De los números a las realidades

Nadie dijo que fuera a ser fácil configurar en los momentos actuales un Gobierno progresista. Tampoco que los que se dicen patriotas, pero no lo demuestran con sus hechos fueran a favorecer una aritmética parlamentaria que convirtiera en posible el que este País nuestro llamado España pudiera afrontar desde una actitud de Estado los retos complicados y difíciles que tiene por delante.

De los números a las realidades hay un trecho complicado y difícil, en la que las voces propias y adversarias forman parte de una carrera de obstáculos Decía Leonard Cohen que “A veces uno sabe de qué lado está, cuando ve de qué lado están los demás”.

El próximo 3 de Diciembre se constituirán el Congreso y el Senado, y sería deseable que al igual que en 36 horas se recuperó el acuerdo de Julio entre PSOE y PODEMOS, tengamos ya los apoyos necesarios que al menos en segunda votación invistieran a Pedro Sánchez, para poder contar en el plazo más breve posible con el Gobierno que España necesita.

Pero no se trata solo de investidura y Gobierno sino que tenemos que contar con unos Presupuestos, para llevar a cabo las políticas necesarias que nos permitan avanzar. No podemos quedarnos en la retórica, si queremos lograr los objetivos, los números en euros hacen posible las realidades.

En estos días todos los comentaristas y tertulianos están tirando de hemeroteca, y créanme no hay quien resista el poder de la misma sin ser consciente de las propias contradicciones. Sin ir más lejos en un principio fue Pedro y Pablo, después fue uno contra otro, y ahora tras el acuerdo que sus adversarios han quedado en llamar del insomnio, volvemos al punto de salida.

Sobre este Pacto, ha habido posturas y posiciones para todos los gustos. Está claro que los líderes y lideresas territoriales socialistas desde Susana Díaz a Fernández Vara han mostrado su apoyo, aunque en algunos casos con matices sobre el populismo y el sabelianismo.

También hemos escuchado opiniones de todo tipo entre los ex Presidentes del Gobierno de España, desde la “orfandad política” de Felipe González, o Aznar que se ha opuesto radicalmente diciendo que “Frankenstein comparado con lo que viene, era un modelo de armonía”. Y pide una gran alianza constitucionalista y nada de abstención técnica.

Para completar la nómina de inquilinos de la Moncloa, Mariano Rajoy alienta “la gran coalición” con “un Pacto PSOE y PP” y Zapatero es el que más abiertamente apoya el acuerdo afirmó que “Deseaba que se produjera”, al mismo tiempo que apostaba por un diálogo en Cataluña “donde se plantear alternativas”.

Ponga mucha atención ERC y sus líderes. No se dejen arrastrar por Torra ni por el señor Puigdemont en su retiro de huido de la Justicia española en Waterloo. Aclárense entre ustedes en la batalla por la hegemonía dentro de las filas independentistas.

PODEMOS ha encontrado la principal voz negativa al acuerdo en sus compañeros de Andalucía y su líder Teresa Rodríguez, que nunca han sido partidarios de que su partido formará parte del Gobierno , ya que les ataba de pies y manos para decir y hacer lo que les viniera en gana.

Y como siempre los Obispos españoles a través de la Conferencia Episcopal, ven con mejores ojos un Gobierno de la derecha que este Pacto entre dos fuerzas de izquierda y progresista, tal vez porque como dice el Papa Francisco, la Iglesia pague los impuestos que deba pagar como cualquier cristiano.

No les voy aburrir explicándoles cual es mi pactómetro particular para que este acuerdo tenga todas las bendiciones, aunque sea en una segunda votación. A lo largo de estos días lo han escuchado ustedes mil veces en mil versiones diferentes las combinaciones desde coloquios, tertulias, opinado res y politólogos.

Pero permítanme sobre los apoyos y rechazos a este PACTO entre PSOE y PODEMOS para una legislatura, algunas reflexiones. No podríamos entender que ninguna formación política democrática de izquierda a derecha y viceversa, uniera sus votos a la ultraderecha de VOX. ¿Cómo se lo explican ustedes a sus compañeros franceses y alemanes en el seno de la UNIÓN EUROPEA?

Está claro que el PP es rehén del partido de Abascal, pero es más difícil de explicar que tras el batacazo electoral del 10 de Noviembre, continúe en la misma posición CIUDADANOS, que en los últimos meses ha pasado de los cielos a los infiernos, de ser una opción bisagra para compartir gobierno con el PSOE o el PP a la irrelevancia.

Se inicia una nueva etapa de la formación naranja y parece que Inés Arrimadas, aunque haya que respetar los plazos, se postula para presidirla y ya afirmado “Hay que ser valiente y dar un paso adelante.” Esperemos que se imponga la sensatez y estén dispuestos a facilitar la gobernabilidad de España.

Si continúan empecinados en seguirle el rastro a VOX, creo que muchos de sus votantes no lo entenderían. Al menos así lo expresan en las encuestas y un 61,8% de los ciudadanos son partidarios de que faciliten la investidura de Pedro Sánchez.

Tenemos que parar la marcha atrás en la que nos quiere meter la ultraderecha. Como muestra un ejemplo, y es la de Alicia Rubio, Diputada de VOX en la Asamblea de Madrid que afirma sin encomendarse a Dios ni al Diablo que “Feminismo es cáncer” y que “pondría como asignatura obligatoria la costura” ¡Toma castaña!

Entre muchos retos, necesitamos un Gobierno progresista, fuerte y cohesionado, con un sólido parlamentario que supere el bloqueo, para continuar luchando contra la desigualdad y abordar con rigor temas como la pobreza o la soledad, son problemas que existen en España en todos los órdenes, y para abordar la pluralidad de nuestro Estado dentro de la Constitución y Europa.

Este primer Gobierno de coalición en la historia de nuestra democracia, que ha de abordar situaciones graves y de emergencia, necesita muestras de verdadero patriotismo, para que camine con paso firme y con moderación. Es una buena ocasión para quienes tienen todo el día en la boca a España, pero a la hora de la verdad, nada de nada.

Es cierto que estamos en una situación endiablada, donde casi todos quieren pasar el platillo y presentan la factura, pero henos de salir del laberinto, porque si no, no les quepa a ustedes señores del PP y CIUDADANOS la menor duda, seguirán engordando a la ultraderecha.

La política de bloques y los frentismos no facilitan el diálogo, incluso para pactar los desacuerdos, sino que levantan muros y murallas, en los que no se termina de entender el mensaje de la calle, y en lugar de tender puentes se dinamitan.

También PSOE y PODEMOS han de hacer una profunda reflexión, además de someter el acuerdo a sus afiliados, y es además de ponerse a trabajar, que es lo que la gente está esperando, hacerlo con inteligencia política, ya que es crucial para el presente y el futuro de la izquierda en nuestro País.

Ser conscientes que este Pacto se fortalecerá o debilitará día a día, que hay muchos ojos, dentro y fuera de España , pendiente de nosotros, que podemos hacer historia o echarlo todo a perder , y que no podemos olvidar que en una cuerdo entre rivales y diferentes todos tienen que hacer cesiones y renuncias.

En la política española sobran populismos, puñaladas y pesadillas y faltan proyectos, ilusiones y realidades. Estamos ante una nueva etapa y una apasionante aventura. No dejemos de pensar, que los protagonistas son los ciudadanos y ciudadanas, y cuando eso se olvida, la gente termina generalizando injustamente y diciendo eso de “todos son iguales”.