

El tiempo libre de los obreros franceses en los años veinte


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Uno de los argumentos más empleados contra el reconocimiento de la jornada laboral de ocho horas fue el relacionado con el empleo del tiempo libre de los obreros. Se decía desde algunos gobiernos y ciertas patronales que los trabajadores dedicarían el aumento de horas de descanso a la taberna, a un ocio embrutecedor. Pues bien, además del esfuerzo que hizo el movimiento obrero de distinto signo por fomentar la cultura, el deporte y un ocio enriquecedor a través de las Casas del Pueblo, los Ateneos Obreros y las distintas organizaciones de tiempo libre y deporte, hemos encontrado algunos datos que desmienten aquellas afirmaciones.

A mediados de los años veinte, el Ministerio de Trabajo de Francia, a través de su servicio de estadística, publicó unos datos significativos, que los socialistas españoles sacaron, a su vez, en El Socialista, en junio de 1925, como muestra de la inexactitud de los enemigos de la reforma de la jornada laboral.

En París, los obreros que deseaban consultar obras técnicas y científicas frecuentaban la biblioteca del Conservatorio de Artes y Oficios, que pertenecía al Estado. El número de lectores durante las horas finales del día había sido de 11.878 en 1920. La cifra aumentó al año siguiente porque los lectores trabajadores ya eran 12.128, aunque era cierto que en 1923 había bajado la cifra.

Por su parte, las catorce bibliotecas municipales de la capital francesa habían prestado en 1922 casi millón y medio de volúmenes para leer. Se calculaba que la cifra era superior en un 11% a la del año 1913 antes de la Gran Guerra.

Las bibliotecas de los setenta y seis municipios de los alrededores de París habían prestado 325.933 libros en 1923, mientras que en 1913 la cifra había sido sensiblemente inferior, de 226.028 volúmenes. El aumento era, por consiguiente, de un 44%.

Las bibliotecas provinciales habían registrado un considerable aumento en los préstamos de libros para trabajadores.

Las Compañías de ferrocarriles habían organizado bibliotecas circulantes y fijas para sus obreros y empleados. Los agentes ferroviarios atestiguaban que se notaba que cada día era mayor el deseo de aquellos trabajadores por aprender y completar su instrucción, tanto general como más específica, es decir, técnica.

Como hemos expresado más arriba, estos datos servían para apoyar la argumentación socialista sobre su reivindicación histórica de la jornada de ocho horas para que el proletariado pudiera estudiar y aprovechar su tiempo con el fin de mejorar su capacitación.

Y todo esto era, en este argumento, consecuencia natural de la labor del socialismo universal, que deseaba que la clase trabajadora contara con las condiciones debidas de preparación técnica y cultural para cuando llegase el momento de encargarse de la dirección de todos los asuntos.

Hemos trabajado con el número 5094 de El Socialista, de 4 de junio de 1925.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider