Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Editoriales

Siniestralidad laboral, de nuevo

La siniestralidad laboral en este país es un problema mayúsculo. En España mueren dos trabajadores cada día, además de los miles que sufren accidentes laborales al año. Pero no parece que interese mucho a las empresas la seguridad y la salud laboral, no es prioritario.

La moratoria de los desahucios

El sindicato UGT ha reclamado al Gobierno que se prorrogue la moratoria de los desahucios sin alternativa habitacional, y que las disposiciones legales sobre el acceso y mantenimiento de las viviendas adquieran un carácter estructural con el fin de proteger a las personas que están padeciendo las consecuencias de la crisis provocada por la Covid-16, pero también para aquellas que ya se encontraban en serias dificultades antes de la pandemia.

Esclavismo real por lo digital

Las transformaciones económicas de la era digital han inventado nuevas formas de explotación, pero repitiendo una constante histórica desde la propia Revolución Industrial. Es impresionante comprobar cómo las denuncias del movimiento obrero desde hace dos siglos tienen una actualidad evidente. En este mismo medio podemos comprobar en algún artículo de estos días cómo se denunciaba a principios del siglo XX el empleo precario de inmigrantes para aumentar la explotación de todos los trabajadores. Hoy en día la explotación de los inmigrantes es, seguramente, hasta mayor que en aquella época, como lo demostraría lo que está ocurriendo en nuestro país en relación con los repartidores.

Teletrabajo: el quinto acuerdo social

Entre tantas noticias malas, pésimas y trágicas con las que hemos comenzado la semana, este martes se anuncia que el Gobierno da luz verde al Real Decreto sobre teletrabajo, consensuado entre empresarios y sindicatos sobre el teletrabajo, una modalidad que estaba ya creciendo antes de la pandemia, pero que ahora se ha disparado, y que estaba generando disfunciones importantes, habida cuenta de la improvisación. Y no sólo es una buena noticia por esto, sino porque también supone un triunfo de empresarios, sindicatos y Administración en momentos en los que se necesitan acuerdos. En realidad, es el quinto acuerdo de diálogo social desde que tenemos este gobierno de coalición, una cuestión a tener en cuenta si comparamos esta situación con la padecida con pasados gobiernos en la crisis económica, y frente a crispaciones artificiosamente planteadas por determinados sectores políticos.

Mucho trapo

El lunes ha estado dominado en los medios por la reunión entre el presidente del Gobierno y la presidenta de la Comunidad de Madrid ante la grave situación en la que se vive en la Comunidad, y especialmente en la capital del Estado. Esta reunión y la posterior rueda de prensa nos motivan a realizar una serie de preguntas y reflexiones desde El Obrero.

¿Pueden ser eficaces las medidas restrictivas por la Covid en Madrid?

Las medidas anunciadas por la Comunidad de Madrid están siendo criticadas porque una parte de la sociedad madrileña considera que se está penalizando a los barrios y distritos con más dificultades económicas. Pero también hay un gran cuestionamiento desde lo más puramente sanitario, como ha expresado la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid.

El fracaso trágico de Díaz Ayuso

Combatir la pandemia no es una tarea fácil para ningún gobernante en ningún lugar del mundo, ni mucho menos. Combinar la prioritaria lucha contra la enfermedad para evitar contagios, con intentar que la economía no se hunda es una ecuación de resolución compleja. La mayor parte de los ciudadanos de este país, y del mundo entienden esto, se ponen la mascarilla, se lavan las manos, intentar ser prudentes (no todos, pero seguramente más de los que nos cuentan algunos) y han desarrollado una infinita paciencia con sus gobernantes. Solamente determinados sectores, escorados hacia la extrema derecha, aquí y fuera de nuestras fronteras, han salido a las calles para protestar porque se limitaban, supuestamente, las libertades, en un ejercicio de sumo egoísmo y que demuestra, además, qué entienden estos grupos y personas por la libertad. Los más desfavorecidos, en cambio, intentan sobrevivir, dando verdaderas lecciones de civismo.

La lucha de la igualdad salarial

Parece mentira, pero persiste la brecha salarial entre hombres y mujeres en nuestro país y en el mundo. Por muchos avances que se haya producido es una realidad palpable y medible, englobando un conjunto de elementos que van más allá de lo puramente salarial, sin deja de afirmar que, por regla general, las mujeres siempre cobran menos, especialmente en el ámbito de la empresa privada.

Torra y Díaz Ayuso: dos polos de la inoperancia

Es sumamente curioso que dos Comunidades Autónomas con tanto peso económico, social, demográfico y político en nuestro país, como son Madrid y Cataluña, estén gobernadas por dos personajes políticos que están castigando a sus conciudadanos. Mientras Torra representa una presidencia preocupada por la salvación de todos los males que supuestamente España infringe a Cataluña, aunque ahora un poco en segundo plano por la pandemia, en medio de los líos del propio nacionalismo catalán enredado en disputas internas, y sin olvidar que el propio presidente vive enfrascado en su posible inhabilitación, Díaz Ayuso es la cabeza del caos en la gestión de esta misma pandemia que está convirtiendo Madrid en un horror. Se puede estar de acuerdo o no con otros presidentes autonómicos, pero, en general, casi todos intentan, con distinto acierto, luchar contra la gravedad que nos acecha, sin dar el lamentable espectáculo que desde la Plaça de Sant Jordi y la Puerta del Sol se nos ofrece un día sí y otro también.

Los chivos expiatorios de Díaz Ayuso en la pandemia

Una vez más, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, castiga a la ciudadanía, con afirmaciones que no pueden dejar de calificarse como peligrosas, además de inciertas, siempre con el objetivo de no asumir la desastrosa gestión que está realizando su Gobierno de la tragedia de la pandemia en esta Comunidad.