Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

UGT denuncia que la CEOE no quiere negociar un nuevo acuerdo salarial


UGT ha denunciado que la CEOE no quiere sentarse a negociar un nuevo acuerdo para el empleo y la negociación colectiva (AENC), que fija la recomendación de la subida salarial a pactar en los convenios colectivos y después de que la vigencia del último terminara en 2020.

Tal y como explica en su revista Unión, UGT y CCOO han requerido en dos ocasiones a CEOE y Cepyme a reanudar el diálogo social bipartito, ante las que la patronal "ha mostrado explícitamente su falta de voluntad para ni tan siquiera hablar de criterios salariales".

"La patronal considera que su discurso general de crisis empresarial es favorable para una nueva devaluación salarial", explica UGT, de forma que la falta de un acuerdo marco favorecerá "la congelación o recorte de salarios bajo la amenaza de despidos".

UGT defiende la necesidad de un acuerdo porque "no todas las empresas están en crisis" y porque, en todo caso, "siempre es posible alcanzar acuerdos sobre líneas de actuación en función de los resultados económicos de cada ámbito".

Por ello, critica a la patronal por abandonar el diálogo social "cuando es más necesario" y abocar "a muchos sectores y empresas a una negociación colectiva conflictiva, que es justo lo contrario de lo que se necesita en la situación actual".

Con vistas a una futura negociación, UGT asegura que no asumirá congelaciones salariales "de partida" y que reclamará la necesaria información sobre la situación de la empresa o sector.

El sindicato ve urgente dotar a los convenios de medidas de flexibilidad negociada, como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), una herramienta de mantenimiento del empleo que debe ir acompañada de garantías para los trabajadores, una línea avanzada ya con la patronal en anteriores acuerdos.

También hay que concretar aspectos del teletrabajo, como la fórmula para cuantificar los gastos a sufragar por la empresa, porque sin esta concreción la ley aprobada "es prácticamente inaplicable", dice UGT.

Respecto a los planes de igualdad, que están obligadas a tener ya las empresas de más de cien trabajadores, UGT lo ve como un elemento central de la negociación colectiva, junto a las auditorías salariales y los registros.