No al despido por enfermar

La Sentencia de 16 de octubre del 2019 que ampara el despido derivado de bajas médicas justificadas es uno de los peores frutos de la Reforma Laboral. Interpreta de forma inaudita la libertad de empresa y efectúa una extraña defensa de la productividad sobre el derecho a la salud y al trabajo. No es admisible que 8 bajas médicas justificadas en dos meses junto a 12 en un año permitan el despido de una persona trabajadora. Solo los votos particulares de 4 magistrados nos devuelven cierta confianza en la lucidez y equilibrio de la justicia. Pero no es suficiente.

No nos vamos a quedar parados ante tanta irracionalidad. Vamos a efectuar todas las actuaciones en nuestra mano para proteger los derechos de las personas. Así, hemos iniciado una campaña de denuncia a través de la cual los representantes de los trabajadores y trabajadoras de CC.OO y UGT en las empresas de este país, le comunicaran mediante correo electrónico al Tribunal Constitucional las graves consecuencias de su doctrina (trabajadores y trabajadoras enfermos forzados a trabajar para evitar el despido, con el consiguiente riesgo de accidente laboral y de contagio ¿dónde queda la productividad?) para millones de personas.

También vamos a iniciar todas las acciones posibles para denunciar esta situación ante los organismos europeos (Comisión Europea, Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, Tribunal Europeo de Derechos Humanos, etc.), e, incluso, agotaremos las vías internas ante el propio Tribunal Constitucional, sobre la base de argumentos no tenidos en cuenta en la referida Sentencia como la prohibición de discriminación por razón de edad y/o sexo. Existen colectivos más débiles que pueden ver su puesto de trabajo más expuesto.

Hace mucho tiempo que venimos denunciando la necesidad de una derogación inmediata de la Reforma Laboral que el PP llevó a cabo, que no solo ha destruido millones de empleos en nuestro país, sino que además, los que se han creado son en gran parte precarios y temporales. La Sentencia del Tribunal Constitucional es un ladrillo más en esta nefasta construcción.

Por eso, hoy UGT y CCOO nos manifestamos. Si no ponemos freno a la deriva de la reforma laboral, nuestro país se va a convertir en un nido de explotadores.

La manifestación de hoy inicia las acciones que tanto CCOO como UGT vamos a desarrollar en torno al artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores.

España necesita con urgencia un Gobierno progresista, que piense en los ciudadanos y ciudadanas, y que centre sus políticas en el ámbito social, empezando por la inmediata derogación de una reforma laboral que ha empobrecido y precarizado el mercado laboral y a sus trabajadores y trabajadoras.

Secretario general de la UGT.