Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Gaspar Llamazares Trigo

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tribunos negacionistas en el constitucional

La mayoría conservadora del Tribunal Constitucional español sigue empeñada en dar la razón al negacionismo y en convertirse en un vector más de la oposición al gobierno, aunque sea a costa de seguir degradando día a día la credibilidad e incrementando el desprestigio del Tribunal Constitucional como órgano institucional.

La izquierda interrumpida

Una propuesta para recuperar y consolidar la izquierda

Ante el fin de ciclo de Podemos y la decisión de contribuir a un frente amplio para recuperar y consolidar la izquierda, no se trata de responder con el manido 'ya os lo dijimos' ni mucho menos cobrarnos viejas facturas pendientes, por parte de aquellos que no hemos compartido la vía populista, pero tampoco de asumir ingenuamente las hipotecas heredadas del populismo como pies forzados, ni mucho menos de servir de plataforma para su refundación, sino de participar desde un análisis crítico y autocrítico, en el que nos incluimos también nosotros, para recuperar la izquierda existente a la izquierda del PSOE, y en consecuencia para corregir el rumbo que nos ha llevado hasta aquí, pero no para volver a cometer los mismos errores. Ni soberbios ni tampoco ingenuos.

Bajo el volcán: la metáfora de la nueva sociedad de las catástrofes

"El sol desparramaba cristal derretido en los campos. En el violento crepúsculo los volcanes adquirían un aspecto aterrador". Malcolm Lowry.

El callejón de la gata de uno de los polígonos industriales de La Palma me ha evocado el callejón del gato de luces de Bohemia de Valle Inclán, en que representa la realidad del esperpento de una España decadente que se deforma al reflejarse en sus espejos cóncavos y convexos. También sirve para representar la realidad actual, no sé si tan decadente, que hoy se encuentra en plena transición, a medio camino entre la sociedad productiva y sólida del trabajo, la familia, el barrio y el estrés para toda la vida y la sociedad líquida de la precariedad, el riesgo, la exposición en las redes sociales, la depresión y la incertidumbre en la fase final pandemia, precipitándose aceleradamente hacia la sociedad de las catástrofes en la que todo apunta que nos estamos adentrando, entre otras con la nueva catástrofe de la erupción volcánica de La Palma.

Hacia la normalidad de la incertidumbre

Las últimas declaraciones de la ministra Darias sobre el mantenimiento de la mascarilla hasta la próxima primavera, primero con el manido argumento de que la mascarilla habría llegado para quedarse, y luego como rectificación parcial, a modo de prórroga con el objetivo de prevenir el previsible impacto sustitutivo de otras epidemias estacionales como la gripe, han sido cuanto menos desafortunadas y en consecuencia han desencadenado una nueva polémica innecesaria al final de la pandemia, tanto sobre la dudosa base científica de su mantenimiento como también sobre su cuestionable respaldo legal, más allá del artículo 6 de la Ley 2/2021, de 29 de marzo, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y de su modificación reciente que regula la obligación de la mascarilla en pandemia.

La emergencia humanitaria en la salud mental

En el día internacional de la salud mental se han publicado los primeros estudios sobre el impacto de la pandemia y asimismo de las restricciones de las relaciones sociales sobre la salud mental y como respuesta el gobierno ha presentado el que ha denominado plan de acción para el periodo 2021-2024 dotado con cien millones de euros.

La caravana trumpista del partido popular

La refundación trumpista del PP se ha consolidado en la convención itinerante de Casado e incluso con la visita de Ayuso a los EEUU a beber en las fuentes del populismo.Tanto monta, monta tanto, cuando solo de un pulso de poder interno se trata, ya que la prioridad de la estrategia populista está clara y es compartida.

La rebelión del PP contra el Pacto de Toledo

Todavía hay quien desde la izquierda social atribuye al Pacto de Toledo todos los males de las pensiones y considera erróneamente que es el adversario. Sin embargo, yo sigo afirmando que el Pacto de Toledo ha sido el principal dique de defensa del sistema público de pensiones frente a la continuada ofensiva privatizadora, al apoyarse en un amplio consenso social y político, por una parte de los sindicatos y la patronal y por otra de los grupos parlamentarios de la comisión especial del Pacto de Toledo.

  • Publicado en Opinión

Vacunas: el derecho humano a la salud frente al afán de lucro

El gobierno, después de utilizar las bajadas de impuestos y de benéficas llamadas a la responsabilidad social de las compañías eléctricas, finalmente ha presentado un paquete de medidas para paliar la subida de los precios de la electricidad y el gas en el que incluye la intervención de un mercado regulado frente a los beneficios excesivos de las compañías con base en la subida de los precios del gas y la especulación del pago por las emisiones de CO2, adelantándose con ello a la ley que acaba con los llamados beneficios caídos del cielo de las centrales nucleares y de las hidroeléctricas. Asimismo el gobierno refuerza y amplía las medidas para evitar la pobreza energética de los hogares acogidos a la tarifa de último recurso y favorece nuevas subastas de suministro a las empresas. Todo ello para evitar el empobrecimiento de los consumidores finales en los hogares y garantizar la competitividad de las empresas españolas ante el abusivo incremento de precios.

  • Publicado en Opinión

Del bloqueo del CGPJ a la antipolítica populista

Bloquear, bloquear, siempre han bloqueado los mismos. Porque es precisamente en base a estos largos periodos de interinidad, el actual de más de mil días, gracias a los que la derecha ha logrado copar la mayoría de las presidencias de las salas del T. Supremo y de los Tribunales Superiores de Justicia, a pesar de haber gobernado menos años.

  • Publicado en Opinión

En nombre de todos los nuestros en Afganistán

La intervención y posterior ocupación de Afganistán, provocada por los atentados terroristas del 11S con la invocación de la legítima defensa, ha terminado con una retirada caótica bañada en sangre por otro atentado terrorista, esta vez de la rama Afgana del ISIS.

La inconstitucionalidad del confinamiento, fruto del negacionismo

Mucho se ha hablado de la controvertida sentencia del Tribunal Constitucional en que éste considera el confinamiento como una verdadera anulación y no solo como una restricción de la movilidad, y que por ello concluye que debería haberse dictado el estado de excepción por el parlamento y no el estado de alarma por parte del gobierno, declarando en consecuencia su inconstitucionalidad. Sin embargo, se ha hablado menos sobre la trascendencia de esta desafortunada sentencia del TC sobre la salud pública, tanto sobre las medidas como el confinamiento domiciliario como con respecto a su cobertura legal, en el caso de futuras pandemias o catástrofes, por otra parte cada día más probables.

No hay quinta ola buena

Al final no hubo cuarta ola como tal en el conjunto de España, las medidas de control y sobre todo la vacunación funcionaron en la mayoría de las CCAA que lograron mantener una incidencia sostenida a la baja, si bien todavía superior al objetivo enunciado de los cincuenta casos por cien mil en catorce días. No cumplíamos pues el objetivo de incidencia acumulada previsto para flexibilizar las medidas de control, a diferencia de la primera ola en que la incidencia llegó a ser prácticamente inapreciable.

Cuando la alarma se convierte en excepción

Continuamos inmersos en los maniqueos populistas, incluso en el seno del Tribunal Constitucional, esta vez cuestionando la declaración del primer estado de alarma en favor del estado de excepción, con el aval de una mayoría pírrica del órgano. Y todo por una cuestión de grado, en relación al momento en que el nivel de la limitación se convierte en anulación de la movilidad. Una interpretación dogmática que elude el contexto de una pandemia sin precedentes en el periodo de vigencia de la actual Constitución y por tanto de la consiguiente urgencia en la respuesta.

La normalidad era esto

Resulta que con el avance, poco menos que imparable, de la vacunación en España, siguen produciéndose brotes, es verdad que sobre todo en las zonas turísticas y fundamentalmente entre los jóvenes y por ello con una menor gravedad, menor carga para los servicios sanitarios, menos ingresos hospitalarios y mortalidad, como por otra parte hemos pretendido desde el inicio de esta larga y dramática pandemia, aunque a veces lo olvidemos.

Colón: del trumpismo de Ayuso y de la ambiguedad del Partido Popular

De nuevo la patrimonialización de la Constitución y de los símbolos de todos como la bandera española por una parte: la derecha autoproclamada como patriótica y la gente de bien, frente a unos supuestos traidores que venden la patria a cambio de mantenerse en el poder. Tal parece que la derecha no pretendiese con la postura contraria al indulto el innoble objetivo de acceder al poder.

No se puede tener todo, pero tampoco volver atrás

Es que no se puede tener todo: la recuperación de la salud publica, la vuelta del turismo y la apertura total de la hostelería a un tiempo. Mejor que la quimera es la conciliación de necesidades, intereses y compromisos que es lo que corresponde a la buena política.

Líos de ricos sobre vacunas

Las mismas comunidades autónomas de gobierno conservador, y alguna de signo contrario, que hace más de dos meses suspendieron unilateralmente la administración de la vacuna AstraZeneca ante la aparición de los primeros casos de efectos adversos trombóticos, a pesar de la evidencia científica y la recomendación de las agencias de continuar con la vacunación, hoy sin embargo exigen poner la segunda dosis de AstraZeneca a toda costa con el argumento contrario al principio de precaución y la desconfianza ciudadana que argumentaban entonces, está vez porque lo dice la EMA.

El PP: de la euforia al polo radical por la libertad

El excelente resultado electoral de la derecha en Madrid ha supuesto una inyección de optimismo en el ánimo del PP, después de sucesivos fracasos electorales y más en concreto desde la pérdida del gobierno, de la que parece no haberse recuperado todavía a tenor de sus actuales excesos extremistas, y su más recientemente debacle electoral en Cataluña, que le habían situado, hace tan solo unos meses, por detrás de Vox e incluso de un Ciudadanos en caída libre.

Suspender ya las patentes ante a la vergüenza del aparheid de las vacunas

Después de meses de clamar en el desierto, por fin se ha abierto de verdad el debate de las patentes. No es que antes no hubiera habido iniciativas tendentes a suspender las patentes de las vacunas contra la covid19, con el objetivo de garantizar la vacuna como derecho universal y principal instrumento para acabar con la pandemia. Éstas han sido constantes antes incluso de contar con las vacunas. En concreto, desde Octubre de 2020 la Organización Mundial de Comercio (OMC) viene debatiendo la propuesta de suspensión de patentes de test, medicamentos, pruebas diagnósticas y vacunas, hasta tanto se logre la inmunidad de grupo a nivel global.