HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La sombra de la ultraderecha sobre el gobierno de Andalucía


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)
Moreno Bonilla en una foto del Partido Popular vía flickr. Moreno Bonilla en una foto del Partido Popular vía flickr.

Era un secreto a voces la convocatoria adelantada de elecciones en Andalucía. Ahora ya sabemos que la fecha es el próximo diecinueve de Junio, algo que ha barajado y con lo que ha jugado durante los últimos meses su actual presidente Moreno Bonilla a partir de la derrota de su proyecto de presupuestos. Está claro que lo que ha primado para la convocatoria no han sido los intereses de los andaluces, como aduce ahora su Presidente, sino los intereses del partido popular, que ha subordinado la fecha al derrocamiento de Casado y la posterior entronización de Núñez Feijóo con la inestimable ayuda de barones como Moreno Bonilla.

En definitiva, el PP va a tocar ahora en Andalucía la misma melodía que en Castilla León pero más fuerte. La ultraderecha que ha salido por la puerta provocando el adelanto electoral, siempre que los andaluces no lo eviten con sus votos, bien puede entrar por la ventana a formar parte del gobierno de Moreno Bonilla. Sería la segunda Comunidad gobernada por la ultraderecha como oscuro precedente de la amenaza de integración de la ultraderecha en el gobierno de España. Como diría un dirigente conservador europeo: una nueva claudicación. Finalmente, y no por casualidad, la fecha elegida coincide con las elecciones parlamentarias, denominadas como tercera vuelta, en Francia, donde la extrema derecha ha vuelto a fracasar en su intento de presidir la República.

Una derrota dulce con el mejor resultado de su historia gracias a la llamada desdiabolización de su imagen, con amplios apoyos en el poder económico y mediático, un sistema electoral binario anacrónico y la capitalización de los problemas sociales y territoriales provocados por la globalización neoliberal, pero con el lastre al final decisivo del miedo que sigue provocando en amplios sectores su programa xenófobo y euroexcéptico y con la barrera del cordón sanitario que hasta ahora ha impedido su acceso al gobierno.

A diferencia de Francia, el PP y la derecha económica y mediática en España han optado por el blanqueo exprés y la normalización total de la ultraderecha, primero mediante su influencia en los gobiernos autonómicos y locales, y ahora hasta su reciente incorporación de la mano de la derecha al gobierno de coalición en Castilla y León. Un reencuentro casi se puede decir que buscado con los hermanos descarriados mediante la expulsión de Ciudadanos y la convocatoria de elecciones anticipadas.

La única aportación de la ultraderecha en Andalucía, donde era decisiva para dar la mayoría, no ha sido solo sus propuestas extremistas, sino sus líos internos, los continuos tiras y aflojas hasta culminar con la desestabilización del gobierno mediante el rechazo de los presupuestos y su prórroga, con el único objetivo de aprovechar la bonanza de las encuestas.

Parece que poco importa ahora que su portavoz haya acabado en el banquillo por las irregularidades de gestión de las subvenciones públicas en sus actividades empresariales, después de presentarse como martillo de herejes frente a la corrupción, o que sus iniciativas no hayan ido más allá que sus obsesiones y fobias contra el feminismo, la libertad de cátedra, la inmigración y la memoria histórica. En definitiva, frente al pluralismo y los derechos humanos y la protección de los más débiles y discriminados, algo inherente al sistema democrático. .

Poco importa que al final haya sido la ultraderecha que formó parte del pacto de legislatura con Cs y el PP, y no la oposición que cumple con su cometido de control, la que finalmente ha dejado en minoría al gobierno de las derechas en Andalucía y provocado el adelanto electoral con el único argumento de sus favorables expectativas electorales. Ni constitucionalismo ni ejemplaridad y tampoco estabilidad.

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider