Palabras, imágenes y datos

Encontrar el equilibrio y la coherencia entre palabras, imágenes y datos ni es fácil, ni es tampoco algo que puedan presumir la inmensa mayoría de los políticos. Como diría Francisco de Quevedo “Las palabras son como monedas, que una vale por muchas como muchas no valen por una“.

O como afirma Michel de Montaigne “Las palabras son la mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha” o como sentencia Confucio “Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto”.

Permanentemente nos movemos entre el yin y el yang, entre hacer lo que nos viene en gana o ser modelos de nuestras actuaciones, enseñar y aprender, ser víctimas o verdugos, ganadores de un premio o merecedores de una derrota.

Nos dejamos llevar de las palabras y mucho más de las imágenes, reconocer los méritos de los demás o echarnos flores, no remontar o tener nuestra autoestima por las nubes, pero en la sociedad actual, impera el materialismo de los números.

Las palabras suenan distintas según la lengua y la cultura de los Pueblos, su significado parece diferente en función de quien las pronuncia. Las utilizamos para amarnos u odiarnos y algunos políticos las emplean para engañarnos o para desvirtuar lo que encierran.

A veces las palabras, en boca de los responsables públicos son semillas de desconfianza, porque suenan a falsas o lejos de lealtades expresan intereses, narcisismos empedernidos o servilismos como mercenarios del poder.

Hemos visto como en el juego de trileros, trampas y cambalaches, los jugadores se han situado en torno a un tablero de damas y ajedrez y se han dedicado a cambiar fichas y peones, y como cosa curiosa había 67 municipios de los más de 8.000 que no habían cambiado de signo político desde 1979.

Lo dicho por VOX respecto a los Presupuestos Andaluces y como ha acabado es solo un ejemplo del poco valor de la palabra política en la última semana, de cómo las imágenes anteriores y posteriores han desmentido cualquier afirmación.

No digamos si recurrimos a la hemeroteca con esos Rivera y Casado defendiendo a capa y espada que gobierne la lista más votada en el 2016, y ahora haciendo todo lo contrario, como comprobamos que lo que se diga a nivel nacional ya no tiene sentido ante el espectáculo de la globalización.

Tampoco pueden dejar de sorprendernos las reflexiones públicas de don Pablo Manuel Iglesias, nos referimos, a la sazón al líder de PODEMOS, que piensa que en el resto de la humanidad hay una ausencia de pensamiento y que solo seremos capaces de mimetizar y seguir el camino que él nos señale.

En ese querernos demostrar lo que debemos hacer, anda últimamente un tanto obsesionado por entrar en un Gobierno de Coalición con Pedro Sánchez, que ha sido rebautizado como de Cooperación, que sospechamos que es algo totalmente distinto.

Incluso, en el despropósito de la osadía y el atrevimiento, ha indicado, algo más sutil que la primera vez, cuáles deberían ser las carteras que podrían llevar. Cualquier persona normal se preguntaría y nosotros lo hacemos ¿Qué le ocurre a don Pablo Manuel?

Y aunque se reúnen en secreto Sánchez e Iglesias, ni avanzan y acercan sus posturas, ni el líder de PODEMOS termina de entender que es eso de la cooperación, y quiere entrar en un Gobierno de coalición, y habla de discreción, pero se encarga de publicar a los cuatro vientos lo que debe hacer el Presidente como “socio preferente”.

En la otra orilla ideológica se va consolidando tanto el modelo andaluz del trifachismo, PP, CIUDADANOS Y VOX, o llevar al gobierno de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, la famosa foto de Colón, cuya traducción a niveles pragmáticos, se traduce en “Lo que sea con tal de que no gobierne Pedro Sánchez”.

En ese tripartito están surgiendo fisuras territoriales que amenazan esta alianza de la derecha , entre pactos secretos y promesas incumplidas, ya que los de VOX se dicen que si sus votos sirven para investir también deben ser útiles para gobernar, y así ocurre en Madrid, Murcia, Castilla y León ,Burgos , Huesca , Melilla o Canarias.

Los últimos datos del CIS ratifican al PSOE como la fuerza más votada, una cierta recuperación del PP, la continuación del descenso de PODEMOS y un ligero estancamiento de VOX y CIUDADANOS que en lugar de liderar el centro derecha, se ha convertido en la muleta del PP. Esto no significa nada, pero no me negarán ustedes que últimamente el denostado Tézanos esté dando en la diana.

Todos los días asistimos entre indignados e impotentes a una nueva víctima de la violencia de género, y se notan los últimos ocho años de Gobierno del PP en cuanto a recursos en todos los aspectos, y hemos de reconocer lamentablemente que desde 2003 que registramos la cifra han sido asesinadas más de 1000 mujeres.

Una llamada de atención a todas las administraciones a los nuevos Ayuntamientos que acaban de constituirse, las nuevas Comunidades Autónomas y Diputaciones cuando lo hagan y el próximo Gobierno de España. No podemos permitirnos, como sociedad democrática, en pleno siglo XXI, ni una víctima más.

La falta de correspondencia entre palabras, imágenes y datos resulta un espectáculo inquietante, ver negociaciones bloqueadas que no eran tales y que solo esperaban las ordenes de sus superiores para decir todo lo contrario de lo que estaban defendiendo.

Con gran estupor asistimos a la desvergüenza de quienes ayer defendían que el PSOE debería abstenerse para permitir gobernar a Rajoy, cosa que hizo, en un ejercicio de responsabilidad, y vemos como ahora, de forma agresiva e irracional defienden todo lo contrario.

Se abre, por tanto, la incógnita de si será posible la investidura de Pedro Sánchez o el Presidente en funciones se verá obligado a convocar nuevas Elecciones, lo que sería la evidencia de la política. al no haber hecho posible un diálogo equilibrado y sensato.

En otro orden de cosas, mientras que las organizaciones políticas han estado enredadas en lo suyo, cuánto poder iban a ganar o perder, hemos sabido desde tener el mundo en el bolsillo con nuestros móviles de última generación datos que resultan alarmantes.

Según algunos estudios hay niños que se inician en la pornografía infantil años ocho años, coquetean con el mundo de las drogas desde los once y comienzan con la adicción al juego, por tanto en la ludopatía alrededor de los doce, lo que resulta tremendamente preocupante, ya que significa que hay casas de apuestas cerca de los centros educativos y hay quienes meten “la mierda de la droga” en Colegios e Institutos.

Muchas veces hablamos sin preguntarnos de qué, y no nos cuestionamos sobre lo que sabemos y lo que debemos aprender, los recaderos y los interruptores, los mentirosos y los manipuladores, los tarados y los tratados, los que quieren y los que no, los que no son lo que parecen y los que parecen lo que realmente no son.

Así lo que nos presentan como sorpresas y cuestiones increíbles no son sino la consecuencia de muchas conversaciones dentro de la atmosfera del oscurantismo, y la derecha ha demostrado una vez más que cuando se trata de alcanzar poder, los escrúpulos se olvidan y la ética desparece.

Podríamos entre palabras, imágenes y datos, construir numerosas tesis doctorales, pero tendríamos que tener mucho cuidado, sobre el valor que le concedemos a lo que decimos y a lo que expresan los demás, la realidad de lo que vemos o la construcción de montajes que nos asemejan la misma realidad o cómo manejar los datos para que demuestren aquello en lo que no creemos o desmientan lo que quisiéramos probar.

Por tanto, aunque parezcan que las cosas han cambiado, hay demasiados sitios en los que como en la canción de Julio Iglesias “La vida sigue igual”. Las matemáticas obran milagros y si algunos suman, no nos quepa la menor duda, lo harán. Tomemos nota y no seamos ingenuos.