SUSCRÍBETE

Respeto democrático

Cualquiera de nuestras sociedades más avanzadas democráticamente asimilan cualquier cambio dentro del respeto a las leyes, sin grandes conflictos y con un enorme respeto a todos los actores, sin sacar los pies del plato y sabiendo cual el papel que ha de jugar cada uno, pero colocando siempre los intereses generales por encima de los particulares.

Nuestro País, España, ha demostrado estar preparado para cualquier cambio democrático, por encima de cualquier otro, partidario, individual o colectivo. Una vez hemos demostrado que somos un pueblo sabio y maduro, y en el que la alternancia en el poder resulta un ejercicio que no provoca, ni desestabilizaciones ni conflictos, lejos de voces agoreras y reaccionarias.

Tal vez sería el momento de recordar, con todo el respeto, las palabras de Mariano Rajoy en su despedida cuando tras la celebración del Comité Ejecutivo del PP, pensaba que había llegado el momento final y afirmaba que “El Partido Popular, ha de seguir avanzando bajo el liderazgo de otras personas. Es lo mejor para mí, para el PP y para España”.

En las dos últimas semanas si ha habido una noticia estrella, esa ha sido el nuevo Consejo de Ministras y Ministros de Pedro Sánchez. Hay que reconocer la maestría del nuevo Presidente, en el que en principio no confiaban ni algunos de los suyos. Ha habido un aprobado general, a un Ejecutivo que ha sido acogido con esperanza e ilusión por la inmensa mayoría de la población.

Así lo hacen ver los distintos barómetros y encuestas, incluso las realizadas al calor conservador. Por tanto atrás quedan todo tipo de descalificaciones sobre lo que podía ser el Gobierno de Sánchez, y que iba desde temerario hasta Frankenstein.

Incluso hay encuestas que sitúan al PSOE como partido más votado, a Pedro Sánchez como el líder más valorado y un cierto giro de la opinión pública hacia el bipartidismo. Lo cierto es que es el momento, en el que todos tenemos que echarle ganas y demostrar nuestro patriotismo.

España ha puesto de manifiesto, una vez más su madurez democrática, realizando un cambio en días, tras una moción de censura, y sin que las entrañas de la administración se resquebrajaran ni resintieran. Hemos demostrado ante el mundo que somos un País de primera y sin complejos.

A lo largo de estos días se ha dicho de todo sobre el nuevo Gobierno y cada uno de sus integrantes, por tanto no voy a incurrir en la redundancia ni en la repetición, pero si me van a permitir que realice mi particular análisis sobre este sorprendente cambio.

Con todo el respeto democrático, era una situación deseada y esperada por gran parte de la sociedad, diría que por higiene democrática, necesaria, porque estábamos en un bucle entre la corrupción, la parálisis y la desesperación.

Una nueva situación da para todo tipo de reacciones, desde quien no sabe ganar o los que no son capaces de asimilar que han perdido, y han de modificar sus posiciones y estrategias. Y en esta nueva ventana de aire fresco que se abre a una nueva etapa de esperanza para la ciudadanía de la mano del PSOE y es el epílogo para el gobierno del PP.

No se le puede escatimar ni un solo gramo de legitimidad al nuevo Gobierno, que combina talento y experiencia y supone una apuesta clara por el feminismo y el europeísmo. Que en el poco tiempo que lleva, apenas la toma de posesión y el primer Consejo de Ministros de contacto ha dejado claro que es como dice su Vicepresidenta Carmen Calvo, un equipo con “Muchas ganas de hacer cosas” que “Convocar elecciones de inmediato sería tomarle el pelo a los ciudadanos” y que “No hay pactos ocultos con los independentistas, ninguno".

“Este es el gobierno de España, con todos sus perejiles, sin periodo de gracia, no de cien sino de un solo día... El PP, ya está pidiendo su comparecencia y un debate sobre el Estado de la Nación. Además de una falta de respeto democrático, nos parece poco inteligente políticamente, porque si lo celebraremos pondríamos de manifiesto la herencia de injusticia y desigualdad que nos deja a España el ejecutivo de Mariano Rajoy.

No ha dejado indiferente ni a propios ni a extraños, y nadie le puede discutir competencia en las tareas que venían realizando. Es un Gobierno del que habla todo el mundo, la mayoría bien, el que más mujeres porcentualmente tiene. Un gobierno que ha dado ante el mundo desarrollado y particularmente ante Europa, una gran muestra de solidaridad acogiendo en Valencia al “Aquarius” con 630 inmigrantes.

También en su primera reunión desde que Pedro Sánchez es Presidente del Gobierno, El Pacto de Toledo ha llegado a un acuerdo de mínimos en lo que respecta a la revisión de las pensiones, tras la pérdida del poder adquisitivo en los años de mandato del PP, y es que durante los años de crecimiento económico subirán, al menos, lo mismo que el IPC:

Da la impresión que nuestro estado de ánimo ha cambiado. Ahora todos estaremos pendientes de la forma de gobernar del Ejecutivo de Pedro Sánchez, de que son gente excepcional y preparada, pero a la vez normales y cercanos, que les preocupan las mimas cosas que a nosotros. Una vez más se cumplirá la tradición, que los grandes logros de este País, se consiguen durante los periodos de gobierno socialista.

No han faltado críticas, incluso antes de que tomaran posesión, así Pablo iglesias, le pasa factura de su apoyo, el PP le reprocha el incremento de Ministerios y están molestos por el aplazamiento de la sesión de control, ¡De locura! Decisión tomada por todos los grupos a excepción de los populares y CIUDADANOS, le gusta el perfil, incluso se apunta el mérito, pero quiere saber el Plan del Gobierno y continúa con la cantinela de e elecciones anticipadas.

El líder de los morados y del círculo Pablo Iglesias, ha de asumir que según se reconoce en un documento interno genera miedo y no es nada atractivo para los jóvenes. Así que o cambian el disco o cada vez estarán más fuera de la escena como “lo que pudo haber sido y no fue”.

Por eso me gusta que el principio inspirador de este Gobierno sea la igualdad y la lucha contra la discriminación, y que el mecanismo esencial de funcionamiento sea el consenso, la negociación y el pacto, tanto en la relación con los grupos políticos, como con las organizaciones sociales y colectivos ciudadanos.

Me gustaría terminar esta reflexión reivindicando como demócrata, ciudadano de izquierdas y socialista, el sentirme tan patriota como el que más, y que el ser algecireño, campogibraltareño, gaditano, andaluz y español, no me impide ser ciudadano del mundo. Estoy seguro que estas ministras y ministros del Gobierno de España, harán su trabajo con honestidad, dedicación y entrega.

Banner 468 x 60 px