Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El Congreso de EE.UU. aprueba 2.100 millones para seguridad y refugiados afganos


El Congreso de EE.UU. aprobó este jueves un paquete que destina 2.100 millones de dólares a reforzar la seguridad en el Capitolio e incrementar el número de visados para los afganos que trabajaron para las tropas estadounidenses durante las dos décadas de guerra en Afganistán.

La iniciativa fue aprobada de manera unánime por los 98 miembros que estaban hoy en el Senado y recibió el apoyo de 416 legisladores de la Cámara Baja, mientras que 11 votaron en contra.

Ahora solo queda que el presidente estadounidense, Joe Biden, la firme para que se convierta en ley. Senadores de los partidos demócrata y republicano alcanzaron un acuerdo sobre los detalles del texto esta semana.

En concreto, el texto flexibiliza algunas normas migratorias para que los solicitantes de asilo afganos puedan refugiarse en EE.UU. lo antes posible, ya que las tropas estadounidenses y de la OTAN tienen previsto dejar el país centroasiático antes de que acabe agosto y se teme que los talibanes puedan tomar represalias.

Como resultado, el texto podría permitir a 8.000 afganos acceder a visados y, además, se destinarán 500 millones para que puedan desplazarse con urgencia fuera del país.

Asimismo, los fondos en seguridad permitirán a la Policía del Capitolio reponer parte del equipo que perdieron durante el asalto del 6 de enero por una turba de seguidores del expresidente Donald Trump (2017-2021), que querían evitar que se certificara la victoria electoral de Joe Biden, actual mandatario.

La ley, además, permitirá cubrir los salarios de los policías y mejorar la seguridad de ventanas y puertas en todos los edificios de la sede parlamentaria, así como instalar cámaras.

Gracias a la iniciativa, también se podrá mejorar la seguridad de algunos legisladores que han recibido un número creciente de amenazas desde el asalto al Capitolio y se podrá dar asistencia psicológica a los policías que han sufrido secuelas por el ataque.

Las autoridades estiman que, el 6 de enero, unas 10.000 personas marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio.

Cinco personas murieron y cerca de 140 agentes fueron agredidos por manifestantes partidarios de Trump.

Hasta ahora, unas 550 personas han sido imputadas por cargos relacionados con el asalto de enero, incluidas 165 acusadas de delitos de agresión a la autoridad.