#28A

¿Te acuerdas de Grecia?

En este país nos hacemos “expertos” de lo que toque en cada momento. Hace poco ha sido Venezuela, por cierto ¿qué está pasando ahora en Venezuela? porque después de que intentasen darle un golpe de estado a Maduro y no lo hayan conseguido, ha vuelto el apagón informativo. No está mal, porque al menos, así, no consumimos solamente una parte de las cosas que nos quieren meter en vena. Es evidente que la noticia es noticia si le interesa a quien nos la quiere colar. Porque cuando no cuela, ya no se habla del tema. Curioso, ¿no?

La cuestión es que ahora no se habla de Maduro ni de Guaidó porque han pillado al último intentando montar escándalos (como el supuesto incendio de los supuestos camiones que llevaban ayuda humanitaria a Venezuela). Finalmente se descubrió que los camiones podrían no llevar ayuda humanitaria, que en realidad fueron incendiados por guarimbas antes de entrar en Venezuela, y que precisamente las pandillas que habían sido las causantes de los altercados, exigían a la gente que trabaja para Guaidó que les pagase lo que les debían, o sea, que habían acordado por lo que parece, que todo fuera “como si” lo hubieran hecho otros, pagando bajo cuerda. Han pillado a Guaidó en esta y en otras, y ahora ya los medios prefieren no hablar del asunto para no seguir quedando en evidencia.

Pero no se preocupe, que aquí todos piensan que Maduro es terrible, que Guaidó es el salvador y que a Venezuela le hace falta que alguien la intervenga. Así nos lo cuentan y así algunos (muchos por desgracia) se lo quieren creer. No se preocupen, que cuando vengan a cortarnos las barbas a nosotros no habrá medio de comunicación que pueda explicarle lo que realmente suceda.

Hablando de intervenciones, ¿te acuerdas de Grecia?. Sí, ese país del que nos hicimos expertos hace ya unos tres veranos. Todos opinábamos sobre el OXI, sobre el referéndum. Sabíamos vida y milagros de Alexis Txipras, Pablo Iglesias aparecía con él en fotos (como ahora nos recuerdan las de Podemos en Venezuela). Varoufakis era el héroe y luego el demonio. Todos hablábamos de Grecia, de su rescate, de sus revueltas en las calles. Y de pronto: silencio. Absoluto silencio. Ya no volvimos a saber más de ellos salvo cuando alguna noticia de las muertes en el Mediterráneo enfocaba hacia allí. Pero poco más.

Ya ha pasado un año desde que Grecia superó el programa de rescate de los más severos que ha habido en este tiempo. Y hoy, ¿qué ocurre en Atenas? Pues que se ha convertido en una capital llena de inversores, según dicen. Con nuevos hoteles, con turistas por doquier (el años pasado fueron 33 millones de visitantes). Compañías como Thomas Cook y Wyndham Hotels están invirtiendo una fortuna en estas tierras.

Edificios demolidos que darán lugar a otros nuevos, porque los dueños griegos, según dicen, necesitan dinero y quieren alquilarlas rápido. Hay muchas casas nuevas, extranjeros que invierten allí después de que se hayan puesto los precios de saldo.

Los que echan el ojo son chinos, sobre todo. Persiguen visas doradas, que se han usado para atraer inversores (ojo que esto no sólo pasa en Grecia, pues en España, si tienes pasta te puedes agenciar un buen pac de derechos que vienen de regalo con propiedades). Si te dejas 250.000 euros en una vivienda en Grecia tienes un bonus de visado para cinco años. Pero los chinos no son los únicos que han sabido ver el negocio: turcos, rusos y perfiles de oriente medio están haciendo su agosto.

Los griegos no son tontos, claro, y rápidamente han dejado de tener los precios bajos para empezar a hinchar la burbuja. Ya están comenzando a subir los precios de las viviendas, lo que ocasiona que quienes realmente las necesitan, o sea, los griegos y griegas que han de vivir en algún lugar, no puedan pagarlas. Son las familias que se marchan en cuanto llegan a sus barrios las empresas demoledoras (literal y metafóricamente hablando).

De aquella caída de los precios de las viviendas en un 40% en 2010 hoy ya no queda casi nada. Dicen que el precio se ha “recuperado”, cuando en realidad es el eufemismo para decir que la burbuja se vuelve a alimentar. Después de la brutal crisis en la que muchísima gente lo ha perdido todo (trabajo, pensiones, ahorros), ahora la especulación inmobiliaria está suponiendo un falso balón de oxígeno para crear nuevos ricos, o a veces sencillamente supervivientes rentistas, que les permite poder hacer frente a las necesidades más básicas que el Estado ha dejado de proveer.

España, Grecia, Portugal, ¿recuerdas cuando nos llamaban PIGS (Cerdos)? Yo sí. Y se referían a nosotros como un laboratorio experimental para aplicarnos las doctrinas de shock: intervenirnos, comprarnos bienes públicos y dejarnos vendidos. Básicamente lo que le ha ocurrido a Grecia, y en la misma medida, a España. No hay más que darse cuenta de cómo funciona el asunto: crean una burbuja, la pinchan, te culpan, te recortan, te asfixian, te señalan y criminalizan, y después le venden lo de todos a los ricos que puedan pagarlo y a quien le dan todo tipo de trato y favor mientras aquí te eliminan pensiones, sanidad e infraestructuras.

No deberíamos olvidarnos de Grecia. Ni de Portugal. Tampoco de Venezuela. Pero de las de verdad, no de las que nos cuentan. Será la única manera de que aprendamos algo, y quizás, podamos salvar todavía algún que otro trasto.

Beatriz Talegón

Abogada.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px