HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La ilusión del poder


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Por concepto, el poder es la capacidad de ejercer la autoridad. Por tanto, es esencial para que esta última pueda ejercerse de manera efectiva, el no dilapidar esa capacidad a riesgo de que se llegue a la imposibilidad de ejercerla.

Las fuentes del poder pueden ser variadas. Desde el respaldo de las fuerzas armadas, o las organizaciones religiosas, como era el caso del franquismo o de los ayatolas iraníes. Hasta el de los centros financieros, como es el de los altos cargos en gobiernos o instituciones internacionales. Estos casos son fuentes poco o nada democráticas. Bastante conocidos son los ejemplos. Diferente es cuando el poder emana de la voluntad de los electores. En ese caso, es de legitimidad democrática el ejercerlo desde la autoridad formal que lo contiene.

La cuestión de la autoridad y de su capacidad de ser ejercida es interesante. No es igual el ámbito formal en el que se desarrolle que el informal. Es decir, puedo tener autoridad formal dentro de un gobierno, pero que dicha función se haya vaciado de poder para ser ejercida. Estas circunstancias se han comprobado en numerosas ocasiones dentro del gabinete ministerial.

Por ejemplo, el jefe del gobierno depende de los socios de investidura y de coalición. No obstante, parece interpretar su autoridad dentro del marco de una “ilusión” del poder real que dispone. La crisis de las escuchas, que pretende resolverse con la dimisión de la responsable del CNI, tal vez deje en evidencia la debilidad de la capacidad de Pedro Sánchez. Porque con ilusiones de poder no se gobierna. La incapacidad de controlar a los recursos propios es signo de pérdida de poder.

El análisis del poder y su importancia para el desempeño de los cargos públicos, sean estos institucionales, partidarios o gubernamentales, debería ser adecuadamente calibrado para no cometer errores tácticos que puedan afectar los objetivos estratégicos, a largo plazo, de los proyectos. Es el caso de la cuestión saharaui. Tarde o temprano esa temeraria decisión se revisará.

Para mejor entendimiento la operación “frente amplio” en Andalucía deja al descubierto la sospecha de un descontrol que afectará las posibilidades reales de la izquierda, en las próximas elecciones autonómicas. El error cometido es colosal y no deja en buen lugar a nadie. Los ajustes de cuentas son para otros tiempos. Hacerlo en los procesos electorales, puede evidenciar la incapacidad de liderar con autoridad nuevos desafíos aún mayores.

El prestigio puede llegar y también abandonar las alforjas del poder de los que quieran gestionar cometidos de mayor alcance. En ese caso, estaríamos en presencia de una ilusión de poder que incapacitaría a quienes detenten la autoridad para liderarlos.

No son momentos para frivolidades. Hay mucho en juego.

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider