¡Únete!

Eventos y curiosidades

Nuestra realidad está repleta de eventos y curiosidades. No debemos en ese camino entre la rutina y la sorpresa, alimentar sueños infundados y expectativas excesivas. Tenemos que superar los miedos, manteniendo claras nuestras ideas y apostando por nuestra felicidad presente y futura.

El mundo cambia a una velocidad de vértigo, y en este 2019 que acaba de comenzar tendremos de todo como en botica, cuestiones, esperadas y sabidas y otras sorprendentes e inimaginables en medio de este maremágnum continuaremos situados al borde de un precipicio.

La forma de hacer política en los últimos tiempos ha cambiado, entre otras cosas porque los agentes que la protagonizan son distintos. No vamos a hacer un análisis mundial, pero si nos detendremos más en nuestro País, España en apenas cinco años, desde aquel mayo de 2014 en el que PODEMOS sacaba cinco escaños en el Parlamento Europeo, muchas cosas no son como eran.

Algo iba ser distinto a partir de entonces, las cosas habían cambiado, y ya que en Junio de 2015, el Congreso de los Diputados se había fragmentado en cuatro grandes bloques, más los nacionalismos periféricos. Eso obligaba a otra dialéctica distinta, que dónde antes la negociación era entre dos, ahora se ampliaba en función de las situaciones a tres y cuatro opciones, e incluso cuando eran dos, podían no ser los de siempre y ya no eran los de antes.

Como todo se puede hacer más complicado, realmente así sucedió, y las últimas Elecciones Andaluzas, han sido la más viva muestra de que las cosas pueden llegar a ser más complejas. Y así ha sucedido de un bipartidismo, reproducción de las democracias tradicionales, hemos pasado a un pentapartido.

De pronto y de forma impulsiva, casi inesperada, la ultraderecha, que llevaba mucho tiempo, diciendo que estamos aquí, ha pasado a ser de una fuerza extraparlamentaria a formar parte de quienes están y quieren decidir. Quienes ayer estaban tranquilos, porque pensaban que estos muchachos y muchachas continuarían dentro de las filas del PP, hoy se sienten preocupados , porque han acaparado la agenda política desde el pasado 2 de Diciembre de 2018.

Pero todo llega a su fin, y como ocurre en todo el mundo y particularmente en Europa, han ido ocupando mayor espacio político y en algunos países forman parte de sus gobiernos. Los mapas políticos no solo se han transformado sino se han reconvertido en un camino que va desde el diálogo al enfrentamiento y de los derechos que creíamos consolidados a un retroceso.

Son momentos en los que el mundo que más influye en nosotros, no es el que vemos ni el que imaginamos, sino el que nos construyen virtualmente y a medida, para que nos sintamos más satisfechos. Son espacios en los que domina la mentira a secas o como nos gusta decir ahora la posverdad.

Todo ahora es digital, de tal manera que si por un momento se cayera la red, se bloquearían países enteros, las bolsas, los poderes financieros o los transportes urbanos e interurbanos por citar solamente algunos ejemplos.

Uno de los grandes problemas que nos debemos plantear de cara al futuro, es hasta cuando el trabajo, tal y como todavía lo concebimos será necesario. En qué momento las máquinas y la robótica, no sustituirán a lo que nosotros estamos haciendo ahora.

Otra de las grandes cuestiones que se nos plantea, ¿Cómo es posible que cada vez, haya mayores brechas y desigualdades, más pobres y más ricos, si no hemos terminado una crisis y ya nos están anunciado la siguiente, provocando grandes desesperanzas y enormes frustraciones?

Tenemos un tiempo por delante de mucho ruido político, en el que VOX ha logrado su propósito y es hacerse visible y capitalizar el debate sobre las barbaridades que proponen. En este mercadeo impresentable, intolerable e inadmisible, el PP le sigue el juego y se sienta con los de Abascal en Madrid, para negociar a toda costa que Juanma Moreno, el gran ausente e invisible, pueda ser investido Presidente. Los intereses y los problemas de Andalucía no existen, solo quieren echar al PSOE.

Hemos de mantener la cabeza bien fría y el conjunto de los demócratas españoles, tenemos que situar los intereses de nuestro País por encima de cualquier estrategia partidaria que intente lograr un puñado de votos a costa de sacrificarnos todos. No puede admitirse este intento de VOX de querer retrotraernos a épocas no democráticas y recorte de libertades.

El 2019 será un año cargado de Elecciones , a falta de despejar en la bola mágica del Presidente Sánchez para cuando convocará las Generales , si en marzo, en el súper domingo de mayo, en otoño, o aguantará hasta el 2020, si al final consigue sacar los Presupuestos. De momento los llevará a probación del Consejo de Ministros, para iniciar su tramitación.

Mientras asistiremos al Juicio de los encarcelados por el procés catalán, a una gradual derechización del PP y CIUDADANOS, el PSOE intentará recuperar la Agenda Social, PODEMOS continuará en la búsqueda de encontrar su verdadero espacio en caída libre, y liberándose de la obsesión de darle el sorpasso a los socialistas, y VOX aprovechará la ola favorable y la torpeza del resto de la derecha para hacerse con un hueco en el panorama político.

Habremos de ir con sumo cuidado, ya que teniendo en cuenta que cuanto más los satanicen y victimicen más crecerá “el monstruo”, e intentan imitarles en lugar de atraer a su electorado con propuestas propias. Lo cierto es que su intención es quedarse y ocupar el mayor espacio posible.

En el plano internacional, es muy probable que China avance con lentitud y seguridad para consolidarse como la gran potencia que ya es. Trump y Putín seguirán ofreciéndonos espectáculos de espionajes y contraespionajes, no sabemos muy bien quien nos pondrá más en peligro en menos tiempo.

Apuestas de todos los colores hay sobre cómo terminará la triste aventura que el Reino Unido emprendió con el Brexit, y en nuestro caso cabe preguntarse ¿Cómo afectará a los trabajadores españoles en Gibraltar? ¿De qué manera incidirá en los españoles que trabajan y viven en Gran Bretaña o a los muchos jubilados ingleses que tienen su residencia en nuestro País? Europa no parece que pase por uno de sus mejores momentos y habrá relevos importantes como en Alemania con la salida de Angela Merkel y en Francia con la fragilidad política de Emmanuel Macron.

En todo el mundo resulta preocupante, cómo evolucionará el fenómeno de los populismos, que en algunos casos están asumiendo el Gobierno de Países tan importantes económicamente como Brasil, como es el caso de Jair Bolsonaro.

Volviendo a nuestro país, España, será un año de contrastes, en el que frente a la subida de salarios y pensiones, tendremos servicios básicos al alza y mayor presión fiscal, revalidaremos la revolución feminista del último 9 de Marzo, y frente al espíritu dialogante del que está haciendo gala el Gobierno de Pedro Sánchez, el señor Quim Torra, continua erre que erre a situar a Cataluña fuera con esa llamada a rebelarse ante la injusticia.

Jugar a las adivinanzas no es un ejercicio recomendable, hacer pronósticos de futuro son bastante arriesgados, por tanto ante 2019, seamos leales a nosotros mismos, prudentes en nuestras valoraciones y serenos en la búsqueda de soluciones.