TV

La Universidad en la política

La carta de baja del catedrático y filósofo José Antonio Pérez Tapias se ha realizado bajo los principios del “príncipe mediático”. Parece que no la ha dirigido a su agrupación local, como establecen los estatutos del PSOE, sino directamente al líder del partido y, por supuesto, a los medios, que han recogido sus declaraciones en El Mundo o CTX, entre otros. No se trata de la dimisión de un político, tan necesaria a veces por diversas responsabilidades, sino de una salida que pretende ser un revulsivo frente a lo que algunos consideran una política sumisa o a la defensiva.

Afirma seguir defendiendo el socialismo y la necesidad del cambio político desde la unidad de la izquierda tras 25 años de militancia, es decir, desde 1993, en pleno declive de la era socialista de Felipe González. Señala que el final del felipismo le pareció un momento ilusionante para reformular el proyecto socialista desde la oposición. Es cierto que fue un tiempo en el que Izquierda Socialista pudo desempeñar una cierta influencia en el cambio interno con las primarias de Borrell o el ascenso de Zapatero en el año 2000. En cualquier caso, fue una época de un cierto giro a la izquierda, con tentativas de alianza para el Senado con Izquierda Unida o la incorporación en las listas o en el partido socialista de los seguidores del Partido Democrático de la Nueva Izquierda. La llegada al gobierno de Rodríguez Zapatero en 2004 también representó la adopción de políticas de mayor gasto social, de lucha contra la desigualdad y de ampliación de los derechos ciudadanos. Fue también el momento de mayor influencia de la generación del 82 a través de la ASU, que accedió a la dirección del partido en Madrid.

Las primarias de 2014 fue la primera vez que Izquierda Socialista presentó un candidato a la secretaria general del PSOE. Nunca entendí porque Pérez Tapias no se integró en la dirección ejecutiva del partido, reclamando una representación proporcional en el Comité Federal. Tampoco entendí el rápido alejamiento del candidato del liderazgo de la corriente minoritaria ni su retirada del fatídico comité federal del 1 de octubre de 2016. Sin embargo, Pérez Tapias se implicó a fondo en el retorno de Pedro Sánchez a la secretaria general en mayo de 2017. El Congreso del partido aprobó una declaración de España como Estado plurinacional.

Polemicé en algún momento con Pérez Tapias por la definición de España como Estado plurinacional apelando al legado de Anselmo Carretero. En diversas publicaciones los historiadores hemos argumentado que el pensamiento federal de Carretero defendía una nación de naciones, que presuponía la existencia de la nación española y no un mero estado plurinacional. Defender esa idea de España es también dar a conocer a toda la ciudadanía la pluralidad cultural de los diversos países o nacionalidades españolas.

Por sus declaraciones últimas parece que el alejamiento de Pérez Tapias responde a la actitud del partido ante la crisis de estado en Cataluña. Defiende un proceso constituyente que permita un pacto federal y no una mera reforma de la Constitución de 1978. Me parece legítimo y yo mismo he defendido la reflexión en torno a la vía canadiense como una forma de deslegitimar al nacionalismo separatista. Se puede hablar de proceso constituyente, pero para ello habría que haber un amplio consenso que parece difícil de lograr en varias legislaturas. El sentido de Estado del PSOE en la crisis catalana sería un viraje a la derecha que justificaría la baja de Pérez Tapias. No puedo estar más en desacuerdo con esa valoración, por mucho que haya que respetar su marcha.

En cualquier caso, la decisión de pedir la baja en el partido perjudica a la Agrupación Socialista Universitaria y a su voluntad de llevar el debate abierto y los problemas de la universidad al partido y a la política en general.

Abdón Mateos

Abdón Mateos López (Madrid, 1960) es un historiador español. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid, dirige el Centro de Investigaciones Históricas de la Democracia Española y la revista semestral Historia del Presente. Fundador y presidente de la Asociación de Historiadores del Presente desde el año 2000.

Desde el año 2007 es responsable en la UNED de la Cátedra del exilio. En el año 2008 obtuvo la acreditación nacional de Catedrático de Historia Contemporánea. En el año 2009 obtuvo un segundo año sabático en Roma en la Universidad LUISS, financiado con la convocatoria nacional de Movilidad, y la Universidad de Las Palmas.

Actualmente dirige el proyecto de la Cátedra del Exilio (2011-16, patrocinado por el Banco de Santander) Emigrantes y exiliados en América después de la guerra civil. La construcción de una ciudadanía democrática, así como el proyecto de investigación del Ministerio (2012-16) "Historia del PSOE. Construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990".

Es secretario general de ASU en Madrid.

Ha publicado recientemente Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis (Madrid, Sílex, 2017)