Todo es política

Esta mañana me llegaban unas declaraciones de la Señora Arrimadas. Parece ser que ha dicho que cortar una carretera por parte de los CDR tiene intencionalidad política. Y ha ido más allá cuando ha dicho algo así como que "Si cortas carreteras con fines políticos, estás usando violencia”.

¿Por dónde empezar?

De su afirmación se deduce que la violencia deriva del objetivo, del fin político de una protesta, no del hecho en sí de que las acciones sean o no violentas. Es como decir que si sales a la calle y gritas, por lo que sea, no es violento; pero si gritas algo con fines políticos, entonces ya sí eres violento. Absurdo.

Cortar una carretera es, ni más ni menos, que una manera de protesta. La que se ha venido utilizando por los sindicatos durante toda la vida. Los de aquí, los de allí, los de más allá. Que se lo pregunten a los franceses. Es una manera efectiva para que un mensaje llegue a mucha gente, precisamente por los inconvenientes que ocasiona. Ya, ya lo sé, hay quien piensa que las manifestaciones deberían hacerse en lugares especialmente destinados para ello: “manifestódromos, gritódromos” o como quiera usted llamarlos. Esperanza Aguirre ya lo dijo en su día, animando a que la gente se concentrase a soltar su rabia contra lo que considerasen injusto en algún lugar retirado para que no molestasen.

¿Dónde queda entonces el derecho a manifestarse? ¿El derecho a discrepar? ¿El derecho a que seamos demócratas? Porque quizás nadie se esté planteando (en Ciudadanos y en el PP, fundamentalmente, aunque también esto le afecta al PSC y al PSOE, claro), que la gracia de respetar opiniones está, precisamente, en que esas opiniones sean contrarias a las suyas. Incluso, tangencialmente contrarias. Sí. Ahí radica la grandeza de la libertad de opinión y de expresión. Porque si solamente se va a permitir opinar lo que al gobierno le parezca, entonces ya no habrá libertad. Me parece increíble estar teniendo que escribir esto, tenerlo que explicar, pero viendo lo visto, habrá que hacerlo. Además es necesario pararse a pensar para que se entienda cada frase, poniendo ejemplos muy sencillos viendo el nivel de voluntad de comprensión que demuestran algunas personas.

Cortar una carretera es, sencillamente, cortar una carretera. Lógicamente si no es por un accidente, se debe muy probablemente a protestas ciudadanas. De ahí a considerarlo violencia hay un recorrido, en mi opinión. Debería conocer un poquito más la señora Arrimadas la Historia. Quizás le pareciera violento también a esta mujer que las feministas quemasen en su día los sujetadores. Oh, radicales…. violentas… ¿Quemar un sujetador? ¿Qué querían decir con esto exactamente? ¿Querían amenazar con su violencia a alguien? Bueno, ya lo sé, es que explicarle a Arrimadas que en toda protesta, en toda defensa de unas ideas, hay política es algo que se hace urgente viendo sus declaraciones.

Porque, Inés, TODO, absolutamente TODO en esta vida es política. Desde que te levantas hasta que te acuestas todo lo que sucede en tu día a día está directamente influido por decisiones políticas. Y no, no te asustes, que la política no es mala.

Yo entiendo que tengas un concepto lamentable de la política, y es que es lógico: la mayoría de los agentes políticos resultan ahora un tanto desconcertantes. Tanta corrupción y tanta mentira, tanta mala leche hace de la política algo difícil de digerir. Pero no te preocupes, Inés. También hay políticos dignos que defienden ideas, defienden proyectos y que son honrados. No te agobies que la política no es mala. Creo que deberías dedicarte a ella, seguro que te apasionaría.

Sería mucho mejor que hicieras política, a que confundieras las cosas, como en mi impresión haces continuamente: violencia no es protestar; terrorismo no es organizarse pacíficamente para defender derechos; y puestos a aclarar conceptos: la mayoría social catalana no te ha votado. Es complicado, supongo: pero ser la lista más votada no significa que hables en nombre de la mayoría. No, Inés, la mayoría en Cataluña está representada en el bloque soberanista. Por mucha rabia que te dé. Lo mismo ocurre en España, no te lo tomes por lo personal: la mayoría de los españoles y españolas no hemos votado al Partido Popular, y sin embargo han sido la lista más votada. Es más, iré más allá: la mayoría social española NO ha votado al Partido Popular. de la misma manera que la mayoría social de Cataluña no le ha votado a usted.

Abogada.