HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Primeras consideraciones sobre la invasión Rusa


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

1) Resulta arriesgado hacer especulaciones sobre el alcance de la operación militar rusa. Pero parece evidente que al marchar sobre Kiev y no limitarse a crear una zona de seguridad en el Este del país, el Kremlin ha decidido acabar con el gobierno central e imponer un vuelco favorable a sus intereses. Este propósito exigirá una ocupación militar, se admita o no en Moscú. La victoria militar será comparativamente mucho más fácil que la consecución de los objetivos políticos a medio y largo plazo. Cuando callen las armas, empezará una batalla mucho más larga e insidiosa que desgastará inevitablemente a Rusia.

2) Las invocaciones sobre la dimensión “histórica” de lo que está ocurriendo es una tentación irresistible para la mayoría de los dirigentes y de los editores de los medios informativos. A pesar de la enorme importancia de los acontecimientos que estamos presenciando (los ucranianos, sufriendo), la fase militar no es más que una consecuencia de decisiones políticas y/o diplomáticas anteriores.

3) Algunos juicios sobre la estabilidad mental de Putin o sobre su estatura moral pertenecen más al ámbito de la propaganda o de la retórica emocional que al análisis objetivo de la realidad. El presidente ruso actúa con la crudeza de quien cree defender sus intereses de seguridad sin contemplaciones. La política internacional nunca es un ejercicio de bondad o de ética, sino un complejo sistema de normas y decisiones que se aplican en función del interés, los recursos y las capacidades de cada parte en un momento determinado.

4) Los servicios de inteligencia norteamericanos -y occidentales, por extensión- acertaron en esta ocasión sobre las intenciones del presidente ruso, aunque no fueron exactos sobre el momento de la invasión. Una desviación menor, en relación con las advertencias de la pasada semana, pero completamente exactos con la previsión inicial de que el Kremlin esperaría al final de los Juegos Olímpicos de invierno para no incomodar a China,

5) La reacción occidental, más allá de la solemnidad de las declaraciones de los principales líderes, ha sido, hasta la fecha, muy contenida. Como se esperaba. La gestión de las sanciones contra Rusia ha seguido la vía gradual, con el supuesto propósito de hacer reflexionar al presidente ruso. Pero nadie cree sinceramente en una rectificación. La operación militar llegará hasta el máximo de las capacidades y no es previsible que la amenaza del daño económico sea muy efectiva para provocar un giro en el comportamiento del Kremlin, que ya tenía descontado el coste de su decisión.

6) La confirmación de la negativa occidental a implicarse militarmente en Ucrania ayuda a comprender por qué la aspiración de una parte de la élite de Kiev de ingresar en la OTAN ha permanecido congelada durante casi catorce años. Ningún gobierno occidental está dispuesto a arriesgar vidas o comprometer recursos por la independencia de Ucrania. Kiev sabía eso de sobra. Es comprensible la amargura de estos momentos, pero no podía esperarse otra cosa.

7) Resulta difícil pensar en estos momentos en una negociación diplomática, pero la Historia nos enseña que eso es lo que ocurre siempre después de un estallido bélico. Lo que ocurre es que los dirigentes se prohíben reconocerlo para no parecer que se premia o tolera la agresión. Eso es precisamente lo que puede haber impulsado a Putin a subir peligrosamente la apuesta. Ya que no ha servido la intimidación, ha considerado inevitable golpear para forzar una nueva disposición del sistema de seguridad europeo.

8) La actual unidad aliada es solo aparente, casi obligada por la gravedad y emocionalidad del momento. Las diferencias de percepción y la asimetría de las relaciones con Moscú no van a cambiar por la invasión rusa de Ucrania. Hay al menos tres grupos de interés en la OTAN: lo extracontinentales (EE. UU., Canadá y el Reino Unido), los europeos occidentales (el núcleo duro de la UE, con París y Berlín a la cabeza, no coincidentes en todo ni mucho menos) y los antiguos países satélites de la URSS. Los márgenes de compromiso con esta Rusia autoritaria, ultranacionalista y nostálgica son muy distintos en cada caso.

9) El reequilibrio de la seguridad en Europa quizás se limitado o no tan desestabilizador como proclaman algunos dirigentes y doctrinarios occidentales. No es previsible que Rusia se atreva a intervenir en los países bálticos y menos aún en los estados centroeuropeos satélites de la URSS, porque eso activaría el artículo 5 del Tratado de Washington, que obliga a todos los aliados a defender al miembro que sea agredido. Tal escenario sería suicida para la Rusia de Putin y podría desencadenar un conflicto devastador.

10) China debía saber desde hace tiempo lo que Putin había decidido hacer para “resolver” la úlcera ucraniana. No es posible pensar que a Pekín le ha sorprendido para nada la escalada militar. Pekín puede asumir esta deriva agresiva de Moscú si no se descontrola. La alianza chino-rusa presenta tantas ventajas como inconvenientes. La tradicional cautela china en su política internacional consistirá en maximizar las primeras y reducir los segundos. Estos días se cumple el 50 aniversario de la visita de Nixon a Pekín, que consolidó el lento giro de la política exterior china tras el cisma comunista de mitad de los años cincuenta. La proclama amistad entre Xi y Putin no puede compararse a la entente entre Mao y Stalin a primeros de aquella década. Aquella fue primordialmente ideológica y ahora prima la dimensión económica y tecnológica.

 

Licenciado en C.C. de la Información, rama de Periodismo, por la Univ. Complutense y Licenciado en Filosofía y Letras, rama de Historia, por la Univ. Autónoma de Madrid.

OBRA LITERARIA

- “Después del final” (2012), novela publicada por ViveLibro

- “Luces del último siglo” (2020), novela publicada por Caligrama.

OBRA HISTÓRICA

“La resistencia socialista en Asturias (1937-1962)”. FUNDACIÓN LARGO CABALLERO. Madrid, 1986

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider