La provocación

Cuando este artículo vea la luz ya se habrá celebrado el Consejo de Ministros del 21 de diciembre en Barcelona. Cuando escribo esto todavía no sé si ha habido muchos o pocos disturbios o si los ha habido, pero sí sé que, a lo largo de los días previos, el debate sobre la oportunidad de la reunión en Barcelona ha ocupado la atención de informativos y opinadores.

La verdad es que el panorama está muy revuelto, excesivamente revuelto, diría yo. Los independentistas consideran una provocación el hecho de que el Gobierno de España se reúna en Barcelona cuando tienen a algunos de sus dirigentes en la cárcel y otros en lo que consideran el exilio.

Si al gobierno de Pedro Sánchez hay que reconocerle algo es, entre muchas otras cosas, la voluntad de establecer un diálogo sincero y productivo con el Govern de la Generalitat. Y el diálogo debería crear un clima que propiciara una negociación para llegar a un acuerdo.

Desde mi punto de vista la reunión en Barcelona no sólo no es una provocación, sino todo lo contrario, un gesto de proximidad y una vía de solución de los graves problemas que hoy tenemos planteados.

Hoy, el actual Govern es algo así como el Doctor Jekill y Mister Hyde. Cuando manda la personalidad del Dr. Jekill veo un Govern con ganas de gobernar, de llegar a acuerdos sobre temas que afectan a la vida cotidiana de los catalanes como las infraestructuras, la nueva economía, la sanidad o las políticas sociales. Sus planteamientos no siempre son acertados pero la voluntad de contrastar y acordar existe.

Cuando es el Señor Hyde la actitud que manda es completamente distinta. Desaparece la voluntad de dialogar y aparecen las grandes palabras como “libertad”, “democracia” o “república”. El integrismo se hace patente, la gesticulación sube de tono y las soluciones se alejan.

Es imprescindible que los sectores moderados del independentismo tomen el mando y aprovechen la oportunidad de oro que les ofrece la existencia de un gobierno como el del presidente Sánchez para explorar nuevos caminos de diálogo desde la sinceridad y la lealtad mutuas.

Y, evidentemente, es imprescindible actuar en el marco de la legalidad que hemos construido democráticamente entre todos en estos años que han sido los más exitosos de nuestra historia. Las leyes, incluida la Constitución, se pueden y deben cambiar pero siempre desde el ejercicio escrupuloso de la práctica democrática.

Los radicalismos basados en la violencia física o verbal deben ser aislados antes de que sea demasiado tarde porque la historia nos ha enseñado a través de durísimas lecciones que cuando esos radicalismos crecen disminuye y acaba desapareciendo la inteligencia que nos garantiza ser seres civilizados en el sentido amplio de la palabra. Las amenazas y actuaciones violentas de los llamados CDR deben ser desautorizadas y denunciadas por el propio mundo del independentismo y de la sociedad en general.

Y las derechas, PP y Ciudadanos, harían bien en denunciar los planteamientos de ese forúnculo llamado Vox que nos quiere devolver a los años 30 del siglo pasado en vez de hacerle seguidismo y reírle las gracias. La humanidad ya ha estado en sus garras y conocemos los trágicos resultados.

Pere Navarro

Miembro del Comité Federal del PSOE, delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona y licenciado en Biología por la UAB. Fue alcalde de Terrassa entre 2002 y 2012, primer secretario del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC)entre 2011 y 2014, diputado del Parlament de Catalunya y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). A lo largo de su carrera profesional ha desarrollado distintos cargos de dirección como presidente del consorcio Localret y presidente del Fons Català de Cooperació al Desenvolupament. En 2013 la Fundación City Mayors lo incluyó en la lista de los mejores alcaldes del mundo.

1°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 11.27 km/h

  • 03 Ene 2019 11°C -3°C
  • 04 Ene 2019 8°C -5°C
Banner 468 x 60 px