TV

Nueva condena simbólica del franquismo

La propuesta de nulidad de las sentencias políticas del franquismo, que debería hacer el Gobierno según la Proposición No de Ley aprobada por el Congreso de los Diputados a iniciativa del Grupo Socialista, tiene un carácter simbólico de condena de la dictadura. El problema es que el PP ha votado en contra (y por otras razones ERC y Bildu) y Ciudadanos se ha abstenido, con lo que no se consigue consenso parlamentario.

Tras cuarenta años de democracia, no se ha logrado un acuerdo del conjunto del arco parlamentario para la condena del franquismo, pues la declaración del Congreso en el año 2000 fue solamente una condena de la violencia en política y de las dictaduras, lo que suponía una condena implícita, pero poco más.

Es cierto que la reparación integral de las víctimas del franquismo no se consiguió con la declaración de ilegitimidad de la dictadura que contenía la Ley de 2007. En otros momentos, tampoco hubo consenso para declarar ilegales las sentencias de los tribunales del franquismo, así como las diversas leyes represivas.

No soy jurista, pero creo que la declaración de ilegitimidad de los tribunales es un reconocimiento suficiente de la honorabilidad de las víctimas. En Cataluña, en cambio, recientemente se ha aprobado la nulidad de las condenas, lo que va a suponer el envío de certificados de anulación de las sentencias a los condenados o sus descendientes. Las consecuencias jurídicas de la declaración de nulidad de las sentencias e ilegalidad de la legislación se me escapan, aunque supongo que una reparación completa tendría consecuencias económicas.

Desde 1990 hubo medidas compensatorias para los presos políticos antifranquistas, que fueron ampliadas por las Comunidades Autónomas. También, fueron compensados con pensiones los militares profesionales y miembros de las fuerzas de seguridad republicanos, pero se descartó extender esa medida hacia todos los combatientes.

Respecto a las condenas del Tribunal de Responsabilidades Políticas, sobre el que preparamos un dossier en la revista Historia del Presente, aparte de la declaración de ilegitimidad contenida en la Ley de Reparación de las Víctimas de la Guerra Civil solamente hubo devolución parcial de bienes o compensaciones económicas para los descendientes de algunas personalidades republicanas, como Salvador de Madariaga (indultado y compensado en vida en pleno tardofranquismo) o Juan Negrín, pero no se extendió al conjunto de los condenados, lo que supondría un considerable desembolso hoy en día. Me parece que un logro más importante para la cultura democrática sería lograr un acuerdo parlamentario unánime sobre la ilegitimidad del franquismo.

Abdón Mateos

Abdón Mateos López (Madrid, 1960) es un historiador español. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid, dirige el Centro de Investigaciones Históricas de la Democracia Española y la revista semestral Historia del Presente. Fundador y presidente de la Asociación de Historiadores del Presente desde el año 2000.

Desde el año 2007 es responsable en la UNED de la Cátedra del exilio. En el año 2008 obtuvo la acreditación nacional de Catedrático de Historia Contemporánea. En el año 2009 obtuvo un segundo año sabático en Roma en la Universidad LUISS, financiado con la convocatoria nacional de Movilidad, y la Universidad de Las Palmas.

Actualmente dirige el proyecto de la Cátedra del Exilio (2011-16, patrocinado por el Banco de Santander) Emigrantes y exiliados en América después de la guerra civil. La construcción de una ciudadanía democrática, así como el proyecto de investigación del Ministerio (2012-16) "Historia del PSOE. Construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990".

Es secretario general de ASU en Madrid.

Ha publicado recientemente Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis (Madrid, Sílex, 2017)