HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Organizar la inmigración


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Se habla mucho de inmigración por parte de personas que poco la conocen, y menos la han vivido. Escuchar determinados discursos en el Congreso y Senado produce vergüenza ajena. En primer lugar, porque la mayoría de oradores han olvidado o ni siquiera han estudiado que España fue durante muchos años, país de emigración.

Hay que recordarles que España tuvo, en los momentos álgidos, 3 millones de personas en el extranjero. Los principales países receptores eran: Alemania, Francia, Suiza, Latinoamérica, Suecia, Noruega…A los ignorantes, se les debería recordar esta realidad, para pedir comprensión y cooperación. A otros, que toda inmigración tiene que ser ordenada para hacerla asimilable y provechosa.

Es terrible ver imágenes de saltos de la valla en Ceuta y Melilla, o pateras, a lo largo de todo el año, con multitud de víctimas de las que nadie podrá dar noticia a sus familias. En mi actual trabajo como profesor voluntario de castellano a refugiados, para Cruz Roja, tenemos y hemos tenido algunos que han saltado la valla. A otros que han llegado en patera, o por otros medios, a cuál más precario.

Es increíble escuchar sus relatos porque en muchos casos se trata de jóvenes que salieron de sus casas hace 2 o 3 años. Los que han tardado en llegar hasta aquí. Una vez aquí, si la acogida es oficial, pueden iniciar una nueva vida, que les llevará a hablar el idioma, aprender un oficio, encontrar trabajo y tener una vivienda. Todo lo que habían soñado en sus lejanos países.

Ahora bien, toca organizar la inmigración. Fácil de decir, muy complicado de cumplir porque la crisis de todo tipo en la que viven múltiples países africanos no permite un mínimo de organización ni cooperación. Se huye de la miseria, de las guerras tribales, de las guerras convencionales y de la imposibilidad de vivir y trabajar.

Solo una huida, más o menos organizada, puede llevarles al “paraíso europeo”. Y dentro de él, España, es uno de los países que mejor tratan a los así llegados. Muchos vienen aquí porque es el país que tienen más cerca, pero otros, porque las leyes migratorias son mucho más proteccionistas que en otros lugares.

Sea como sea, hay que implantar medidas a nivel europeo para concertar convenios con algunos países para que puedan venir a trabajar aquí, sin tener que jugarse la vida en el intento. Lo que sí hay que saber es que nos faltan centenares de miles de trabajadores en multitud de sectores que no encuentran mano de obra.

Lo compruebo cada año cuando los refugiados, acogidos en Berga, buscan trabajo, una vez disponen de los documentos pertinentes. Trabajo hay, porque hay sectores donde los nacionales no quieren trabajar. Sea por salarios bajos, sea por horarios inadecuados. Aquí es donde entran en juego los inmigrantes, deseosos de trabajar en lo que sea, a las horas que sea.

En los 70 me fui a estudiar y trabajar a Suiza. En aquellos años, éramos cerca de 300.000 los españoles que trabajábamos allí. En mi caso tuve contrato indefinido, pero lo habitual era buscar empresa, obtener un contrato por un año, que se podía repetir, hasta llegar a tener permiso de trabajo y residencia, indefinidos. Eso sí, los años de contrato anual, todos volvían a casa, un par de meses, antes de reemprender el trabajo, al año siguiente.

Esta organización permitía tener papeles, contrato, seguridad social, y estar bajo la protección de las leyes suizas. Algo similar hay que conseguir en Europa para todos los demandantes de empleo. No tratarles como invasores incontrolados, sino como personas a la búsqueda de oportunidades básicas. Estamos muy lejos de este escenario, pero imágenes como las que hemos visto, deben servir para poner en marcha un sistema de contratación en origen. Y por supuesto, poner en marcha la implantación de actividad en aquellos países para que tengan opciones de vida, in situ. Estamos muy lejos de estos objetivos, pero hay que llevarlos a cabo si queremos reducir las desigualdades que produce la realidad actual.

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider