HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Largo Caballero por el salario mínimo legal en 1925


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

En enero de 1925, Francisco Largo Caballero publicó un artículo en el Heraldo de Madrid, que luego reprodujo El Socialista sobre el salario mínimo legal.

Largo hablaba en su artículo de la dura realidad laboral y salarial de los trabajadores del campo. Con motivo de lo ocurrido en la recolección de aceitunas en Andalucía se había hablado mucho en la prensa sobre la “miserable condición” en la que trabajaban estos obreros. El conflicto había surgió porque el jornal más alto que los huelguistas percibían no pasaba de dos pesetas. Pero eso no era lo peor, sino que muchos de estos obreros no trabajan más que una tercera parte del año porque en las otras dos estaban en paro forzoso.

Los salarios en el campo no venían dados por el bajo precio del producto en el mercado o por la poca producción de los trabajadores, sino por la abundancia o escasez de la mano de obra y por la fuerza de la organización obrera existente. Responsabilizar a los obreros del campo de la poca intensidad en la producción era un pretexto para justificar los abusos que padecían.

Largo Caballero reclamaba que los poderes públicos se fijaran en esta cuestión porque estaba relacionada con la paz social, y porque con esos salarios no se podía vivir. De la misma manera que el poder público imponía medidas de higiene para defender la salud pública, debía impedir los abusos patronales que afectaban a la propia salud de los trabajadores por la falta de una retribución equitativa por el trabajo realizado. En este sentido, aludía a que algunos países se habían tomado en serio esta cuestión, como Argentina, que había aprobado el año anterior una ley para el salario mínimo de los obreros agrícolas.

El salario mínimo legal no solamente beneficiaba a los obreros, sino a toda la sociedad porque era un medio para mejorar la producción, evitaba conflictos laborales y podía frenar a los patronos poco escrupulosos que se valían del arma de la baja de los salarios para luchar en el mercado contra los que tenían alguna conciencia.

Largo afirmaba que no faltaría quien considerase como algo imposible el establecimiento del salario mínimo, pero afirmaba que la ley más que señalar el jornal debía crear los órganos o los medios que necesitaban los obreros para lograr que su esfuerzo fuera retribuido de acuerdo con lo que establecía la equidad. Los trabajadores de ciertos sectores, como el de la agricultura, por falta de fuerza organizada no podían acudir al convenio colectivo, que tan buenos resultados solía dar en la industria. Por eso, la ley debía establecer por sí misma la base para llegar a esos convenios o acuerdos, creando organismos paritarios con la misión de establecer salarios mínimos de obligado cumplimiento, como se hacía, insistía, en la industria.

Largo recordaba que este asunto del salario mínimo había sido tratado en la OIT, discutiéndose su inclusión en el orden del día de la Conferencia de 1926. Por eso, consideraba que los gobiernos previsores debían anticiparse antes de que terminase siendo impuesto por los compromisos internacionales.

Podemos trabajar con el número 4980 de El Socialista, de 22 de enero de 1925.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider