HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La misión de la Unión Africana en Somalia reinicia la segunda fase de su retirada del país


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

La Misión de Transición de la Unión Africana en Somalia (ATMIS) anunció que ha reiniciado la segunda fase de su retirada del país africano, con la salida prevista de 3.000 efectivos para este mes de diciembre, después de que las autoridades somalís pidieran una pausa del proceso en septiembre.

"Según lo dispuesto por la Resolución 2710 (2023) del Consejo de Seguridad de la ONU, ATMIS retirará 3.000 tropas de Somalia y transferirá el control de ocho bases de operaciones avanzadas (FOB) para finales de 2023", anunciaron este sábado en un comunicado conjunto que recogen hoy medios locales la misión, el Gobierno somalí y la Oficina de las Naciones Unidas de Apoyo en Somalia (UNSOS, en inglés).

"Originalmente, el proceso debía concluir a finales de septiembre de 2023, fue paralizado tras una solicitud del Gobierno federal para una pausa técnica", detallaron. Así, la ATMIS retomará el traspaso gradual de sus responsabilidades al Ejército nacional somalí, que se encuentra inmerso en una intensificación de la ofensiva contra el grupo yihadista Al Shabab.

La retirada permanecía suspendida después de que Somalia solicitara en una carta dirigida a la ONU a mediados de septiembre una suspensión de noventa días. Según la misiva, pese a los logros conseguidos en la "ofensiva a gran escala" lanzada por el Gobierno durante los últimos meses, el pasado 26 de agosto las Fuerzas Armadas del país sufrieron "varios reveses importantes" en la región de Galguduud (centro).

Ese golpe llevó a la retirada de las tropas somalís de varias ciudades que habían sido recientemente liberadas del control de los yihadistas.

"Este giro imprevisto de los acontecimientos ha debilitado nuestras fuerzas militares, ha expuesto vulnerabilidades en nuestras líneas de frente y ha requerido una reorganización completa para garantizar que mantenemos nuestro impulso para contrarrestar la amenaza de Al Shabab", detalló el Gobierno.

El pasado mes de junio, la ATMIS completó la primera fase de su retirada, con la salida del país de 2.000 efectivos y la entrega de siete bases. El plan de retirada militar gradual de esa misión, aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU, contempla una estrategia de salida del país para finales de 2024.

En marzo de 2022, la AMISOM, la misión que la Unión Africana (UA) tuvo desplegada en Somalia desde 2007, fue sustituida por la ATMIS, con una composición inicial de cerca de 20.000 miembros procedentes, en su mayoría, de Uganda, Burundi, Kenia, Yibuti y Etiopía, y dedicados a combatir a Al Shabab.

El presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, anunció en agosto de 2022 una "guerra total" contra los yihadistas y, desde entonces, el Ejército del país, apoyado por la ATMIS, ha llevado a cabo intensas ofensivas contra los terroristas, en ocasiones con la colaboración militar de Estados Unidos.

Al Shabab, afiliado desde 2012 a Al Qaeda, perpetra a menudo ataques en la capital, Mogadiscio, y otros puntos del país para derrocar al Gobierno central -respaldado por la comunidad internacional- e instaurar un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador). El grupo controla zonas rurales del centro y sur de Somalia, y ataca también a países vecinos como Kenia y Etiopía.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.