Entre la suma y la resta

Por qué cada vez que tienen oportunidad suman las derechas e incluso en muchos ayuntamientos y Comunidades Autónomas lo hacen las izquierdas, y a nivel nacional parece imposible que Sánchez e Iglesias se pongan de acuerdo. Todos los que lean estas líneas se preguntarán dos cosas ¿Qué es lo que pasa? ¿De quién es la culpa?

Hay una cosa cierta, tal y como ha dejado claro el Presidente en funciones en su última comparecencia, y no son opiniones sino hechos, don Pablo Manuel Iglesias ostentará en la historia democrática de nuestro País un triste record, ser el líder de un partido de izquierdas como PODEMOS, que ha impedido en cuatro ocasiones, dos en 2016 y dos en 2019, la investidura de un Presidente socialista.

Entre la suma de la sensatez y la resta de la locura hay un largo recorrido desde la limpieza a la suciedad, desde la publicidad a la propaganda. No es bueno hacer planes a medio y largo plazo, cuando todo ha terminado con la repetición de Elecciones el próximo domingo 10 de Noviembre.

Durante estos meses hemos estado en una situación clara para constituir Gobierno. No había alternativa a que Pedro Sánchez fuera Presidente, la derecha no sumaba, y el único obstáculo para que se configurará una nueva mayoría ha sido UNIDAS PODEMOS, y más concretamente su estrategia de un Gobierno de coalición a toda costa.

Creo con todo el respeto y consideración que ha habido dos cuestiones claras y contundentes. Ni los dirigentes de UNIDAS PODEMOS, saben bien de qué va el Gobierno de un País como España, y se piensan que esto se resuelve con cuotas de poder y ministerios, ni la derecha española ha demostrado responsabilidad, colocando los intereses de todos los españoles y españolas, por encima de los particulares de sus líderes Casado y Rivera.

Tan es así que en una entrevista que el pasado viernes le hacía Antonio García Ferreras en la Sexta, el líder cósmico de PODEMOS, Pablo Manuel, le dijo entre otras cosas, a 10 días del plazo límite para formar Gobierno, que UNIDAS PODEMOS se abstendría, con lo que una vez más facilitará por cuarta vez la estrategia de la derecha.

En el triple salto mortal de la incoherencia, el señor Iglesias en la misma entrevista, que perdió un precioso tiempo sobre si él era el único o el principal obstáculo, pidió la mediación del Rey para llegar a un acuerdo con Sánchez, y que si el líder de los socialistas hubiera vuelto a hacerle la propuesta de Julio “en tres horas hubiéramos tenido acuerdo

¿Creen ustedes que esta postura inspira confianza política? ¿Quién nos hubiera garantizado que dentro de una semana no se hubiesen arrepentido y hubieran propuesto, como ya lo han hecho una especie de coalición permanente revisable? Sinceramente, no es serio, pensar que el futuro de un País es como la estrategia de una serie de ciencia ficción.

Ese empecinamiento de PODEMOS en formar un Gobierno de coalición, cuando ni sumaban la mayoría con el PSOE y además le comprometían en aspectos de Estado en los que mantienen una posición diametralmente diferente. ¿Por qué quieren pagar esa hipoteca? La ciudadanía puede pensar que estaban y están más en sus cosas que en las de ellos.

Resulta difícil avanzar entre rencores y caza de brujas, desconfianzas y conflictos, y en estas situaciones es muy complicado contestar a algunas preguntas. Así el señor Pablo Manuel Iglesias, se irritó cuando la Ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, le lanzó públicamente la siguiente cuestión ¿Va a volver a unirse a las tres derechas para impedir una vez más un gobierno progresista?

La izquierda debería sumar, desde su pluralidad y su heterogeneidad como lo hace la derecha. La derecha en un ejercicio de responsabilidad por España se podría haber abstenido. Se ha agotado el tiempo. Y aunque formalmente se termina el próximo lunes día 23 no hay un acuerdo de suma para la investidura de ningún candidato, lo que ha puesto de manifiesto la Casa Real, la Presidenta del Congreso Meritxell Batett y el propio Presidente en funciones, Pedro Sánchez.

La pregunta es si los resultados de estas próximas Elecciones, harán que la izquierda sume dándole al PSOE una mayoría más clara aún y no necesite apoyos raros y extraños, salvo los precisos, La otra opción, es que a pesar de volver a votar, nos situemos de nuevo en el punto de partida, PODEMOS sienta la tentación de continuar restando y PP y CIUDADANOS no sean capaces de cambiar el chip, y sumar con su abstención.

Espero que seamos capaces de no caer en la insensatez de una ruleta rusa o el Día de la Marmota y salgamos de este bucle con un gobierno progresista, dispuesto a resolver los problemas que tenemos por delante con fortaleza y estabilidad.

Don Pablo Manuel Iglesias debe reflexionar y entender que se ha equivocado de pe a pa con lo del Gobierno de Coalición, y que es más cuando y tuvieron la oportunidad, dijeron NO, y no supieron colocar los intereses generales por encima de los particulares, y que entre la ética y la metafísica prefirieron fastidiar al PSOE, y han provocado una nueva convocatoria electoral, aunque corramos el peligro de que gobierne la derecha. Hay mucha gente, electorado de izquierdas que no lo entiende. Yo tampoco.

En el otro extremo la derecha, en sus tres versiones, no descansa y continúa desde PP a VOX, pasando por CIUDADANOS, intentando sumar y no restar, pero los de Rivera y Abascal, no les importa pactar y tardan poco en llegar a acuerdo. De eso a diluirse en la operación SUMA de Casado, va un trecho.

Sin embargo cuando se trata de España, les cuesta mucho trabajo sumar y prefieren saltarle un ojo a los socialistas, aunque eso no facilite un gobierno, y dé estabilidad a nuestro País. Y es que la derecha siempre tiene un doble voto, a los suyos y contra los rojos.

Lo cierto es que PODEMOS, no ha tenido el gesto de generosidad, para facilitar la investidura de Sánchez, y desde un pacto de investidura, influir notablemente en la acción de Gobierno, ya que cualquier reforma legislativa ha de pasar por el Congreso. Es algo que la gente no entiende, por mucho que los violetas, se empeñen en explicarlo y construir su relato.

El calidoscopio político nos ofrece lozas y azulejos de todos los colores, pero entre lisonjas, alabanzas, premios y reconocimientos, sanciones y reproches, nos gustarían más soluciones con cifras al lado encima de la mesa, objetivos capaces de ser llevados a la realidad, personajes más pendientes de nuestros problemas que de sus cosas.

Hay demasiados retóricos, incapaces de dar un paso sin sentirse blindados , quienes se empeñan en restar y no tener una vida propia , en lugar de sumar con ideas que renueven y mejoren la realidad., de visibilizar los problemas y aportar soluciones en vez de ocultarlos y hablar sin parar.

Esta semana, entre el lunes y el martes, ha tenido lugar la ronda de contactos del Jefe del Estado Felipe VI para explorar si había posibilidades de una investidura exitosa. Todo terminó con un Comunicado en el que se declaraba que no había ningún candidato con la mayoría suficiente para ser investido.

Pero dentro de la derecha, Rivera nos tenía preparado su show sorpresa y la precipitación, era pactar con Casado una oferta común a Sánchez para ”acabar con el bloqueo político” las exigencias eran: cambio de Gobierno en Navarra, preservar el orden en Cataluña y no subir impuestos ni las cuotas de autónomos. Sorprendente lo de don Albert, semanas sin moverse y ahora decía que en 30 segundos todo se puede resolver ¡No es serio ¡

Hubo dos reacciones rápidas , la del PP, que no entró al trapo, diciendo que quien tenía que contestar era Sánchez y por tanto se mantuvo en su postura , y la del Presidente en funciones que desde Almansa , donde estaba de visita para visitar los efectos de las últimas tormentas, le dejo claro a Rivera , que el PSOE no tenía ningún pacto con Bildu, siempre ha estado y está en la defensa del marco constitucional en el tema de Cataluña, apoyando incluso al Gobierno del PP en la aplicación del artículo 155 y que su objetivo era disminuir la presión fiscal a las clase medias .

Por tanto, el líder socialista expreso con firmeza que se cumplían los tres puntos, y que lo que le pedía a CIUDADANOS al igual que al PP era una abstención técnica. Pero España, no ha sido tan importante para ellos y no lo hicieron.

Como dice ese periodista y analista político que es Zarzalejos, el líder de los naranjas no debía haber perdido la oportunidad de estar callado. Esta propuesta, era una burda estrategia de querer hacerse un sitio y trajinar al electorado e intentar quemar a la vez al PP y al PSOE.

Muy nervioso está el señor Rivera con los pronósticos de las encuestas, y esto le hizo cambiar diametralmente del NO al Sánchez a plantearse la abstención, mientras se desangra por su derecha y por su izquierda, y dijo que la contestación del Presidente en funciones es “una tomadura de pelo”.

Lo de Don Pablo Manuel tras verse con el Jefe del Estado fue otro cantar, ya que no percibía “predisposición” en Pedro para llegar a un acuerdo, a pesar de que su ”disposición seguía vigente” y decía que el líder socialista prefiere a Albert! Suena a chiste!

Con toda la humildad y respeto, le hubiera sugerido al monarca que les preguntará a los líderes del PP y CIUDADANOS, ¿Si eran capaces de facilitar que España tuviera un gobierno presidido por Pedro Sánchez, con su abstención? Ocurre, que ese no es el papel constitucional de Felipe VI.

Hubiera sido un buen gesto de patriotas, de sumar en beneficio de todos los españoles y españolas, ya que lo que han están haciendo hasta ahora ha sido restar y perjudicar a nuestro País. Ese sentido de Estado que tanto pregonan.

En momentos difíciles y complicados, son en los que se demuestra la altura de miras, colocando los intereses generales por encima de los particulares y partidistas, y como dice ese gran actor que es José Sacristán no nos olvidemos que ”Lo primero es antes”.