Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Sánchez lleva a Cataluña su idea de reencuentro ante unos indultos inminentes


El Gran Teatro del Liceu de Barcelona será el lunes el escenario del acto ideado por Moncloa para que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, exponga su mensaje de reencuentro y convivencia ante la sociedad civil catalana antes de aprobar de forma inminente los indultos a los líderes del procés.

"Reencuentro: un proyecto de futuro para España", es el título de la conferencia que pronunciará Sánchez ante unos 300 representantes institucionales de Cataluña y de sectores como el político, empresarial, sindical, cultural, universitario, deportivo, de los medios de comunicación y de asociaciones civiles.

Pero no habrá representación de uno de los principales destinatarios de la propuesta de Sánchez, la Generalitat de Cataluña, ya que ni su presidente, Pere Aragonès, ni ninguno de los miembros de su Govern acudirán a la cita pese a haber sido invitados.

En el Gobierno se respeta esa decisión, pero se considera que habría sido una buena ocasión para continuar con la política de gestos que ve como preámbulo para retomar el diálogo.

La convocatoria del acto en Barcelona sigue apuntando a que la decisión sobre los nueve indultos a dirigentes independentistas del procés es inminente, en todo caso, antes de que el 30 de junio Sánchez comparezca ante el pleno del Congreso.

El jefe del Ejecutivo ha pedido esa comparecencia para informar de las últimas cumbres europeas "y de la situación política y económica" del país, que incluirá, según fuentes socialistas, sus explicaciones sobre los indultos.

TRABAJO TERMINADO

Hasta que acuda al Congreso, tiene varias posibilidades para aprobarlos, la primera de ellas, y en principio la más factible, en el Consejo de Ministros del próximo martes, 22 de junio, un día después de presentar su propuesta en Cataluña y donde podría incluso anunciar la medida que se adoptará 24 horas después.

Fuentes del Gobierno han informado a Efe de que "el trabajo ya está prácticamente terminado" para todos y cada uno de los expedientes de indulto después de que la semana pasada se culminaran por parte de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, quien ha llevado el peso de esta labor.

El diario El País publica este domingo que cada uno de los expedientes consta de unas treinta páginas, y junto a una estudiada argumentación jurídica, se concentran en explicar desde el punto de vista político la utilidad de los indultos para superar la fractura que provocó el procés y facilitar la convivencia.

También harán hincapié en el apoyo social que tienen los dirigentes independentistas y se referirá a gestos como la carta del líder de ERC, Oriol Junqueras, en la que admitió que la vía unilateral no es la adecuada.

Los indultos serán parciales (es decir que se perdonará la pena de prisión pendiente aunque permanece la inhabilitación para cargo público) y reversibles (se anularán si el indultado vuelve a cometer un delito penado con entre tres y cinco años de prisión según cada caso).

Si en la reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios del lunes se considerara necesario algún tiempo más para aprobar los indultos, podría esperar una semana, hasta el día 29, la víspera de su comparecencia en el Congreso.

Hay otra opción (a la que desde el Gobierno se da pocas posibilidades) que pasaría por incluir este asunto en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que anunció Sánchez para el jueves 24 de junio con el fin de dar luz verde al decreto que eliminará la obligatoriedad de las mascarillas al aire libre a partir del próximo fin de semana.

APOYO EMPRESARIAL

Por tanto, o este martes o en un máximo de nueve días el Gobierno ya habrá comunicado su decisión, que llegará después de que en la última semana su determinación a conceder los indultos haya recibido apoyos significativos.

Lo expresaron explícitamente los máximos representantes del lobby empresarial catalán del Cercle d'Economía, también lo avaló aunque con matizaciones posteriores el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y se sumaron a esa corriente a favor los obispos de las diez diócesis de Cataluña.

Unas posiciones que llevaron al líder del PP, Pablo Casado, a recordar que es a los parlamentarios a quienes corresponde abordar cuestiones como la configuración el Estado y no a la Conferencia Episcopal, la patronal o los sindicatos, y a lamentar actitudes "cómplices" con los indultos.

Desde posiciones bien distintas, Aragonés y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, reunidos en Bélgica, advirtieron de que los indultos no son "la solución al conflicto político" catalán e insistieron en reivindicar amnistía y autodeterminación.

En el ámbito independentista se han sucedido las voces que han calificado de propaganda o "puestas en escena operísticas" (como dijo la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta) el acto que Sánchez protagonizará el lunes en Barcelona.

Un acto en el que detallará algunos aspectos de su propuesta para recuperar la convivencia y la concordia y justificará unos indultos para los que ha pedido ya a la sociedad comprensión y magnanimidad.