TV

Alfredo Pérez Rubalcaba, un hombre de Estado para tiempos de crisis. Apunte de urgencia

El “meracho” Pérez Rubalcaba nació en Solares (Cantabria) en 1951. La comarca rural del río Miera, zona también minera del hierro, había sufrido una fuerte politización durante las primeras décadas del siglo XX, llegando a la sindicalización masiva ugetista, incluso entre los ganaderos, durante la guerra civil.

Su padre, combatiente franquista muy joven y mecánico de aviación, llegó a ser piloto de Iberia, trasladándose la familia a Madrid. Alfredo estudió en el Colegio del Pilar, de donde salieron muchas personalidades del franquismo y de la transición.

Como era habitual en la época, Rubalcaba tuvo que abandonar la pretensión de estudiar Letras, ante la oposición familiar que le recomendaba el acceso a Ingeniería. Optó, finalmente, por algo intermedio como era la licenciatura en Química en la Facultad de Ciencias. Le tocó vivir el reflujo del movimiento estudiantil universitario después de 1967 debido a la represión. Ha recordado en alguna ocasión como le impactó, a sus 17 años, la muerte del estudiante Enrique Ruano, a manos de la policía. Este dramático acontecimiento trajo consigo su politización antifranquista sesentayochista. Poco después de su licenciatura, tomó contacto con militantes de Convergencia Socialista Madrileña (Federación de Partidos Socialistas), como su amigo el también químico Jaime Lizzavetsky, que se integró en el PSOE en la primavera de 1977, en vísperas de las primeras elecciones generales.

Su cultura política, por tanto, fue plenamente universitaria, sesentayochista, como los miembros de otros grupos de la nueva oposición antifranquista, de inspiración socialista, como el Frente de Liberación Popular, el Partido Socialista Popular o formaciones socialistas en el País Valenciano o Cataluña.

Como doctorando, empezó a dar clases en el Colegio Universitario de Ciudad Real, para regresar al poco tiempo a la Universidad Complutense, llegando a ser responsable del colectivo de Profesores No Numerarios en el PSOE y participando en el grupo federal de Enseñanza del partido y en la Agrupación Socialista Universitaria (ASU). También realizó estancias postdoctorales en Montpellier y Constanza. Participó en la elaboración del programa educativo del PSOE para las elecciones de 1982.

Con la llegada del PSOE al gobierno, Carmina Virgili, catedrática de Ciencias y secretaria de Estado de Universidades e Investigación le reclutó para su gabinete. Accedió a la condición de profesor titular en 1984 gracias a la Ley de Reforma Universitaria del ministro José María Maravall, que establecía un mecanismo de “idoneidad” para el acceso de los docentes al funcionariado. Los PNN, ya doctores, que constituían la mayoría del profesorado de entonces, podían habilitarse presentando su curriculum sin necesidad de oposición.

En 1985, tras la salida de Emilio Lamo de Espinosa, fue nombrado Director General de Universidades, ascendiendo al puesto de secretario General en 1986, de Estado en 1988 ya en el ministerio de Javier Solana y a ministro de Educación en 1992. En esos diez años su capacidad negociadora le hizo participar en mesas con los colectivos de estudiantes o de profesores no numerarios.

Implicado en la acción de gobierno, se solidarizó con Joaquín Leguina, formando parte del llamado “clan de Chamartin” en las luchas entre renovadores y guerristas a comienzos de los años noventa.

Su acceso al núcleo de la política llegaría en la última legislatura de Felipe González a partir de 1993. Elegido diputado, fue nombrado ministro de la Presidencia y Portavoz del Gobierno, teniendo que afrontar una etapa de gobierno en minoría, acosado por escándalos de corrupción y una estrategia mediática de la “crispación”.

A partir de 1996, con la llegada del PP al gobierno, se responsabilizó de la política antiterrorista del PSOE, entrando a formar parte de la Ejecutiva un año después como secretario de Comunicación con Joaquín Almunia como secretario general. Con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 asumió la portavocía socialista en el Congreso de los Diputados.

Finalmente, regresó al gobierno en la primavera de 2006 como ministro del Interior, logrando el alto al fuego de ETA. En octubre de 2010, en plena crisis de la deuda, asumió la vicepresidencia del Gobierno, acumulando el puesto de portavoz y la cartera de Interior.

En una coyuntura especialmente difícil de fin del gobierno de Zapatero, se presentó como candidato socialista a la presidencia del gobierno en las elecciones de 2011, obteniendo 110 diputados, el peor resultado del PSOE hasta entonces. Unos meses después, en la primavera de 2012, accedió a la secretaría general del PSOE en 2012 con apenas una veintena de votos de diferencia frente a Carme Chacón. Contuvo la crisis socialista tras el 15 M, pero los malos resultados en las elecciones europeas de mayo de 2014, con el surgimiento de Podemos, le condujo a presentar la dimisión como líder del partido y de su puesto de diputado, que coincidió con el apoyo socialista a la sucesión en la corona a cargo de Felipe VI tras la abdicación del rey.

Tras más de treinta años de vida pública, regresó a la docencia en la Universidad Complutense, incorporándose también al consejo de Administración del diario El País hasta 2018.

No llegó a ser presidente del gobierno y fue un efímero secretario general del PSOE, pero seguramente ha sido el docente universitario socialista de mayor trascendencia en la Historia de la España actual.

Abdón Mateos

Abdón Mateos López (Madrid, 1960) es un historiador español. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid, dirige el Centro de Investigaciones Históricas de la Democracia Española y la revista semestral Historia del Presente. Fundador y presidente de la Asociación de Historiadores del Presente desde el año 2000.

Desde el año 2007 es responsable en la UNED de la Cátedra del exilio. En el año 2008 obtuvo la acreditación nacional de Catedrático de Historia Contemporánea. En el año 2009 obtuvo un segundo año sabático en Roma en la Universidad LUISS, financiado con la convocatoria nacional de Movilidad, y la Universidad de Las Palmas.

Actualmente dirige el proyecto de la Cátedra del Exilio (2011-16, patrocinado por el Banco de Santander) Emigrantes y exiliados en América después de la guerra civil. La construcción de una ciudadanía democrática, así como el proyecto de investigación del Ministerio (2012-16) "Historia del PSOE. Construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990".

Es secretario general de ASU en Madrid.

Ha publicado recientemente Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis (Madrid, Sílex, 2017)