Quantcast
ÚNETE

La promiscuidad de los hombres

Creo que NO es un tema estrictamente propio de los gays, sino de TODOS 
los hombres en general. Me lo han preguntado con mala fe en muchas 
entrevistas.

La diferencia estriba en que los hombres heterosexuales, históricamente 
se han prestrado a matrimonios de conveniencia; estamos en la cultura de
 la DOBLE MORAL. Hasta en determinados períodos históricos no se 
escondían las "favoritas" de los reyes, y antes hubo harenes desde el
 antiguo Egipto. Hasta en la Biblia se mencionan patriarcas con varias 
esposas de primera y de segunda... Lo contrario es bien excepcional.
 Personalmente la promiscuidad me parece un valor neutro (yo no escondo
 que me encanta), es algo propio de la concepción y opción personal o del
 período de la vida de cada cual. Yo decido cuando, como y donde divertirme con otro gay. Si estoy en pareja es un tema a convenir, según los sentimientos de cada miembro de la pareja. Cada dos es un mundo, pero para nada engañar.



La cultura dominante denosta la promiscuidad en el marco de la doble 
moral donde nos movemos. Ahí está la contradicción de las sociedades de 
raíz judeo-cristiana, porque esos hombres heterosexuales con mayor o
 menor disimulo mantienen más relaciones sexuales que las "normales" de 
la familia tradicional. No se entiende, pues, la existencia de una gran 
oferta de prostitución de mujeres, sin demanda no hay "servicio". Eso
 es la doble moral y encima nos acusan de "disolutos".


Entre gays, en general no hay engaño (salvo expeciones, como en todo ) 
ni existe el inmenso mercado de prostitución que surte a muchos hombres 
heterosexuales. Los gays partimos del libre acuerdo en lugares de
 cruising, locales de encuentro, en cualquier lugar o situación y ahora
en las apps. Existe un derecho de afinidad entre personas que tienen los
mismos deseos afectivo-sexuales Hablamos entre homosexuales y bisexuales
de una notable minoría, un 25% de la población. 


No podemos generalizar, pero no es lo mismo el desarrollo de la
promiscuidad respecto de los hombres heterosexuales versus los hombres que tienen sexo con otros hombres.

Hay países donde el "cruising" gay al aire libre está contemplado de
manera práctica. L@s concejales verdes en Utrecht y en Ámsterdam
defendieron hace años esta forma de encuentros al aire libre, como una
opción existente en el mundo gay, los hay que les gusta y los hay que
no, pero existe. Sucede con mayor o menor frecuencia en la vida de los
hombres homosexuales y bisexuales, pero forma parte de sus opciones de
libre decisión.

¿Cómo se concretó esto es los Países Bajos? Pues en los parques
 públicos, verdes y frecuentados, se puso una indicación en la entrada de
 estos espacios libres donde se indicaban dos direcciones diferentes. A
un lado, zona familiar y a otro lado, zona nudista. Caramba ¡qué fácil
 y tod@s content@ !

En otros lugares no se ha llegado a una solución tan práctica, pesa
 mucho esa doble-moral judeo-cristiana y llegar a demarcar así parques y 
jardines sería un "escándalo". Se lo he contado a vari@s responsables
 municipales en BCN, desde hace años, pues contamos con varias zonas de 
cruising al aire libre. La callada por respuesta, pero sí que desde el
 gobierno municipal de Pascual Maragall se aumentó la seguridad policial
 en estos lugares. En una ocasión ante agresiones de skin-heads a gays en 
la zona ajardinada de Montjuïc, los atacantes fueron detenidos por la 
policía municipal. Así la Coordinadora Gai-Lesbiana felicitó
 públicamente al alcalde Maragall. Así debe ser. Fue la reforma del Código Penal en 1988, la que cambió el rancio concepto de la "moral pública", un recurso que hasta entonces había usado la policía para redadas y detenciones en locales o en zonas de cruising.