SUSCRÍBETE

El Valle de los Caídos catalán

El diario El Periódico de Catalunya recordaba en su edición del pasado 14 de agosto que la “República Catalana” virtual que vivimos sigue atesorando monumentos del fascismo español, como ese monolito de Tortosa, “que el Parlament aprobó retirar hace dos años y medio pero que sigue en pie después de que un referéndum en el municipio defendiera la continuidad de este monumento conmemorativo de la batalla del Ebro”. Tortosa es un municipio gobernado conjuntamente por el PDCat (partido sucesor de la pujolista CDC) y por ERC.

Hay casos incluso peores. Sin ir más lejos, la montaña sagrada del nacionalismo catalán, Montserrat, acoge una cripta-mausoleo donde hay enterrados 319 combatientes del llamado “Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat”, formado íntegramente por catalanes (en su mayoría carlistas) que se unieron al alzamiento franquista. Frente a la cripta hay una escultura de bronce representando a un requeté malherido con la mirada dirigida al monasterio montserratino y una placa con la inscripción "Recuerda su ejemplo y sacrificio. Tercio de Requetés Nuestra Señora de Montserrat. 1936-1939".

Dice el diario barcelonés que “el lugar se ha convertido en punto de encuentro de nostálgicos; en estas reuniones se han podido escuchar encendidos discursos” dados por algún que otro reputado carlista catalán en los encuentros que al menos una vez al año celebra allí la Hermandad de ex Combatientes de dicho Tercio, según denunciaba recientemente un portavoz del PSC, partido que ha presentado en el Parlament de Catalunya una propuesta de resolución para que se retire el monumento, que en diversas inscripciones grabadas sobre él ensalza y hace apología del carlismo y del franquismo.

La propuesta del PSC sin embargo se queda muy corta, como suele ocurrir en estos casos, ya que exhorta a “conservar y museizar tanto el monumento como los otros elementos que pudieran ser retirados de ese entorno para la adecuación de este a la legislación en materia de memoria histórica, si los informes técnicos correspondientes avalan el interés histórico o artístico de ambos elementos". Es decir, propone un ejercicio cosmético de retirada de los símbolos más evidentes del monumento pero conservando éste en lo esencial así como los restos de los combatientes allí depositados, que permanecerían en la cripta sin ser exhumados ni trasladados. La verdad es que no se entiende tal posición si realmente se quiere evitar el peregrinaje de fascistas al lugar.

Lo más curioso del asunto es que la propuesta de los socialistas catalanes fue registrada en el Parlament el día 10 de julio pasado, es decir hace casi mes y medio, y a pesar de ello nuestras dignas autoridades soberanistas todavía no han dicho ni mu sobre el asunto. Ni se ha fijado fecha para la discusión parlamentaria si procede de la propuesta, ni se han pronunciado en público sobre su contenido. Y es que como es sabido, las instituciones catalanas tienen cosas más importantes que hacer este verano que el atender a la desfascistización de su territorio, cual es generar absurdas polémicas sobre si poner o quitar lacitos amarillos es motivo de sanción penal o no (!) o preparar fastuosas manifestaciones para el otoño próximo en conmemoración del 11 de Septiembre, del primer aniversario de la República Catalana, de la huida de Puigdemont y acólitos o de la fecha en que Guifré el Pilós decidió dejarse barba.

Al parecer, tener un Valle de los Caídos en Montserrat no molesta a nuestros soberanistas. Cosas veredes.

Joaquim Pisa

Escritor. Ha publicado varios libros sobre literatura de viajes, investigación en historia local y memoria colectiva contemporánea. Algunos de sus títulos son “Un castillo en la niebla.Tras las huellas del deportado Mariano Carilla Albalá” (sobre la deportación de republicanos españoles a los campos de exterminio nazis), “Las cenizas del sueño eterno. Lanaja, 1936-1948. Guerra, postguerra y represión franquista en el Aragón rural” (sobre la represión franquista), y la novela “El cierzo y las luces” (sobre la Ilustración y el siglo XVIII).

Banner 468 x 60 px