La culpa es del otro

Estamos en un país de culpas y castigos. Quizás influenciados por nuestra cultura judeocristiana. Culpamos a los demás de lo que son nuestras responsabilidades y en un mismo acto enjuiciamos, sentenciamos y castigamos, y nos quedamos tan panchos. Incluso en ocasiones lo hacemos desde la soberbia de la pureza y la santidad.

El fracaso de los políticos en los últimos meses es el más vivo ejemplo, para llegar a un acuerdo, que pusiera nuestros intereses por encima de los suyos, que actuara con visión de Estado y que no incurriera en la tentación más española, culpar al otro de nuestros propios errores.

A lo largo de los últimos tiempos y ante la imposibilidad de configurar un Gobierno estable, cada cual se ha preocupado de construir un relato cuyo titular era “Este es el culpable”. He visto como había medios de comunicación que hacían encuestas entre los ciudadanos y ciudadanas para averiguar a quien echaban la culpa. Increíble pero cierto.

Asistiremos a una campaña en la que Pedro Sánchez señalará a los demás como causantes de que vayamos de nuevo a Elecciones y todos los le señalaran a él, como quien nos ha llevado a esta situación. Pero si continuamos en esta película solo nos conducirá al enfado, la rabia y la indignación.

Como dice mi gran amigo Carlos Villanueva, uno de los mejores viñetistas de España, y con quien he tenido el honor de escribir dos libros, únicos en el mercado, ya que son de tuits y viñetas. Pues mi compañero de viaje, sostiene, y con una gran dosis de razón, que los españoles y las españolas, no solo votamos por algo sino contra algo.

No soy partidario de enroques y desesperaciones, sino de aperturas y compromisos. Si alguien nos quiere animar a que nos quedemos en casa, nos abstengamos y no vayamos a votar, me parece una actitud irresponsable. Ahora, más que nunca nuestro País, España nos necesita, y debemos retratarnos en las urnas, tal vez repitiendo o cambiando nuestro voto.

Hay grandes problemas y retos, y necesitamos de la participación de todos y todas. El 10 de Noviembre todos a las urnas, por muy enfadados que estemos. Nosotros decidimos, y estoy seguro que ganaremos. Voten por lo que les dé la gana, pero háganlo, que nadie decida por nosotros.

Hemos de demostrar, como lo hemos hecho en las más de cuatro décadas de democracia que somos gente madura, que nadie nos va a enredar con discursos catastrofistas, porque sabemos lo que esconden tras esos discursos, Nuestra mejor respuesta, nuestra movilización y nuestros votos. Estoy seguro que lo conseguiremos.

Les pido a los candidatos una campaña constructiva, explíquennos que van a hacer con nuestro País, y dejen de echarse la culpa, porque todos tienen una parte. Vamos a votar por cuarta vez en cuatro años en unas Elecciones Generales y no quisiéramos ir a una quinta, por aquello del refrán, “que no hay quinta mala”.

Siempre pensamos que el otro se morirá antes, hasta que llegamos y nos toca por edad, enfermedad, accidente u otras incidencias. Vamos a continuar durante un largo periodo, al menos hasta febrero de 2020 con un Gobierno en funciones, y el conjunto de la clase política tiene que hacer un fuerte ejercicio de responsabilidad.

Lo que por fin llegó fue la decisión del Tribunal Supremo que decidió avalar por unanimidad el plan del Gobierno de exhumar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos, así como su intención de llevar sus restos mortales hasta el cementerio de Mingorrubio en El Pardo a unos veinte kilómetros de Madrid. Rechazando así la petición de la familia del dictador, que pedía poder enterrarle en la catedral de la Almudena.

Creo que se hace justicia histórica, y se pone fin a una anomalía impresentable, ya que ninguna democracia puede enaltecer la memoria de quien tuvo sometido al Pueblo español durante cuarenta años. El Parlamento Europeo ya nos había recordado que éramos el único país de la Europa democrática que teníamos enterrado a un dictador en un mausoleo público.

Es un acto de respeto y de reconocimiento hacia quienes defendieron los valores democráticos y dieron su vida por ellos. Ahora el Gobierno adoptará las medidas oportunas para sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos, lo antes posible, ya que el Juez Yusty Bastarreche , mantiene paralizada la exhumación por un problema de licencia de obras, además de todos los recursos que presente la familia del dictador, que no deben paralizar el proceso.

Esperemos que este acto de restitución de la memoria democrática se lleve a cabo a la mayor brevedad, con arreglo al acuerdo del Congreso de los Diputados, a la decisión de un Gobierno legítimo y a la sentencia del Tribunal Supremo.

El otoño y el invierno que se nos avecina exige de nosotros que todos hagamos un esfuerzo porque España tenga una situación de estabilidad, entre la desaceleración o el frenazo del crecimiento económico, la posibilidad de un Brexit desordenado, la sentencia del procés y sus consecuencias, los recortes en servicios básicos de las autonomías, la falta de nuevos Presupuestos, aunque se les hagan adelantos, haciendo mil malabares, y los vaivenes del mercado internacional.

Ni nos merecemos como ciudadanos y ciudadanas un bloqueo político ni una inactividad institucional a pesar de los esfuerzos del Gobierno socialista, por tanto una vez que votemos, el próximo 10 de Noviembre, hemos de salir de este bucle tan perjudicial y dotarnos de un Gobierno progresista, fuerte y estable.

Deben ustedes hacer una campaña limpia e ilusionarnos, nada de insultos ni de fango, si soluciones y explicaciones, para cómo piensan resolver los problemas de este País, que no son pocos. Somos adultos, sabemos lo que queremos y que nadie intente tomarnos el pelo, contándonos una realidad que hemos visto y vivido o prometiéndonos lo que no piensan cumplir.

En este proceso que no terminará el 10 de Noviembre, ya que con mucha suerte podremos tener gobierno en febrero del 2020, hay quienes tienen la negra, y mejor permanecer lejos de ellos, los que nos quieren tirar los tejos para ver que nos pueden sacar, aquellos que con sus formas poco democráticas llevan a todo el mundo por la calle de la amargura y los que se les ve el plumero en cuanto dicen dos palabras.

Siempre he dicho que me dan miedo los iluminados, los dogmáticos, los bastardos y también aquellos que desde la comodidad de una intelectualidad acomodada, permanecen en la equidistancia y la neutralidad de no comprometerse jamás, en la tesis de que salga lo que salga, acertaremos.

Tenemos por delante lo bueno y lo malo, lo mejor y lo peor, lo agradable y lo desagradable, lo auténtico y lo falso, lo esperado y lo inesperado, las prisas y la tranquilidad, la visión amplia o el cortoplacismo, el hacer las cosas rápidas que solo nos sirvan para un presente que es este instante, fabricando líderes de quita y pon, en los que los proyectos integrales y con perspectivas de futuro se nos convierten en actuaciones puntuales y por impulso.

Nos hace falta tiempo para la reflexión si queremos preservar los derechos alcanzados y avanzar en lograr nuevos que hagan de nuestras vidas una experiencia digna y positiva. Este martes 24 de Septiembre quedaron automáticamente convocadas las Elecciones Generales del próximo 10 de Noviembre.

Por favor, les pedimos a todos que no conviertan esta precampaña y campaña en un espectáculo de enfrentamientos y crispaciones, en las que la ética brille por su ausencia, y muchos eslóganes, con palabras llenas de promesas y retóricas vacías.

Esperemos que nadie sienta la tentación de estructurar en el escenario electoral, los todos contra todos, mientras esperan para recoger los frutos de la pelea. Se ha reducido el tiempo de la campaña a la mitad, por lo que debemos barrer las trivialidades y dejar espacio a las seriedades.

Hemos de pedirles a nuestros políticos que no nos aburran con palabrerías, y nos sorprendan y seduzcan con propuestas y proyectos que resuelvan nuestros problemas, para que entre todos seamos capaces de desbloquear la situación.

Hay quienes pretenden determinar la política desde los poderes económicos, y la ven como un lastre, porque el vernos abocados a la repetición de las Elecciones y la prórroga de los Presupuestos impiden abordar reformas de calado para hacer frente a la desaceleración.

No olvidemos que podemos estar ante una nueva etapa, una nueva década, bajo la sombra de la incertidumbre y el auge de los populismos que añaden mayor incertidumbre e inestabilidad. Sostener que los políticos son seres diferentes, como si fueran alienígenas o robots que resolvieran nuestros problemas con diferentes aplicaciones, es un buen argumento para un relato de ficción, pero no se sostiene en la realidad.

Cierto es que la política ha de mantener un cierto aire de misterio en la que todo no está resuelto en todo momento, sino facilitamos que los ciudadanos descubran sus claves y sean los protagonistas de sus historias, sin el azote de las grandes tecnologías ni el poder de las plataformas digitales.

A todos y todas, les vamos a pedir que hagan una campaña limpia, clara y transparente, no nos entretengan con lo que han hecho y lo que han ocurrido, eso lo sabemos. Por favor explíquennos cuáles son sus propuestas políticas y que van a hacer a partir del 10 de Noviembre.

El último fin de semana, terminaron de deshojar la margarita en MAS MADRID, y probablemente con la marca MÁS PAÍS O MÁS ESPAÑA, se presentarán a las próximas Elecciones generales, y casi con toda probabilidad con Iñigo Errejón de cabecera, ya que Manuela Carmena había dicho que no y a preguntas de quienes estábamos en Córdoba en el Congreso de la Sabiduría y el Conocimiento que organiza la Cadena SER, lo ratificó. Aunque eso sí , también ha afirmado que le ayudará todo lo que pueda.

Ante esta noticia ha habido todo tipo de reacciones, desde Compromis que ha dicho que irá con Errejón, así como Equo , no así su líder López Uralde . También andan enfadados y carga contra la dirección de la dirección podemita EN MAREA, y ve posible una colaboración leal con Iñigo.

Pero tendríamos que destacar por una parte la de don Pablo Manuel Iglesias que “daba saltos de alegría“ y por otra parte don Pablo Casado, que frotándose las manos, se decía a sí mismo, yo queriendo sumar y estos fragmentándose, ¡Seguid, seguid….! De todas formas, una miembro cualificada de su dirección afirmaba “Venimos a sumar no a dividir”. La pregunta clave es ¿De qué forma van a repercutir en los resultados electorales? En votos y en escaños.

Déjense de reproches y negaciones, de encerrase en sus capsulas y negarse a hablar. No podemos decir que todos los políticos son iguales, sería injusto, pero como electores y desde un juicio crítico hemos de saber diferenciar quienes son coherentes de aquellos que demuestran en sus actuaciones su mediocridad. No debemos homogeneizar ni generalizar, y sobre todo el próximo 10 de Noviembre, todos a votar, ya que se puede dar la paradoja, que con nuestra inhibición premiemos a quienes queremos castigar.