HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Maquiavelo y la Unidad Civil de Cataluña


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Catalunya tiene una oportunidad histórica el próximo 14 de febrero de votar a favor del cambio. El proyecto de Salvador Illa plantea, por un lado, respetar el marco democrático actual y, por el otro, recuperar la ambición de Cataluña en los ámbitos económico y social.

Los diferentes gobiernos durante los diez últimos años de la Generalitat no han conseguido sus objetivos. Esto ha sucedido, porque no es posible saltarse la ley cuando esta ley tiene un origen democrático. Aun es menos posible intentar cambiar las reglas del juego sin contar con los dos tercios del Parlament que las leyes catalanas establecen como requisito previo. El sistema democrático actual se defiende mediante este modelo de ser devorado por proyectos políticos que persiguen invalidarlo.

Si diferentes partidos de izquierdas plantearan un cambio estructural del sistema y cambiar el modelo actual por otro más restrictivo, por ejemplo, con la propiedad tampoco no sería posible, sin tener la mayoría de dos tercios en el Parlament. Parece razonable, que se pueda gobernar atendiendo y respetando los diferentes marcos jurídicos; pero que no sea posible que un gobierno se le otorgue todo el poder.

Si tener más parlamentarios que la oposición permitiese saltarse las leyes, este gobierno tendría todo el poder. La fortaleza de la democracia reside, precisamente, en limitar cualquier poder para impedir que se convierta en una tiranía. Maquiavelo advertía que era más importante evitar al tirano, que intentar encontrar al buen gobernante.

La seguridad jurídica, el trabajo legislativo exacto o el respeto a la justicia son piezas clave para cualquier sistema democrático maduro. El PSC, como partido que ha gobernado Catalunya, tenía el deber de presentar una propuesta que tuviera la suficiente fortaleza para poder ganar en Catalunya y conseguir un gobierno de cambio. El ministro Miquel Iceta lo hizo posible cuando nombró a Salvador Illa como candidato a la presidencia de la Generalitat. Era un deber histórico hacerlo para el PSC. Y lo era, porque es necesario recuperar la solvencia y la competitividad en Catalunya.

La unidad civil en Catalunya, de la que tanto habló Josep Benet, es imprescindible para recuperar la solvencia y la competitividad. Lo es, porque un país como pilar básico debe ser un proyecto razonable para vivir juntos en harmonía. Estoy convencida que las próximas generaciones podrán solucionar los problemas de fondo con respeto a los diferentes marcos democráticos multiniveles que nos regulan. Sin embargo, ahora es más necesario que nunca situar ejes-motor, que contribuyan a superar las dificultades ocasionadas por la pandemia, y que permitan además ponernos de acuerdo.

Situar como prioridades fortalecer el sistema sanitario, activar políticas para la creación de ocupación o construir proyectos medioambientales y digitales ambiciosos para captar los fondos europeos plurianuales 2021-2027. Estos temas permiten ponernos de acuerdo entre los grupos parlamentarios democráticos en Catalunya. La agenda social y reducir la brecha entre ricos y pobres muy probablemente tendrá un consenso entre los diferentes grupos de izquierdas del Parlament. Reconstruir la fortaleza de lo público, seguro que también es motivo de consenso en un momento que la pandemia ha dejado mas claro que nunca que las mejores respuestas ante crisis sobrevenidas son las colectivas.

En definitiva, si situamos como prioridad tener un gobierno eficaz en el marco democrático establecido y fijamos como prioridades el progreso económico y la justicia social, es posible recuperar la unidad civil catalana. Esta Catalunya es imparable. Lo ha dicho Salvador Illa y tiene razón.

Licenciada en Química, Profesora de la Universidad de Girona, es concejal por el PSC al Ayuntamiento de Girona, donde ha sido tambient primer teniente de Alcalde y actualmente es la cabeza de lista por Girona al Parament de Cataluña, por el PSC, en las elecciones del próximo 14 de febrero.

Lo último de Sílvia Paneque

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.