HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Los ecos del trumpismo supremo


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Me lo temía. El Tribunal Supremo de los EEUU, hecho a imagen y semejanza del trumpismo, ha decidido derogar la sentencia que estableció el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria de su embarazo en los años setenta del pasado siglo XX, utilizando para ello como coartada los recursos de los Estados más conservadores.

Es verdad que es algo que ya estaba ocurriendo. Los gobiernos de estos Estados republicanos, incumpliendo la sentencia que legaliza a el aborto, primero habían dado vía libre a las organizaciones antiabortistas para hostigar el ejercicio del derecho con libertad, luego empezaron a restringir de tal manera los plazos y los requisitos para el ejercicio del derecho al aborto, de tal forma que primero las clínicas y luego las mujeres se vieron obligadas a refugiarse el los Estados más cercanos que contaban con la protección de gobiernos del partido demócrata o en Canadá.

En todo caso, una cercanía relativa que les obliga a dejar su trabajo durante unos días con el peligro de perderlo, y además a contar con el dinero necesario para costearse el viaje junto al coste del aborto, algo que muchas mujeres jovenes de la clase obrera y del trabajo informal no podrán costearse y que como consecuencia se verán obligadas de nuevo a realizar sus abortos en la clandestinidad, poniendo en peligro su libertad y su propias vidas. Por eso no merecen llamarse organizaciones ni partidos provida. Son contrarios a la vida y la libertad de las mujeres.

La sentencia revisa la decisión consolidada del mismo Tribunal Supremo, en base a que los padres fundadores no dijeron nada sobre el aborto, lo que después de la reciente derogación de cualquier restricción al derecho sacrosanto a portar las armas como parte de la Constitución originaria, hace prever cuál será el camino de los nuevos derechos conquistados con las luchas de décadas, como por ejemplo el derecho al matrimonio homosexual, los derechos políticos de los negros y de las minorías, amenazados en los estados republicanos y también de los derechos sociales y laborales.

Lejos de unir a la sociedad americana, las instituciones democráticas contra mayoritarias, ocupadas por los sectores más dogmáticos y conservadores, están dispuestas a imponer su modelo excluyente de sociedad a riesgo de polarizar y dividir aún más a los norteamericanos según sus razas, su territorio, su ideología y sus creencias. No es casual que en estos mismos días se vaya conociendo el inequívoco carácter golpista de la ocupación del Capitolio.

Y todavía habrá quien se pregunte cómo se destruyen las bases de una democracia. A tomar nota, que los moderados de aquí mantienen el recurso contra la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

 

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider