¿Dónde está la izquierda española?

Hace un par de días se anunciaba por parte de José Antonio Pérez Tapias su salida del PSOE. El que fuera candidato a la Secretaría General representando a la corriente de la Izquierda Socialista en 2014 ha puesto punto y final a 25 años de militancia con unas siglas.

Son varias las cuestiones a plantear al respecto de la decisión de Pérez Tapias. Primero las razones que él alega para marcharse. Segundo, las reacciones. Tercero, el contexto en el que todo esto (su baja y la de tantos otros que lo hemos hecho en los últimos años por razones similares) y la situación en la que nos encontramos.

Pérez Tapias, con quien trabajé mano a mano en su candidatura (y de quien por cuestiones que ahora no vienen al caso me distancié), es un hombre de discurso brillante. Ideas interesantes y posicionamientos políticos intachables en cuanto a izquierda se refiere. La lectura de sus obras es altamente recomendable. Y sin duda, el hecho de haber compartido con él momentos de indudable relevancia política, me ha servido para aprender. En este sentido, siempre le estaré agradecida. Intentamos en su momento generar un tándem entre dos generaciones y un compromiso ideológico. Por la República, por el Federalismo, por el socialismo y por la democracia. Después de su candidatura la corriente a la que pertenecíamos fue dinamitada por la propia dirección del PSOE (ganó las primarias Pedro Sánchez) y desde entonces no ha habido manera de recuperarla. Pérez Tapias apoyó a Sánchez en las últimas primarias, sobre todo por una cuestión de principios democráticos y éticos ante el golpe de estado que se produjo el 1 de octubre de 2016. Después del triunfo de Sánchez, y gracias a haber hecho campaña asegurando que esta vez sí, “el PSOE sería de Izquierdas”, los acontecimientos se han precipitado. Las oportunidades para demostrar esa promesa por parte de Sánchez han sido múltiples y en ninguna de ellas ha cumplido su palabra. Más bien, todo lo contrario.

Así las circunstancias, el posicionamiento de Tapias, pero también de todos los que hemos conformado la corriente de Izquierda Socialista, siempre fue unánime respecto al derecho de autodeterminación y al Federalismo. También al respecto de la República. Y no, no es que fuésemos gentes extrañas en el posicionamiento ideológico (aunque en términos prácticos sí resultásemos raros a tenor de cómo había mutado el PSOE), sino que en realidad, los postulados de Izquierda Socialista eran, sencillamente, los originarios del PSOE antes del golpe que sufrió en Suresnes.

Tapias ha realizado un gran trabajo pedagógico y político sobre el Federalismo y la República. Por eso su apoyo a Sánchez ante las decisiones del PSOE en los últimos meses era totalmente inviable. Como es lógico si se quiere ser coherente. No obstante, el hecho de tener la corriente desdibujada le ha permitido a Sánchez dar la impresión de que no había nadie más a su izquierda dentro del PSOE. Y no es cierto. Lo único cierto es que los que hay están silenciados, arrinconados y totalmente ninguneados.

Esa fue mi confirmación cuando me marché, hace dos años, del PSOE. El comportamiento de su Secretario General era profundamente antidemocrático, y además, estaba virando al partido hacia la derecha de una manera irreversible y tristemente peligrosa.

Hoy todo aquello queda confirmado. Y la marcha de Tapias no es más que la confirmación de que Sánchez no ha cambiado. Como tampoco ha cambiado una gran parte de militancia sin capacidad de análisis. Más forofos que militantes. O Sanchistas, o Susanistas, o Rubalcabistas, o Chaconistas. El caso es ser un “ista”, cualquiera menos el de “socialista”. Y esto lo digo porque los ataques furibundos, los insultos hacia Tapias han sido descomunales desde las filas del PSOE. Otra muestra más de que el problema no es únicamente su Secretario General, sino una pandemia que se ha extendido y que en mi opinión, ya no tiene remedio.

En el PSOE no hay espacio para la izquierda. Queda confirmado.

Y lo que es peor: ¿hay espacio para la izquierda en España? A tenor de lo que está sucediendo (me refiero a presos políticos, violencia ejercida por el Estado contra personas pacíficas, limitación a la libertad de expresión, mordazas, corruptelas, ausencia de independencia judicial….) la izquierda está desaparecida. Se habla bajito de República, para no despertar al fascismo; se espera con cautela para aplicar la Ley de Memoria Histórica (por lo mismo). Todo bajito y sin molestar. Se admiten las aberraciones que cometen los medios de comunicación. Los abusos de empresas que están machacando a las personas más pobres. Es todo un enorme sinsentido y aquí no pasa nada.

Tapias se va del PSOE. Como nos fuimos muchos. Cataluña se quiere ir de esta España. Lo increíble es que en España la izquierda no se dé cuenta de que estando así las cosas, es necesario ponerse las pilas para que no seamos muchos españoles los que nos queramos independizar también.

Beatriz Talegón

Abogada.

31°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 30%

Viento: 22.53 km/h

  • 17 Ago 2018 32°C 20°C
  • 18 Ago 2018 31°C 16°C
Banner 468 x 60 px