Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Los chivos expiatorios de Díaz Ayuso en la pandemia

Una vez más, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, castiga a la ciudadanía, con afirmaciones que no pueden dejar de calificarse como peligrosas, además de inciertas, siempre con el objetivo de no asumir la desastrosa gestión que está realizando su Gobierno de la tragedia de la pandemia en esta Comunidad.

Así es, al parecer, la pandemia se dispara por la forma que tienen los inmigrantes de vivir, por las condiciones de habitabilidad de los distritos y barrios del sur de Madrid, es decir, los más pobres.

En una palabra, ya hemos encontrado un chivo expiatorio ante una crisis sanitaria tan grave, algo nada nuevo, en realidad, porque ya se viene haciendo desde la Antigüedad y la Edad Media. Ya se sabe, en tiempos de la peste negra los judíos fueron acusados de envenenar los pozos, y se calentó el clima antisemita en plena crisis bajomedieval. Ahora, en 2020 son los inmigrantes que viven todos juntos los que disparan los contagios.

Es inaudito, y más que toda una presidenta de una Comunidad Autónoma haga un discurso que pueda ser interpretado por algunos ciudadanos, en terreno abonado de populismo de extrema derecha, para justificar la realización de actos racistas y/o xenófobos, como el que vivimos en el Metro de la capital. En vez de estar a la altura de las circunstancias, buscamos culpables fuera.

En la primera parte de la pandemia el responsable de todos los males fue el Gobierno de la Nación, algo que no parecía cierto, pero que podría llegar a ser, en parte, entendible en el fragor político, aunque tampoco parecía muy adecuado ante una tragedia en la que se murieron tantas personas, pero ahora los culpables son los más desfavorecidos, afortunadamente, extranjeros, contra los que se puede cargar con total impunidad.

Lamentable, e insistimos, peligroso.