HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Ni va ni se le espera


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Cataluña está gobernada por un grupo de chiquillos, que lógicamente hacen chiquilladas. Nada más se puede esperar de quienes han llegado a lo más alto, sin pasar por las etapas intermedias. Entraron en sus partidos, hicieron carrerilla en sus partidos, y sus partidos no tenían a nadie más para ponerlos donde están.

Nadie se extrañe de las rabietas entre ellos, ni de las batallitas en el Gobierno, en el Parlamento o en cualquier otro organismo o fórum en que participen. No se les puede pedir intereses de Estado ni de país, cuando su preocupación está en otros menesteres. En primer lugar, hay que preservar la silla, butaca o poltrona, según el cargo que se ostente. Todo lo demás pasa a ser secundario.

Dentro de lo secundario, nadie les pida visión de Estado, porque viven en otro mundo, otra realidad. Han creado su historia personal, y la del país, llena de actos heroicos, en su lucha contra la “madrastra España”, y todo lo que vaya dirigido a culpar de todas las maldades a esta “madrastra” tendrá su bendición.

Por lo tanto, no hay que dar ninguna ocasión al Estado (la palabra España, está prohibida) para que obtenga algún éxito ni se apunte ningún tanto. Así, pues, si el Estado convoca a los presidentes a una reunión en La Palma, no se va. No se puede ir, por tres motivos muy relevantes. En primer lugar, la conferencia de presidentes, estará presidida por Su Majestad el rey de España. Imposible ir. Supondría reconocerle como jefe de un Estado contra el que ellos combaten, aunque solo sea verbalmente.

En segundo lugar, estarán todos los presidentes, en situación de igualdad. Imposible aceptar un sitio entre todos, como si Cataluña fuera una cualquiera. No, no, hay que quedarse en casa para guardar las esencias y no mezclarse con el resto.

En tercer lugar, todo lo que allí se diga, se debata y se apruebe, podrá servir como munición contra el pérfido Estado que acuerda decisiones sin haberlo negociado directamente con ella. Con Cataluña. Ya está. Nueva munición para las próximas semanas, haciendo del victimismo el principal mecanismo de gobierno.

Pero los chiquillos no tienen ningún rubor para cambiar de posición y opinión en pocas horas, o días. Si el Mobile, viene de nuevo a Barcelona – Hospitalet, se va, no sea que otros estén en primera fila, y no se acuerden de la existencia de la Generalitat. Sí, si, también estará su Majestad el Rey, pero bueno lo pondremos entre el presidente del Mobile, y el presidente del Gobierno central, de forma que estará, pero un poco lejos.

Todo muy lógico, todo muy bien planificado, como para demostrar la resistencia de un Gobierno de la Generalitat que no se pliega ante el Gobierno Central y menos ante un Estado opresor. Pasado mañana, por la puerta de atrás se pedirá una nueva moratoria de la deuda de Cataluña con España, perdón con el Estado, no sea que tengamos que ir a suspensión de pagos.

Y así pasan los días, y las semanas y los meses. Estamos a un año de las pasadas elecciones al Parlamento y a poco más de un año de las municipales, lo cual obliga a ser especialmente prudente y cauto. Nada de alegrías ni demostraciones de debilidad, ante el enemigo. Hay que resistir y poner cara de enfadado, siempre y en todo lugar.

Así están las cosas, y con estos chiquillos hay que compartir vida y obras. Nada importante puede ser tratado ni negociado. Hay que esperar las elecciones municipales, para a continuación exigir nuevas elecciones en el Parlamento de Cataluña. Entonces será el momento para poner las cosas sobre la mesa, y pedir a los ciudadanos especial prudencia a la hora de votar. Habrá que despedir a todos estos chiquillos para dar paso a personas adultas y preparadas, para cerrar esta nefasta etapa y abrir un nuevo ciclo radicalmente distinto al vivido y padecido en estos años.

Nota a pie de página. La guerra de Rusia contra Ucrania ha obligado a aplazar la Conferencia de Presidentes, pero nada cambiará en el posicionamiento del Gobierno catalán, respecto a su ausencia.

 

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider