¡Únete!

¿Por qué SE USA LA VIOLENCIA?

La violencia, pese a su mala prensa justificada, y desde un punto de vista políticamente incorrecto, es sumamente eficaz, ejercer una acción violenta es un camino directo para conseguir lo que uno quiere sin pensar en las consecuencias, siempre que se tenga más fuerza; imponer esta fuerza lleva a conseguir las cosas inmediatamente, pararse a convencer y dialogar sería, a corto plazo perder el tiempo. Cuando además la violencia se usa desde una posición de oposición o protesta también resulta eficaz porque llama la atención, rompe los cimientos establecidos si persiste en el tiempo y puede provocar acciones de respuesta que convierta a los agresores en mártires, la violencia llama a la violencia y concita violencia, en una espiral sin freno, la violencia es llamativa, a más extrema, más llamativa y transgresora.

Estas podrían ser alguna de las razones que explican a lo largo de la historia el uso de la violencia por parte de los violentos para imponerse o de aquellos que aspiran a cambiar el presente establecido mediante, también el uso de la violencia extrema organizada.

Lo que estamos viviendo estos días en Cataluña podría responder a esta lógica del uso de la violencia, los violentos se presentan como la vanguardia o avanzadilla del movimiento y están ahí para soterrar las bases del estado y los municipios, y para hacer ruido y llamar la atención; si además logran una reacción violenta de respuesta conseguirán activar la espiral de la violencia y la justificación para seguir adelante.

Otro factor relevante es que quien ejerce la violencia en un momento determinado podría pasar a recibirla seleccionando luego la información de manera que le beneficie.

Por esto y muchas más cosas hay que tener cuidado con el manejo de la violencia y sus consecuencias a medio- largo plazo que podrían significar activar una escalada sin freno y control porque cuando, además, como es el caso, la violencia es grupal y colectiva el nivel de multiplicación y agravamiento de la misma se disparan entre otras cosas porque se activa el efecto acción- reacción y el efecto contagio entre participantes (lo que sale en el pensamiento grupal lleva a que se multipliquen las reacciones y la creatividad).

Cabe preguntarles para abordar la situación a quien beneficiaria el uso de la violencia y sobre todo sus consecuencias secundarias.

Superar el enfrentamiento y la violencia sería otro capítulo, los conflictos suelen superarse encontrando un objetivo común compartido

Doctor en psicología, presidente de la Fundación Psicología sin Fronteras, vocal del colegio oficial de psicólogos de Madrid en intervención social y emergencias. Trabaja en la actualidad en el Ayuntamiento de Getafe en el área de salud, consumo y adicciones, con más de 15 años de experiencia docente en diferentes universidades y con varios libros y artículos.