Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Textos Obreros

Todos los contenidos de nuestro sitio son propiedad de sus respectivos creadores intelectuales o de EL OBRERO, y por consiguiente cualquier uso de los mismos está sujeto a la aprobación previa de EL OBRERO. El extracto informativo de los contenidos de nuestro sitio está autorizado siempre que se cite la fuente de procedencia. Las opiniones vertidas por los autores y las autoras, así como la información relativa a sus perfiles, serán de su exclusiva competencia y responsabilidad. EL OBRERO no se hace responsable de lo que los autores y autoras escriban.

Rafael Henche de la Plata, alcalde de Madrid

Rafael Henche de la Plata nació en Alcalá de Henares en el año 1886. Era panadero y muy pronto, en 1901, se afilió a la Sociedad de Obreros en Pan de Viena. Cuando se creó el Sindicato de Artes Blancas de Madrid, resultante de la unión de la Sociedad a la que pertenecía con otras Sociedades afines, fue elegido secretario del mismo. Asistió a diversos Congresos de la UGT como delegado de este Sindicato. Fue miembro de la ejecutiva de la UGT entre 1928 y 1932. En ese año fue elegido tesorero, pero no aceptó el cargo en solidaridad con Largo Caballero que, por su parte, tampoco había aceptado ser secretario general.

La salud de los soldados en Marruecos en septiembre de 1921

En alguna ocasión nos hemos referido a los problemas de salud derivados de la Guerra de Marruecos y su repercusión en España, especialmente en 1913, y que el lector interesado puede consultar en la hemeroteca de El Obrero. En este nuevo momento regresamos a esta cuestión en septiembre de 1921, unas semanas después, precisamente del Desastre de Annual, ahora, cuando escribimos, hace cien años.

Las distintas posiciones de los socialistas italianos hacia 1921

En un trabajo anterior, publicado en octubre de 2020, en El Obrero estudiamos la compleja historia del Partido Socialista Italiano, donde se vivieron intensos enfrentamientos. Pues bien, El Socialista publicó en septiembre de 1921 una columna donde se explicaban las posiciones de los socialistas de aquel país, que rescatamos en esta pieza para profundizar en esta cuestión.

Esquema pedagógico sobre el origen del movimiento obrero

En la sociedad industrial del siglo XIX, los obreros terminarían por desarrollar una conciencia de clase propia y surgirían nuevas formas de conflictividad social, desde la destrucción de máquinas a la creación de asociaciones de trabajadores, participando también en las luchas políticas. Este nuevo fenómeno social y político es denominado en la Historia como movimiento obrero.

La reforma legal del trabajo infantil en el Sexenio Democrático

La cuestión del trabajo infantil en España comenzó a abordarse claramente en el Sexenio Democrático. A partir de la Revolución de 1868 se empezó a plantear la necesidad de abordar la cuestión social, superando la supuesta neutralidad liberal del Estado. Intentaremos explicar en este artículo lo que hizo en materia legal en en esta intensa etapa de la Historia

Theodor Schuster (1808-1872) en el primigenio socialismo alemán

Cuando estudiamos la Liga de los Proscritos aludíamos a Theodor Schuster como uno de sus líderes y más activos miembros. En este nuevo trabajo queremos profundizar en su vida y obra, por su protagonismo en las primeras etapas de la Historia del socialismo, especialmente por la importancia que dio a la ideología en relación con la revolución y el cambio.

La cuestión del asociacionismo obrero en la España de los años treinta del siglo XIX

Además de las acciones del ludismo y la lucha por las mejoras salariales, los obreros españoles comenzaron también a movilizarse por el reconocimiento del derecho de asociación en los años treinta del siglo XIX. Al calor de los cambios de signo aparentemente progresista que traía la promulgación de la Constitución de 1837, los obreros de Barcelona solicitaron al gobernador permiso para poder asociarse, junto con la petición de que interviniese para conseguir un aumento salarial. La Comisión de Fábricas se opuso a ambas pretensiones. Los patronos catalanes respondieron con el argumento típico del liberalismo económico sobre las relaciones individuales entre el empresario y el trabajador. El primero era libre de poder despedir al obrero, como éste de dejar su trabajo. El asociacionismo, la creación de una organización obrera, de un sindicato, lógicamente distorsionaba esta relación. Pero los trabajadores de Barcelona siguieron insistiendo en su solicitud. Al año siguiente se dirigieron al capitán general, aunque con el mismo resultado negativo.

Paz y conflicto social en los inicios de la Segunda República Española

La Segunda República llegó de forma pacífica. Se trató de una excepción en la historia contemporánea española, ya que los cambios bruscos de situación política se habían producido con una mayor o menor carga de violencia. Así se puede comprobar en el bienio 1835-1837 cuando se consiguió que la Corona se inclinase definitivamente hacia la construcción de un Estado liberal para superar el régimen del Estatuto Real, en 1854 con la Vicalvarada que terminó con el monopolio moderado en el poder y abrió el Bienio Progresista, o con la Revolución de 1868 que derribó el régimen isabelino y trajo la intensa etapa del Sexenio Democrático. Las razones que pueden explicar esta paz social y que aquellos días de abril fueran los de una fiesta popular en el auge de la primavera deben encontrarse, especialmente, en la confluencia de diversos sectores políticos y sociales a favor del cambio, superando momentáneamente sus diferencias (republicanos de distintas tendencias, socialistas y nacionalistas) o dejando hacer (anarcosindicalistas), junto con la presión popular en la calle que sorprendió a partidos y sindicatos. Por otro lado, tiene que tenerse en cuenta el desbordamiento que supuso para las fuerzas dinásticas y conservadoras la rapidez de los acontecimientos, y que impidió actuar, sin olvidar que era impensable seguir defendiendo con energía la causa monárquica, completamente desprestigiada al vincularse con una dictadura que había liquidado el régimen constitucional liberal.

Núñez de Arenas y la lectura comprensiva en la clase trabajadora (1913)

Manuel Núñez de Arenas, uno de los intelectuales más intensos que ha tenido el PSOE en su historia, aunque terminara en el PCE, fue el fundador de la Escuela Nueva, planteando un modelo de formación para los trabajadores muy estimulante, y al que hemos dedicado atención en distintos artículos en El Obrero. Pues bien, también participó en 1913 en esta especie de debate que se suscitó en las páginas de El Socialista sobre los libros y los trabajadores, y que inició Rafael Urbano.

Lecturas para obreros, según J. A. Meliá (1913)

Estimulado por los artículos de Rafael Urbano sobre los libros que debían ser leídos por los socialistas, el tipógrafo, escritor y periodista Juan Almela Meliá decidió aportar su contribución al asunto. Recordemos que Meliá fue un fundamental periodista vinculado a la prensa socialista, seguramente uno de los mayores publicistas que ha tenido, en nuestra opinión, el Partido Socialista en toda su historia.