Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Cuando las autoridades se culpaban entre ellas por la carestía de las patatas en 1919


En nuestros trabajos de investigación sobre la situación de las clases populares españoles en la posguerra mundial hemos tratado, especialmente, las movilizaciones espontáneas o vinculadas al movimiento obrero contra la carestía y el paro. Pero no habíamos encontrado un caso como el que, brevemente, tratamos en este apunte: la culpabilización entre autoridades por la carestía. Pues bien, así pasó en Madrid en abril de 1919, como denunciaron los socialistas.

La carestía de las patatas era un problema, indudablemente grave, porque suponía un alimento básico de las familias españolas. Conocida ya es la historia de cómo un alimento no considerado como tal terminaría ya en el siglo XIX por ser uno de los puntales de la alimentación, especialmente, de los que más problemas tenían para sobrevivir. Pues bien, antes de la Gran Guerra, los consumidores madrileños pagaban el kilo de estos tubérculos a quince céntimos, pero en 1919 el precio era de cincuenta y cinco céntimos el kilo, es decir, el aumento era más que considerable. La patata se había convertido casi en un manjar exquisito, solamente accesible en las mesas de las clases privilegiados.

Los socialistas se quejaban de que mientras por un lado se quería contener el bolchevismo se fomentaba el hambre, que era para ellos el agente o factor más activo del malestar que provocaba revoluciones.

Pero los socialistas, además, querían mostrar al público cómo las autoridades se culpaban unas a otras sobre la carestía, y para ello dieron publicidad a unas declaraciones del gobernador de Madrid en las que reconocía que el problema del abastecimiento de patatas en la capital se estaba agravando. Y echaban la culpa a los gobernadores de las provincias que ponían todo tipo de trabas al aprovisionamiento del mercado madrileño. No sólo no llegaban patatas para el consumo, sino tampoco las destinadas para la siembra.

En toda la provincia de Madrid, afirmaba la autoridad provincial, estaban preparados los terrenos para sembrar, y si no se arreglaba rápidamente este asunto podría sobrevenir una muy difícil situación.

Al parecer, una de las autoridades provinciales más reacias a colaborar, es decir, a permitir que salieran patatas de su provincia, era el gobernador de Logroño.

Así pues, mientras las autoridades se inculpaban una a otras de la carestía, opinaban los socialistas, el pueblo pasaba hambre, situación agravada por la censura.

Hemos trabajado con el número 3535 de El Socialista, del día 14 de abril de 1919.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider