¡Arderán las parroquias como en el 36!

Esta frase incendiaria, nunca mejor dicho, ha salido de la boca de la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, aunque a muchos nos parezca mentira que alguien que ocupa semejante responsabilidad sea tan irresponsable.

Tales flores verbales han surgido en su primera sesión de control al Gobierno de Madrid, en la que además su hermano pequeño, VOX, ha impedido una declaración contra la violencia machista.

¿Y por qué, dirán mis queridos lectores, alguien a quien miles de ciudadanos han votado es capaz de lanzar semejante barbaridad? Pues como justificación a la crítica de la derecha por la exhumación de los restos de Franco.

No sé qué méritos ha hecho a la señora Gómez Ayuso merecedora de su cargo, más allá de haber sido algo así como la “protegida” de Esperanza Aguirre, o de ocupar un cargo en la administración de Cristina Cifuente, ambas ya expresidentas y con una mochila de imputaciones bastante sonrojante. Pero de lo que estoy segura que no ha sido promovida por su visión política ni por su brillantez intelectual.

Achaca que la exhumación remueve la memoria de los que hicieron la Transición— tesis que apoya Rocío Monasterio, la defensora del derecho al libre enterramiento—, mientras trae a colación una situación, absolutamente reprochable, como fue la quema de iglesias en 1936, que ocurrió en el contexto que ocurrió.

El solo pensamiento de vernos los progresistas, los de izquierdas, antorcha en ristre, como en aquella escena de la película del Doctor Frankestein, para incendiar toda parroquia que se nos ponga por delante sería de risa sino fuera tan grave. Vivimos en la política la muerte de las ideas, que están siendo, una vez y otra, suplantadas por el tú más, y por quienes tienen mucho más que callar.

Y para remachar el asunto, las palabras del vicepresidente “ciudadano” Aguado— que aguantó en la legislatura pasada toda la marea para no apoyar la moción de censura a Cifuentes—, asegurando que su Gobierno hará todo lo posible para que no ardan las iglesias y no dividir a la sociedad. ¡Tela!

En fin, que esta es una más, y las que nos quedan… Porque no olvidemos que quienes sueltan semejantes barbaridades están donde están por los votos de quienes apoya el acuerdo en seguir defendiendo el privilegio de unos pocos frente a los derechos de muchos.

Unidas Podemos impidió un gobierno de España progresista (hasta cuatro veces); Ciudadanos lo mismo en la Comunidad de Madrid. Que alguien me explique dónde está el cambio de la nueva política más allá de una concatenación de elecciones y de convertir a las instituciones en foros donde mediocres políticos se dedican a descalificar como único recurso intelectual.

Elena Muñoz Echeverría

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene nueve libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral.En la actualidad está en preparación de su quinta novela y su tercer libro de poemas.