Más control

Ahora que nuestro deporte nacional es la introducción de papeletas en las urnas, eso que venimos haciendo más frecuentemente que irnos de vacaciones, me pregunto si no sería el momento de garantizar un sistema electoral transparente. Pero transparente de verdad.

Hasta la fecha hemos podido comprobar cómo cientos de miles de votos no han podido emitirse (los ciudadanos en el exterior); hemos podido comprobar cómo los problemas burocráticos han supuesto una dificultad para que muchísima gente pudiera ejercer su derecho al voto.

Además, hemos podido constatar los fallos que ha habido en el sistema de publicación de los datos, algo realmente vergonzoso en las últimas elecciones.

Ha habido problemas con los censos, reconocidos por el propio Ministerio de Interior en las elecciones de 2015, y que todavía es visible según los datos que aún están colgados en su web.

Se están realizando estudios sobre el sistema electoral que tenemos, que no funciona: no garantiza la verdadera representatividad de los votos emitidos. Un sistema que dice ser representativo, pero que tiene grandes y serios déficits. Y a la hora de la verdad no es representativo del sentir de la sociedad española. No lo es en absoluto y va siendo hora de que pongamos en marcha mecanismos correctores. No solamente la modificación de la Ley Electoral, pues también es otra faena que nos queda pendiente: la realidad de la sociedad española requiere de un método que ponga en valor el voto de todos y cada uno de nosotros, que atienda a la necesidad de plasmar una realidad muy distinta al momento en que se diseñó esta manera de elegir a nuestros representantes.

Disponemos de herramientas tecnológicas que hoy harían mucho más sencillo el ejercicio del voto para muchas personas. La posibilidad del voto electrónico es una opción que tendría que activarse. La posibilidad de que la ciudadanía ejerza sus derechos de manera más sencilla, dinámica y accesible debería ser una prioridad.

Ahora que vienen nuevos comicios es hora de poner en marcha acciones tendentes a comprobar los fallos de nuestro sistema, con la finalidad de mejorarlo.

Beatriz Talegón

Abogada.