HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Un visitante incómodo


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)
Ilustración de Fito Vázquez Ilustración de Fito Vázquez

'Hasta el virus ha mantenido las distancias por razones de salud pública'.

Al final se ha ido, pero anuncia que pronto volverá como regatista y en su calidad de rey emérito. Lo ha hecho con la actitud desafiante de quién considera que está recibiendo un trato injusto, porque según su criterio no ha hecho nada reprobable. Al parecer lo considera una justa retribución a sus altos servicios. Por tanto, sin dar explicaciones ni asumir ninguna responsabilidad y mucho menos reparar las consecuencias de los actos que provocaron su escandalosa salida.

Muy al contrario, se ha ido dejando de nuevo en el ambiente un aire de reivindicación de su figura, convencido de aquello de que España sigue siendo Juancarlista, y de reproche frente al gobierno y los partidos más o menos republicanos, pero también frente al jefe del Estado el rey Felipe Vl, que decidió en defensa propia guardar una prudente distancia de los oscuros negocios del emérito.

No en vano, en su breve estancia ha sido jaleado por unos pocos que coinciden en que las comisiones formaban parte de la retribución por su labor y el dinero oculto en paraísos fiscales de su rango real, arropado y defendido sin matices por una derecha que ha terminado haciendo un balance favorable, entre su aportación positiva en la Transición, frente a algunos errores menores en el tramo final de su reinado, que no justifican siquiera la exigencia de explicaciones. Una derecha que se ha lanzado en tromba al cierre de filas en torno a la persona del emérito, patrimonializando la monarquía y situando cualquier crítica, y con ello a las dos terceras partes de los españoles al margen de la Constitución. Echando con ello más sal en las heridas de la monarquía y de la Constitución.

Una visita que muy por el contrario ha sido criticada por el gobierno, la izquierda y los nacionalistas por no dar explicaciones ni asumir responsabilidades del tráfico de influencias, el cobro de comisiones y su ocultación y fraude fiscal.

A tenor de las encuestas, la mayoría de los ciudadanos aunque han asistido a la publicidad machacona y en muchos casos reivindicativa y almibarada de los medios de los medios de comunicación de la derecha, trasmutados algunos de ellos en prensa rosa, sin embargo han mostrado un escaso interés por el visitante, manteniendo una crítica muy mayoritaria a sus oscuros manejos al calor de su papel de jefe del Estado y también ahora por el flaco favor que supone su falta de discreción, tanto para su hijo como jefe del Estado, como para la propia institución monárquica.

Es la demostración palpable que tampoco la campaña de la asociación Concordia Real Española, ha logrado convencer con sus cuentas del Gran Capitán de ingentes inversiones y empleos, a cambio de unas pocas mordidas, más que a la minoría cortesana que ya estaba convencida de antemano.

Por eso mismo, la recepción del rey Felipe VI, con la que ha culminado la visita, ha sido tan privada como fría y distante, alejada de los focos y sin foto de familia, destacando en el aséptico comunicado final, después de referir una larga conversación, que la abrupta salida de España fue una decisión personal del rey emérito y que su actual permanencia en el extranjero también lo es. En definitiva, que si no vuelve es porque no quiere o porque no le interesa.

Ese podría ser el resumen de la breve visita del rey emérito, en la que ha incumplido todos sus compromisos, por supuesto los éticos sobre los regalos y los viajes, y también los de discreción y privacidad en defensa de la institución. Todo para seguir reivindicando su propia figura, aunque suponga enturbiar la imagen de España y tarea de su hijo como jefe de Estado.

Hasta el virus ha mantenido las distancias por razones de salud pública.

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider