HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Qué sabemos sobre hacer una terapia?


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

Antes de nada quisiera aclarar algunos conceptos que en España y por nuestra tradición judeo-cristiana arrastran una singular demonización cuando decimos “voy a la consulta del psiquiatra”. El psicólogo tal vez hasta puede resultar “algo pijo” en determinados ambientes, pero por lo general, lo que se piensa es que esa persona no es fiable “por que está de atar”. Al hilo, aclaramos que el psiquiatra se diferencia del psicólogo clínico en diversos aspectos. En primer lugar, el psiquiatra es un licenciado en Medicina y el psicólogo clínico es un licenciado en Psicología.

El psiquiatra considera los problemas del paciente como resultado de algo que no funciona bien en el organismo (en el cuerpo), mientras que el psicólogo clínico se centra en aspectos psicológicos (cómo influyen en el problema las relaciones y situaciones sociales, familiares, las emociones propias y de los demás, la opinión y visión personal que se tiene sobre los problemas,…).

Lo que hemos dicho anteriormente no quiere decir que el psicólogo excluya en su tratamiento los aspectos orgánicos, o que el psiquiatra lo haga con los factores psicológicos. No obstante, deberá quedar claro que ambos se diferencian en la mayor importancia que dan a lo psicológico (psicólogo clínico) o a lo orgánicos (psiquiatra). El psiquiatra es el único autorizado a precribir medicación, el psicólogo no lo puede hacer.

En consonancia con esto, la segunda diferencia está en qué hacen ambos profesionales. El psiquiatra se ocupa, habitualmente, de diagnosticar y recetar un fármaco y el psicólogo clínico, junto con el diagnóstico, busca analizar las dificultades específicas del paciente en su día a día y hace un plan ajustado a éstas para superarlas.

Un tratamiento psicológico es una intervención profesional que se basa en técnicas de Psicología, en un contexto clínico (Centro de Salud Mental, Hospital, consulta privada, Asociaciones de personas afectadas,…). En esta intervención es un especialista, habitualmente un psicólogo clínico, quien busca eliminar el sufrimiento de otra persona o enseñarle las habilidades adecuadas para hacer frente a los diversos problemas de la vida cotidiana.

Por ejemplo: ayudar a una persona a superar su depresión o reducir sus obsesiones, trabajar con una familia con conflictos entre sus miembros para que sepan comunicarse mejor entre ellos, enseñar a un adolescente a relacionarse con otros compañeros de modo más sociable y menos agresivo,…. El tratamiento psicológico supone también aportar información al paciente sobre cómo puede resolver diversos problemas planteados y emplear técnicas psicológicas específicas, tales como el entrenamiento en respiración o relajación, la resolución de problemas interpersonales, el cuestionamiento de creencias erróneas, el entrenamiento en habilidades sociales,…. El empleo de fármacos no es parte del tratamiento psicológico, aunque pueden combinarse ambos tipos de terapia cuando se considere oportuno.

Los tratamientos psicológicos son aplicados por psicólogos clínicos, que son los especialistas en los problemas del comportamiento humano y que utilizan técnicas especialistas de evaluación (una entrevista, historia clínica, test, cuestionarios,…) y de tratamiento, cuya eficacia ha sido contrastada en diversas investigaciones científicas.

Este tratamiento psicológico puede llevarse a cabo con personas a nivel individual, en parejas, familias y grupos. Es posible combinar las modalidades anteriores, dependiendo de los casos y necesidades.

La intervención puede durar desde una o unas pocas sesiones, pero lo más frecuente es que se extiendan a entre 5 y 50 sesiones de una hora de frecuencia semanal.

Obviamente, el número de sesiones dependerá del tipo o número de problemas y de la gravedad de éstos.

La forma habitual de tratamiento psicológico supone un contacto personal con el psicólogo. No obstante, también pueden utilizarse medios complementarios para cubrir algunos aspectos del tratamiento: teléfono, correo o Internet. El uso de estos medios es útil cuando el paciente: Presenta dificultades físicas o geográficas para acudir a la consulta del profesional o su problema se lo impide. Con la pandemia hemos tenido que recurrir al uso de plataformas, zoom, meet y tantas otras que han ayudado a ayudar.

Podemos decir que un tratamiento psicológico debe aplicarse cuando se tiene un problema que desborda a la persona, es decir, que le dificulta o impide vivir de la forma deseada o que le produce gran malestar y sufrimiento.

No obstante, es muy importante que sepamos diferenciar entre un problema “natural” o “normal” y una alteración clínicamente significativa.

Son diversos los problemas que podemos ver cada día (enfermedad de un ser querido o propia, problemas en las relaciones de pareja, estrés en el trabajo, inconvenientes familiares,…) pero es normal que nos valgamos de nosotros mismos y de las ayudas que tenemos a nuestro alrededor como la familia, amigos, compañeros,… para superarlos.

Entre los principales tipos de tratamientos psicológicos que podemos encontrar en la actualidad encontramos:

Terapia cognitivo-conductual: está basada en el modo de aprender nuevas formas de pensar, actuar y sentir.

Psicoterapias analíticas y dinámicas: están centradas en el estudio introspectivo del ser humano.

Terapias de corte existencial-humanista: están basadas en gran parte en la relación terapeuta-paciente.

Terapias sistémicas: consideran los problemas de una persona como la expresión de que algo funciona mal en su sistema familiar o de pareja, lo que implica hacer cambios en dicho sistema.

Terapias cristianoconductales.

Terapias holísticas, mindfulness.

Terapia Gestalt.

Terapia racional-emotiva-conductual.

Terapia sistémica breve.

Terapia breve-centrada en soluciones.

Psicoterapia interpersonal.

Terapia de aceptación y compromiso

Referencias bibliográficas:

- Ardila, Rubén. Los orígenes del conductismo, Watson y el manifiesto conductista de Best, J. (2001). Psicología Cognitiva. International Thompson Editores, España.

- Caspi, A., Roberts, B., & Shiner, R. (2005). Personality development: Stability and change. Annual Reviews of Psychology, 56, 453-484.

- Crespo Suárez, E. (1995). Introducción a la Psicología Social. Editorial Universitas, ed.). Valencia: Tirant Lo Blanch.

- Fernández Trespalacios, J. L. (2004). Procesos Psicológicos Básicos: Psicología

- Fernández Trespalacios, J. L. (2004). Procesos Psicológicos Básicos: Psicología fundamentales, historia de su estudio y el sexismo como nueva forma de prejuicio.

- Garrido, V., Stangeland, P. y Redondo, S. (2013). Principios de criminología (4ª General I (6ª ed.). Madrid: Sanz y Torres. General I (6ª ed.). Madrid: Sanz y Torres.Psicología de la Desviación

- Leiva, Carlos. Conductismo, Cognitivismo y Aprendizaje. Tecnología en Marcha. Vol

- Montes Berges, B. (2008). Discriminación, prejuicio, estereotipos: conceptos Revista Latinoamericana de Psicología, vol. 45, núm. 2, -, 2013, pp. 315-31918 Nº1. Pag 63-73. 1913.

- Pastor Santos, M.ª del Carmen (2009). El Conflicto en el Grupo. ISSN 1988-6047. S.A. Madrid.

- Ubillos, S., Mayordomo, S., & Páez, D. (2004) Actitudes: Definición y Medición. Universidad de Jaén.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider