Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Pepa Burriel Rodríguez-Diosdado

Profesora y asesora jurídica desde 2006. Acreditada al Cuerpo de Profesores Titulares (2016).

En la Universidad de Barcelona desde 2009 y colaboradora de la Universidad Abat Oliba CEU, durante los años 2009-2019, habiendo obtenido el Premio Ángel Herrera a la mejor profesora de España de Derecho y Ciencias Políticas (2018).

Profesora invitada en: Universidad de Copenhague y Universidad del Estudio de Región Emilia y Módena.

Su historial investigador se resume así: más de 22 libros colectivos, 7 libros propios, y más de 40 artículos en Revistas nacionales e internacionales; 8 proyectos de investigación, uno de ellos premiado en 2016; ponente en más de 25 Congresos (España, Argentina, Bérgamo, Brasil, Chile, Cuba, Nantes, Guatemala o Perú), habiendo recibido 2 premios por ello (2017 y 2019).

Miembro de las siguientes organizaciones: Asociación Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad social “Guillermo Cabanillas”, Comunidad de Laboralistas Cielo, Asociación Española de Derecho del Trabajo y de la Seguridad social y Asociación Española de Salud y Seguridad social.

¿Vivir para trabajar o, trabajar para vivir?

Hacia la semana laboral de 4 días

Tanto Más País como Podemos incluían en sus programas electorales reducciones de la jornada semanal, a 32 horas el primero y a 34 horas el segundo. La enmienda a los presupuestos generales del Estado presentada por Mas País-Equo –y rechazada- en el Congreso ha abierto de nuevo la caja de pandora del tiempo de trabajo, una caja que no se abre en España desde que se estableció la jornada máxima anual en 40 horas a la semana, en el Decreto de 3 abril de 1919, tras la importante huelga que se desencadenó contra la empresa “La Canadiense”, en Barcelona; eso sí, un siglo después de las primeras reivindicaciones de limitación de la jornada que se atribuyen al socialista utópico Robert Owen.

  • Publicado en OPINIÓN

25 Noviembre: la violencia de género en el ámbito laboral no es invisible

La mitad de la población mundial ejerce violencia contra la otra mitad en un claro reflejo de la sociedad patriarcal existente también en el mundo del trabajo

El 25 de noviembre es el día mundial para la erradicación de la violencia de género. El origen de esta fatídica fecha –que nos gustaría a muchas que no estuviera señalada en nuestro calendario- se remonta al año, en el que tres hermanas (Patria, Minerva y Maria Teresa Mirabal) fueron asesinadas por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras en la República Dominicana. Tres mujeres jóvenes, de entre 26 y 36 años, que lucharon, como otras tantas, por la libertad y que fueron macabramente asesinadas, al estilo de cualquier película gore de serie B.

  • Publicado en OPINIÓN