HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La política en la montaña rusa


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

(Pirotecnia política en tiempo de catástrofes)

Con la aprobación del presupuesto, el gobierno se ha asegurado la perspectiva de estabilidad parlamentaria en el año final de la legislatura, sin embargo, de forma inesperada, se ha abierto la caja de los truenos de la pirotecnia política afectando a varios de los ministerios claves del gobierno, como son entre otros los ministerios de Igualdad e Interior.

En pocos días, la gestión por parte del ministerio de Igualdad de la ley integral del sí es sí, que incorpora un nuevo enfoque integral imprescindible para consolidar el principio del consentimiento sexual, se ha visto sumergida en la corriente dominante del populismo punitivo, enfrentada a las distintas interpretaciones de audiencias, jueces y fiscales y sometida a un goteo de rebaja de penas y de alguna que otra excarcelación, con el consiguiente escándalo mediático. Ahora, amplificado con el malentendido provocado por la denuncia de la ministra Montero en el Congreso de los diputados de las campañas publicitarias como parte de la llamada cultura de la violación, se ha acentuado la descalificación de la ley y el linchamiento personal de la ministra Ministra por parte de la derecha, dejándola así en situación de debilidad.

Por otra parte, la tragedia ocurrida en la valla de Melilla y el empecinamiento por parte del ministro de interior en negar muerte alguna en territorio español con el objetivo de proteger su gestión, las siempre difíciles relaciones con el reino de Marruecos y la actuación de la guardia civil, sin embargo han dejado en evidencia al ministro y al gobierno en su conjunto con respecto a su bandera de respeto de los derechos humanos de los migrantes en temas como la garantía del derecho de asilo en las devoluciones en caliente o la denegación de auxilio a los heridos, sea cual sea el lado de la valla donde éstos se encuentren.

Además, en el momento en que por tercer mes se consolida la moderación de la inflación y se aprueba el incremento de las pensiones para así cumplir con el compromiso de su revalorización, sin casi dar tiempo a su conocimiento y valoración por los ciudadanos, el ministerio de Seguridad Social propone a la mesa de concertación social ampliar el periodo de cómputo provocando con ello el desacuerdo inicial del  ministerio de Trabajo y de los agentes sociales. Se adelantan así las diferencias sobre la segunda reforma de las pensiones, empañando el triunfo que ha significado la revalorización, sin tiempo siquiera para poner en evidencia la oposición vergonzante de la derecha.

En definitiva, el gobierno compartido en vez de aprovechar el momento en que aparecen sus fortalezas, ha cometido errores de gestión que muestran sus debilidades. Todo como consecuencia de una dinámica cada vez más acelerada, primero de compartimentalización y ahora de división entre los respectivos ministerios, aumentando sus diferencias internas, dificultando los futuros acuerdos y reforzando como consecuencia la capacidad dirimente y la exposición del presidente al borde de un año eminentemente electoral. Una oportunidad para exhibir seguridad en que por el contrario se muestran debilidades.

En el otro lado del espectro político, la pérdida de impulso en las encuestas ha obligado a la oposición de derechas a abandonar el hasta ahora monotema de la inflación y la profecía de una inminente recesión y ruina España, que no solo no se cumple sino que por el contrario mantiene un crecimiento sólido en la economía y el empleo. Por eso la derecha ha cambiado de registro para sobreactuar en los temas más afines al relato del nacional populismo, como es la supuesta traición a la unidad España por la supresión del delito de sedición por el que fueron condenados los protagonistas del Procés en Catalunya, y a su vez la de la transferencia de la competencia de tráfico a la comunidad Navarra, también como supuesta traición a la guardia civil y a sus héroes en la lucha contra ETA. De nuevo el último recurso de 'España se rompe'.

Sin embargo, los problemas de fondo siguen siendo por una parte el deterioro del poder adquisitivo de los salarios frente al salto experimentado por los beneficios empresariales, a pesar de la mejora del empleo merced a la reforma laboral y la solidez de la recuperación económica, pero sin perspectiva a la vista de un próximo acuerdo nacional de empleo y recuperación de los salarios, ni mucho menos del tan cacareado pacto de rentas. Y asimismo, la eclosión de la crisis de la sanidad pública, en particular de la atención primaria, que aunque viene de décadas se ha acentuado con motivo del estrés provocado por la pandemia, afectando especialmente a  comunidades con modelos sanitarios más hospitalocéntricos y subordinados al sector privado con el eufemismo de la colaboración público privada, como la Comunidad de Madrid. Todo ello culminado por el hecho de que la derecha continúe impidiendo la renovación del CGPJ después de cuatro años y los miembros conservadores de este órgano bloqueen también la renovación del Tribunal Constitucional, provocando con ello una de las más graves crisis institucionales del periodo democrático.

En este clima, queda también pendiente el interrogante sobre la próxima evolución de leyes importantes, ahora en distinto momento de tramitación, como son la ley mordaza, la de vivienda, la ley de trata o la ley trans en las subidas y bajadas de la montaña rusa en que se ha convertido la política en tiempos de catástrofes. Todo depende también de la recuperación de la cohesión de los partidos del gobierno, que tampoco pasa por su mejor momento. Por una parte con el desmarque de algunos barones del PSOE con objeto de eludir las cuestiones polémicas ante la perspectiva de las próximas elecciones autonómicas y municipales, y por otra parte con el aumento las suspicacias y agravios en el seno de un debilitado Podemos con respecto al proceso de construcción de Sumar en marcha.

Los últimos envíos de artefactos pirotécnicos al Palacio de la Moncloa y otras instituciones parecen pues un símbolo de nuestro tiempo. La amenaza y la fragilidad. En el ámbito de la política internacional también continúa la montaña rusa, aunque la pirotecnia hace tiempo que se ha transformado en explosiones de la guerra en Europa. Las tiranías que parecían hasta ayer tan sólidas se desestabilizan por ejemplo en China y Rusia, una con la estrategia del cerocovid y la otra con la invasión de Ucrania. En cuanto a los populismos unos pierden pie en países como Brasil y los EEUU mientras avanzan en otros como Italia y Suecia. De nuevo unos gestos de fuerza que sin embargo provocan situaciones de debilidad.

 

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.