HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Las tentaciones de la carne en precampaña electoral


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Las declaraciones del ministro de consumo Alberto Garzón en relación al peligro que suponen las macrogranjas, tanto para la calidad alimentaria, como para el medio ambiente y el despoblamiento rural, y en consecuencia de la necesidad de reconducirlo hacia un modelo extensivo y sostenible, forman parte no solo del programa de la estrategia europea sino también de la estrategia del gobierno español para 2050 y de las iniciativas de los gobiernos de las CCAA más afectadas, y asimismo de las preocupaciones de una gran mayoría de la opinión pública, no solo la española sino también de la europea.

Un proceso de intensificación de la agricultura y ganadería modernas que se ha acelerado vertiginosamente en las últimas décadas hasta cambiar la propia naturaleza de las explotaciones familiares con base tierra a macrogranjas industriales para la exportación en un proceso acelerado de uberización, que ha venido provocando en fechas recientes el rechazo de los municipios afectados y medidas de moratoria de nuevas macrogranjas por parte de las CCAA .

Otra cosa es su manipulación por parte de los sectores interesados y en particular por parte de la derecha, con el objetivo de enfrentar al gobierno con el conjunto del sector primario, en plena precampaña electoral primero en Castilla y León, a continuación en Andalucía y a mediados del próximo año en las próximas elecciones autonómicas y municipales.

Si no fuera este el contexto preelectoral, estas declaraciones no hubieran tenido tamaña repercusión y mucho menos hubieran generado un encendida polémica con peticiones de dimisión incluidas y últimamente con un debate público entre los ministros de uno y otro color dentro del gobierno de coalición.

Porque para la derecha el ministro Garzón y su ministerio de consumo se ha convertido en su nuevo oscuro objeto de sus obsesiones contra la participación de UP en el gobierno de coalición después de la salida voluntaria de Pablo Iglesias de la vicepresidencia. Y lo es por ser el coordinador de IU quien ostenta el cargo de ministro, pero también por las características de un ministerio de nueva creación, para la derecha un ministerio vacío, que según ellos se entromete en la 'libertad' de consumo de los ciudadanos. La verdadera libertad, a tenor del discurso la presidenta de la Comunidad de Madrid a lo largo de la pandemia. Poco importa que en su origen esté una zoonosis provocada por el mismo modelo alimentario.

Para ello basta con recordar la oposición frontal de la derecha a la ley que establece la prohibición del tabaco en los locales públicos en la línea de la mayoría de los países europeos, como tampoco sus burlas de algunos de sus más significativos dirigentes ante los intentos, estos fallidos, de reducir el consumo de alcohol o más recientemente las carnes rojas en la dieta de los españoles, así como su rechazo a las restricciones a la publicidad y los impuestos encaminados a reducir las bebidas azucaradas, la bollería industrial y las grasas saturadas en particular entre los niños. Si a todo ello le añadimos los tópicos reaccionarios sobre el comunismo asimilado a hambre y piojos, que han vuelto de la dictadura franquista de la mano de la ultraderecha, no es de extrañar que alguno de sus representantes parlamentarios hayan rebasado una vez más la descalificación personal para entrar de lleno en el territorio de los insultos.

Sin embargo, lo inesperado ha sido el agravamiento del desencuentro en el seno del propio gobierno entre los ministros de uno y otro partido, después de que inicialmente las voces críticas se limitaran a determinados presidentes autonómicos, que tampoco habían sido precisamente entusiastas partidarios del acuerdo de coalición. Un desacuerdo más que si bien no ponen cuestión la estabilidad del gobierno, produce inquietud y desafección entre los votantes. También aquí la clave es sin lugar a dudas electoral, por eso habrá que ser muy cuidadosos para movilizar al electorado de cada cual sin debilitar aún más la imagen, a veces conflictiva, de un gobierno que como muestra una encuesta reciente, en palabras de su directora 'lo hace bien pero cae mal'.

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider